Dominic Thiem, una joven promesa con mucho futuro

Jorge Camon · 12 enero, 2019
El jugador austriaco lleva el tenis en la sangre, ya que sus padres fueron profesionales. Su hermano menor, Moritz, ya juega en el  circuito junior.

Dominic Thiem es un jugador profesional de tenis austriaco nacido en Wiener Neustadt el 3 de septiembre de 1993. A pesar de su corta edad, forma parte de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) en el puesto número 9.

Su mayor éxito fue en la categoría junior, ya que clasificó como número dos en el ranking tras llegar a la final de Roland Garros, en la cual fue derrotado. Sin embargo, se considera que su mejor posición en el ranking fue como número cuatro, tras alcanzar las semifinales, el 6 de octubre de 2017.

El joven jugador de 24 años está llamado a ser una de las grandes celebridades en el mundo del tenis, debido a esa potente derecha de más de 100 km/h.

Su etapa con Sepp Resnik

A pesar de su fiereza como defensa, Dominic Thiem es un jugador muy educado. Siempre trata bien tanto a sus rivales como a los jueces, y no se recuerda que haya roto una sola raqueta por rabia en su carrera.

Sin embargo, en su juego, las cosas cambian. Se trata de un jugador muy físico que destaca principalmente por su rudeza, así como su agresividad en los golpes. Durante el año, realiza entrenamientos de corte militar para favorecer estas cualidades, además de su gran resistencia. Estos entrenamientos se los inculcó Sepp Resnik.

Su primer entrenamiento con Sepp consistía en ir a correr por medio del bosque, a medianoche, nada más y nada menos que 15 kilómetros.

Dominic Thiem entrenaba en el bosque a medianoche.

El entrenador confiesa que en aquella primera carrera de 15 kilómetros juntos, Thiem se paró hasta en 16 ocasiones a descansar. Pero luego, dos semanas después, consiguió pararse a descansar solo un par de veces.

Thiem dudaba de que los entrenamientos extremos fueran los más acertados para llegar a ser tenista, aunque continuó. Por su parte, Resnik siguió junto a Thiem, involucrándolo en su disciplina y nunca pisaron un gimnasio, -corrían por el bosque, le hacía levantar troncos, cruzaban los ríos a pie por el agua casi congelada, y realizaban ejercicios incluso con la ropa mojada-.

Con el tiempo, los resultados de los entrenamientos de Resnik empezaron a llegar, y Thiem empezó a subir en el ranking, aunque seguía mostrando demasiado buen carácter en la pista. A día de hoy, ha conseguido esa dureza que su entrenador le pedía.

Y aunque Sepp dejó de ser su entrenador hace dos años, le dejó dos herramientas muy valiosas: libros. Uno de los libros habla sobre budismo zen, para que aprenda a respirar bien, y otro sobre anatomía, para que sepa lo que tiene que hacer con su cuerpo.

Dominic dejó atrás los entrenamientos nocturnos en el bosque, pero disfruta de paseos en la naturaleza mientras continúa escalando en el ranking y sumando títulos.

Así juega Dominic Thiem

El austriaco es un jugador que donde mejor se desenvuelve es en tierra, pero esto no significa que en las demás superficies lo haga mal. Hasta el momento, en tierra es donde es capaz de hacer frente a los mejores, de ahí que su gran referente sea el español Rafael Nadal.

Hasta ahora, muchos han bautizado a Dominic Thiem como el nuevo Nadal, aunque nunca alcanzará su nivel, a lo que títulos se refiere, debido a que a su edad, el español ya había ganado Roland Garrós cinco veces.

Otro punto fuerte del joven tenista es el revés, ya que es muy efectivo y también muy elegante, debido a que lo tiene a una mano. No obstante, el tener el revés a una mano es un factor que no beneficia al jugar contra tenistas como Nadal, debido a la potencia y altura que coge la bola, por lo que es mucho más difícil contrarrestarla con el revés a una mano.

Dominic Thiem el tenista austriaco.

En opinión de otros profesionales

Jugadores como el español ya han hecho declaraciones en las que afirman que ven a Dominic Thiem como un gran rival, pese a ser un jugador joven y con mucho futuro por delante.

“[Thiem] Golpea extremadamente fuerte la pelota, es un jugador potente que te deja pocas opciones. Contra él hay que jugar largo, obligarle a que juegue en posiciones incómodas”

– Rafael Nadal–

Al igual que Nadal, el austriaco no se encuentra incómodo cuando le hacen jugar más allá de la línea de fondo ya que así, puede contragolpear con su derecha, una de las más potentes de la actualidad.

Así es Dominic Thiem, una promesa del tenis que poco a poco se está haciendo hueco entre los más grandes de este deporte, y esperamos verlo en la cumbre del tenis.