El delegado de protección de datos en clubes y federaciones

Francisco María García · 14 noviembre, 2019
Para que los clubes y las federaciones cuenten con una figura legal que gestione los datos recogidos por estas entidades e instituciones, se ha creado al delegado de protección de datos. ¿En qué consiste y qué funciones tiene?

El delegado de protección de datos es una figura obligatoria y de autoridad que deben tener todas las federaciones deportivas. Su objetivo es, como reza su denominación, proteger los datos sensibles de los menores de edad.

Por otro lado, en el caso de los clubes pequeños en cuanto a tamaño, esta disposición no es obligatoria, siempre y cuando no haya datos sensibles a gran escala. De esta forma, el nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos da un paso firme para la protección efectiva de información sensible perteneciente a los menores de edad.

¿Cuál es la función del delegado de protección de datos?

La principal función del delegado de protección de datos es la de preservar y proteger los datos de los menores de edad que pertenezcan a una federación o a un club.

Este delegado no solo deberá tener completa autonomía de sus funciones, sino que también deberá tener contacto directo y continuo con autoridades superiores, como es el caso de la Agencia Española de Protección de Datos.

De acuerdo con lo anterior, es imprescindible que tanto las federaciones como los clubes le proporcionen al delegado todos los recursos y la información necesaria para su trabajo. Cabe destacar que el delegado de protección puede ser un trabajador interno de la federación o una persona externa.

Lo más importante es que el delegado cuente con los conocimientos y las credenciales necesarias para poder cumplir con las responsabilidades que conlleva dicho trabajo.

La Ley de protección de datos tiene como fin resguardar la seguridad de los deportistas.

Además, es necesario que el nuevo delegado presente su titulación universitaria. En cualquiera de los casos, se requiere que la federación o el club haga un contrato especificando la prestación de servicios.

Por otra parte, entre las funciones  esenciales del delegado está la de asesorar, evaluar y supervisar todo lo referente a la protección de información. De igual forma, debe supervisar la aplicación de las normas de acuerdo con la normativa española y, además, formar al personal que bajo sus órdenes también participará en el tratamiento información sensible.

Protección de datos y sanciones

Una de las novedades del nuevo Reglamento Europeo General de Protección de Datos contempla una serie de sanciones para todas aquellas federaciones o clubes que incumplan con la asignación de dicho delegado.

En este sentido, la falta de designación es considerada como una infracción grave que puede acarrear importantes multas administrativas, tal como lo expresa el artículo 83.4 del Reglamento Europeo.

Como hemos visto, en el caso de los clubes no es necesariamente obligatoria la presencia de un delegado. Sin embargo, existe un principio de responsabilidad activa que es bueno tomar en consideración.

En la práctica, es altamente recomendable que se designe de igual forma a un delegado con el objetivo de fomentar una práctica más ética, organizada y correcta con respecto a la protección de información sensible.

Ahora bien, cuando los clubes manejan tratamiento de información o datos sensibles a gran escala, así como también la observación sistemática y elevada de un gran número de interesados, sí es obligatoria la designación.

Como el límite parece estar un poco difuso, es recomendable, independientemente de la cantidad de información que se maneje, que los clubes también designen a esta figura. Esto evitará cualquier tipo de sanción o problema a largo plazo.

El responsable de datos y las federaciones

Por otra parte, en lo concerniente a las federaciones nacionales y territoriales, así como también en fundaciones, es obligatoria la designación de un delegado. Además de ello, también es imperativo que estas hagan una evaluación de impacto y un registro exhaustivo de sus actividades.

La Ley de Protección de Datos obliga a los clubes a contar con un delegado que haga esa tarea.

En lo que se refiere a la evaluación de impacto, supone en la práctica un análisis de los diferentes riesgos con respecto a determinados productos, servicios o sistemas de información. Después de dicho análisis, la institución deberá hacer una gestión de riesgos y determinar cuáles son las medidas necesarias que se deben tomar para minimizarlos.

El delegado de protección de datos constituye una figura de vital importancia dentro de las federaciones, los clubes deportivos y las fundaciones. Su función es clave para el manejo adecuado de información sensible, que pueda perjudicar de alguna u otra forma a quienes forman parte de dichas instituciones.

En última instancia, cabe destacar que esta designación está especialmente orientada a proteger los datos de los menores de edad. Además, esto permitirá que la organización sea más eficiente con respecto a temas de información confidencial.

  • Ministerio de Cultura y Deporte. Regulación de la figura del delegado de protección de datos. Extraído de: http://www.culturaydeporte.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/artesescenicas/proteccion-datos.html
  • Texto Reglamento Europeo de Protección de Datos. 2016. Extraído de: https://www.boe.es/doue/2016/119/L00001-00088.pdf