Electroestimulador: ventajas y desventajas

Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
25 marzo, 2019
La tecnología nos ofrece muchas herramientas para nuestras actividades del día a día. El electroestimulador, por ejemplo, nos puede ayudar a potenciar los resultados del ejercicio si lo usamos adecuadamente.

Quizás hayas oído o leído sobre el electroestimulador, un aparato que ‘garantiza’ aumentar los resultados y reducir el tiempo de ejercicio. Como dicen en los anuncios, “perfecto para el hombre y la mujer de hoy”. Entérate cuáles son las ventajas y desventajas de este invento en el siguiente artículo.

¿Qué es un electroestimulador?

Como primera medida, hablaremos de lo que para muchos es una ‘revolución’ en el mundo del fitness y que para otros es un complemento para su entrenamiento. Todo siempre según el cristal desde el cual se mire, como dice el refrán popular.

La electroestimulación muscular (o EMS por sus siglas en inglés) salió al mercado hace algunos años y se volvió bastante popular entre aquellas personas que no tienen mucho tiempo para ir al gimnasio. O también para los que no desean ocupar sus agendas haciendo tanto ejercicio… pero buscan resultados igualmente.

La técnica de electroestimulación emplea corriente eléctrica para contraer los músculos, de manera similar a los impulsos enviados por el sistema nervioso central para controlar sus acciones.

Un electroestimulador es un aparato tipo traje con electrodos, que se colocan en diferentes áreas del cuerpo. A través de diversos programas (de más a menos rápido o de menor a mayor intensidad) llega a la profundidad de las fibras musculares, esas que son más difíciles de activar con el ejercicio convencional.

Es muy importante saber que usar estos electrodos no te permitirá ‘perder peso tumbado en el sofá’ como algunos creen. Aunque es verdad que una parte de los músculos trabaja cuando utilizamos un electroestimulador, no habrá resultados tangibles si no se lo acompaña con una buena rutina de entrenamiento.

A diferencia de los aparatos usados en rehabilitación de lesiones, el electroestimulador no actúa en pasividad. ¡Tienes que hacer movimientos para que funcione!

Si bien cualquier persona podría aprovechar las ventajas de la electroestimulación, lo cierto es que para que realmente veamos efectos en el mediano plazo, debemos estar preparados físicamente. Esto significa que el sistema está pensado para los que entrenan o van al gimnasio y buscan aumentar los efectos del ejercicio.

Un electroestimulador es un aparato tipo traje con electrodos, que se colocan en diferentes áreas del cuerpo.

Ventajas del electroestimulador

Ahora que ya sabes un poco sobre el empleo del electroestimulador, es apropiado que conozcas cuáles son sus principales beneficios:

1. Ahorra tiempo

Puede que te guste entrenar, pero no tienes dos horas al día para dedicarle al gimnasio. El electroestimulador te servirá para reducir a la mitad el tiempo que necesitas para hacer ejercicio.

2. Trabaja de forma localizada

Es recomendado si se ha sufrido una lesión, porque ayuda a fortalecer la zona específica sin comprometer los músculos ni la estabilidad.

3. No genera impactos en articulaciones

Uno de los efectos ‘negativos’ de ciertos ejercicios es que, por ejemplo, las rodillas o los tobillos tienen que soportar todo el peso o el movimiento. En este caso, podemos entrenar sin impactar en las articulaciones.

4. Facilita la recuperación muscular

Si después de hacer ejercicio sientes los músculos muy cansados o aparecen calambres, el electroestimulador es ideal para ti. Sirve para acelerar la recuperación muscular tras el entrenamiento y, además, no produce el agobio típico de los ejercicios de cardio.

5. Ideal para la hipertrofia

Si tu objetivo es aumentar y definir los músculos, puedes usar un electroestimulador. Este aparato trabaja sobre la musculatura y te permite marcarla en menos tiempo que si lo haces solo con ejercicio.

El electroestimulador sirve para acelerar la recuperación muscular tras el entrenamiento y, además, no produce el agobio típico de los ejercicios de cardio.
Imagen: Gremyo.com

Desventajas del electroestimulador

Más allá de todo lo anterior, y como se dice popularmente, ‘no todo es color de rosas’. También este aparato tiene sus desventajas o contras, entre ellas:

1. Costo

Al tratarse de un sistema bastante nuevo, aún es costoso en relación al uso que le darás. Por ese motivo, no está disponible en muchos gimnasios.

2. No permite la coordinación intramuscular

Debido a que los estímulos son externos, los músculos dejan de ‘conectarse’ entre sí. Esto significa que se reduce la interacción neurona-fibra muscular. A su vez, esto puede traer aparejada una descompensación funcional al trabajar únicamente el músculo y no los ligamentos, los huesos o las fascias.

3. No es apto para algunas personas

Por ejemplo, aquellos que tengan problemas cardíacos o circulatorios, tampoco personas con marcapasos ni mujeres embarazadas. Algunos afirman que el electroestimulador desacostumbra al organismo y atenta contra el esfuerzo físico. Puedes probar de usarlo algunas veces y analizar si te convence o no y qué resultados te aporta.

En definitiva, no debemos pensar en este instrumento como una solución milagrosa. Se trata, más bien, de un complemento que debemos usar con responsabilidad y criterio, además de consultar y pedir autorización médica.

  • Benito, E; Lara, A; Martinez-Lopez, E. (2010). Efecto del entrenamiento combinado de pliometría y electroestimulación en salto vertical. Revista Internacional de Ciencias Del Deporte. https://doi.org/10.5332/ricyde2010.02106