¿Por qué no ves resultados en el gimnasio después de muchos meses?

Óscar Dorado · 9 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 9 marzo, 2019
Si llevas unos meses entrenando en el gimnasio de manera regular y no logras ver resultados, es posible que debas cambiar algo en tu rutina. Evalúa los puntos que aquí te planteamos para obtener mejoras.

Muchas personas acuden al gimnasio casi todos los días con el objetivo de conseguir aumentar la masa muscular, perder peso o simplemente estar más en forma. Sin embargo, no siempre resulta sencillo conseguir los objetivos que uno se propone. En esta línea, intentaremos profundizar en los motivos por los que no ves resultados en el gimnasio después de muchos meses.

Ciertamente, el hecho de no ver resultados en el gimnasio tras un cierto período de entrenamiento es una sensación muy frustrante para los deportistas. Sin embargo, no hay que perder la motivación y dejar a un lado la práctica deportiva.

Por el contrario, es importante ser crítico con uno mismo y valorar algunos aspectos que posiblemente te impidan mejorar tu condición física y alcanzar los objetivos propuestos. Una vez reconozcas los aspectos que te impiden ver resultados, estarás más cerca de lograr alcanzar la meta.

Factores como la frecuencia de tus entrenamientos, la alimentación, las rutinas o el descanso no deberían pasar desapercibidos cuando pones en duda la efectividad de tus sesiones. Ha llegado el momento de plantearse qué aspectos debes cambiar para estar cada vez más cerca de la consecución de tus objetivos.

¿Qué debes cambiar para ver resultados en el gimnasio?

1. La alimentación

La alimentación es una de las claves para conseguir alcanzar tus resultados en el gimnasio. Y es que no tiene sentido que entrenes casi todos los días si luego llegas a casa y no llevas a cabo una nutrición equilibrada.

Como deportista, puedes hacer ejercicio y quemar cientos de calorías, pero si no te estás alimentando adecuadamente, todo este trabajo se desperdicia.

La comida es el combustible. Como tal, no todos son iguales. En este sentido, te recomendamos llevar a cabo una dieta rica en proteínas, verduras, frutas y grasas buenas para que el cuerpo funcione bien mientras entrenas.

Del mismo modo, debes realizar de cinco a seis comidas pequeñas al día para evitar tener hambre constantemente. Al mismo tiempo, vigila el exceso de calorías, ya que estas se almacenan como grasa. Debes prestar atención al control de las porciones y resistir la tentación de comer en exceso.

Alimentos para después de practicar deporte.

2. Rutina de ejercicios

En segundo lugar, ten en cuenta que el cuerpo humano necesita variedad para estimularlo. Esto significa que, para seguir progresando, tu cuerpo necesita un cambio. Debes dotarlo con un plan de entrenamiento diferente de vez en cuando para evitar caer en la monotonía que afecta al cuerpo y a la mente de los deportistas.

De hecho, lo ideal es cambiar tu rutina de ejercicios cada tres o cuatro semanas. Con esto, se hace posible mantener el cuerpo en constante adaptación y prevenir las mesetas.

Esta cantidad de tiempo le da a tu cuerpo la capacidad de trabajar duro y obtener ganancias. Sin embargo, antes de que empiece a acostumbrarse a la rutina diaria, vuelves a ‘engañarlo’ incluyendo un cambio repentino de los ejercicios a llevar a cabo. Esto tendrá un impacto beneficioso en los músculos y los obligará a trabajar más duro para mantenerse al día con el cambio.

3. Descanso

Por último, te recordamos que el descanso y la recuperación son uno de los aspectos más importantes. Toma en consideración que, si el cuerpo no tiene el descanso necesario tras una larga serie de entrenamientos intensos, no producirá la masa muscular magra que deseas. El motivo de esto es que tus músculos empiezan a reafirmarse cuando están en reposo.

El descanso es una parte fundamental para afrontar de forma adecuada toda competición.

Esto sucede en las horas y los días entre las sesiones de gimnasio, mientras sus músculos se reparan y se adaptan al entreno. Esto explica la recomendación de muchos profesionales acerca de no entrenar en exceso hasta llegar a un punto de agotamiento o sobreentrenamiento, ya que esto aumenta considerablemente el riesgo de sufrir algún tipo de lesión.

Asimismo, debes dedicar al menos un día completo al descanso por semana y recuerda siempre que no es positivo entrenar intensamente el mismo grupo muscular dos veces en un período de tres días.

En conclusión, debes tener en mente que, si llevas muchos meses entrenando y no logras los resultados deseados, es porque estás fallando en uno de estos puntos. En cualquier caso, gracias a esta lista de consejos, podrás remediar la situación. ¡Tenlos en cuenta y alcanza por fin todas tus metas!

  • F., V., & P.C., P. (2009). Regular leisure physical activity and food habits. The FASEB Journal. F. Vicente, Department of Nutrition, Egas Moniz Health Sciences Institute, Monte da Caparica, Portugal: FASEB. Retrieved from http://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&;PAGE=reference&D=emed12&NEWS=N&AN=70055037
  • OL, de D. (2004). Promotion of physical activity and healthy food choices was hampered by competitiveness, lack of quality food, easy access to non-nutritious food, and time constraints. Evidence-Based Nursing7(4), 123. Retrieved from http://dx.doi.org/10.1136%2febn.7.4.123