5 formas de reducir las calorías de tu dieta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 7 marzo, 2019
Para reducir calorías en nuestra dieta no tenemos porqué pasar hambre, con algunas pautas y buenos hábitos a la hora de comer podremos disminuir el grado calórico y nos será más fácil perder peso

Es más que seguro que de sólo pensar en formas de reducir las calorías en tu dieta, se te abrirá el apetito. La dieta se asocia al hambre; sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Una persona puede reducir calorías y llevar una vida más saludable con total sensación de saciedad.

¿Qué son las calorías y cómo administrarlas en la dieta?

Para disminuir la cantidad de calorías hay que considerar el tipo de alimentos que se consume. Es fundamental mantener la calidad nutricional para que el cuerpo no se debilite; una reducción de calorías que no esté acompañada de una alimentación consciente, provocará hambre y malestar.

En líneas generales, la mujer y el hombre adultos necesitan aproximadamente 2 000 y 2 500 calorías diarias respectivamente. Teniendo en cuenta estos parámetros, se hace más sencillo establecer formas de reducir las calorías en tu dieta; estas cifras pueden variar de acuerdo a la edad y el tipo de actividad que realice la persona.

Receta vegana para niños.

5 Formas de reducir calorías en tu dieta

  • Establece objetivos nutricionales claros. Una buena opción es la de elegir una alimentación con predominio de fibra. Por ser más ligeros, los alimentos ricos en fibra soluble pueden proporcionar más cantidad por el mismo peso; esto ayuda a una sensación de saciedad que dure más tiempo.
  • Presta atención a tu desayuno. Algunos alimentos poseen un exceso de calorías sin aportar demasiados nutrientes; será preciso reemplazarlos por otros que ayuden a tu dieta. Este cambio no tiene por qué ir en perjuicio del sabor. Un desayuno apetitoso es fundamental para empezar el día alegremente: elegiremos quesos, cereales o frutos secos.
cereales en el desayuno.

  • El vaso de agua antes de comer. Tan simple como suena, el agua producirá un relajante estado de saciedad. De esta manera, se consigue una buena hidratación y se podrá evitar comer con ansiedad.
  • Suprimir el azúcar y los refinados. Parece difícil, pero no lo es. Hay que hacerlo progresivamente; las bebidas azucaradas, light y los zumos envasados pueden ser lo primero que se deje de lado. Los edulcorantes naturales y las harinas integrales pueden ser eficaces aliados.
  • Cena con verduras. No hay necesidad de abandonar nuestro plato preferido preferido, pero a la mitad. La otra mitad, la completaremos con verduras variadas. Por ejemplo, la calabaza, la cebolla, el tomate o los pimientos son exquisitos con una rodaja de queso por encima.
Caja de verduras frescas.

Consideraciones generales para reducir las calorías en la dieta

Una alimentación adecuada y equilibrada será aquella que aporte la cantidad de grasas que tu cuerpo requiera. Esto equivaldría al 35% de lo que el cuerpo consume de calorías diarias. Este porcentaje se puede cubrir con ‘grasas buenas’: el pesado azul, los frutos secos, los aceites, nos ofrecen energía sin restar salud.

La ingesta de cuatro raciones diarias de frutas y verduras reducirá el colesterol. Otras aliadas de nuestra dieta son las proteínas, que pueden favorecer la quema de hasta 100 calorías diariamente. Estos macro-nutrientes son útiles, a su vez, para que no sientas antojos entre las comidas.

Hay que recordar, a la hora de hablar de dietas, no caer en la trampa de los alimentos light. Aunque lo ideal es llevar la dieta con naturalidad, es necesario tener cuidado con algunas grasas ocultas. Las salsas, las galletas y otros alimentos que parecen inofensivos, pueden arruinar un día de meticulosa alimentación.

Galletas de avena.

Un minucioso control de la ingesta diaria de grasas nos llevará a desgrasar las elaboraciones culinarias. Si dejamos enfriar el plato, la grasa flotará en la superficie y se podrá retirar. Otro truco de cocina es emplear sartenes antiadherentes, cocinar al vapor o utilizar el wok. Además, el aceite en spray permitirá regular al máximo la cantidad que utilicemos al cocinar.

El ejercicio físico es la mejor herramienta para conservar la forma y también para perder peso. Nada nos ayudará tanto a reducir y quemar calorías como una caminata de media hora, un paseo en bicicleta o una saludable sesión de yoga.