¿Puede el déficit de zinc afectar al rendimiento deportivo?

Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
El zinc está estrechamente relacionado con el metabolismo de la testosterona; no obstante, no se recomienda su suplementación. Conoce sobre su influencia en el rendimiento del deportista.
 

La nutrición juega un papel fundamental en el rendimiento deportivo. Existen ciertas sustancias capaces de aumentarlo, pero el déficit de ciertos nutrientes puede empeorar tanto la salud como las marcas de los atletas. En las siguientes líneas, brindaremos más detalles sobre el déficit de zinc y sus consecuencias.

El organismo es una máquina muy compleja. El hecho de no proveerlo de un determinado nutriente en las cantidades que necesita puede desajustar algún mecanismo fisiológico, lo que trae consigo una serie de consecuencias.

Quizás sean los macronutrientes y las vitaminas las sustancias más importantes a la hora de hablar del rendimiento. No obstante, existen ciertos metales que se encuentran en pequeña proporción en el organismo que son capaces de afectar de manera notable al funcionamiento del sistema hormonal. De uno de estos casos te hablaremos a continuación: el zinc.

Déficit de zinc y metabolismo de la testosterona

El zinc es un metal que se encuentra en pequeñas cantidades dentro del cuerpo. No lo podemos sintetizar, por que su aporte tiene que ser exógeno. Se encuentra fundamentalmente en frutos secos, aunque también en muchas carnes.

 

Este elemento presenta un papel muy importante en la regulación del metabolismo de la testosterona. Esto quiere decir que, según evidencia la literatura científica, un déficit de este mineral conlleva una posible disminución de los niveles de esta hormona.

La principal consecuencia que se extrae de esta afirmación es que el zinc es un elemento indispensable para un funcionamiento muscular correcto. Si los niveles de testosterona no son los adecuados, se dificultan los procesos de hipertrofia, e incluso se puede ocasionar una pérdida de tejido magro.

La producción de testosterona está relacionada con la ingesta de zinc.

Además, ante esta carencia se reduce la fuerza muscular, lo que afecta directamente al rendimiento deportivoEstas son dos consecuencias relacionadas con el deporte, pero también existen otras muchas que atañen a otros procesos orgánicos, como por ejemplo a la fertilidad.

La importancia de una alimentación variada

El déficit de zinc no suele ser demasiado común en deportistas. Es más normal una ingesta pobre de vitamina D, según afirman los expertos.

De todos modos, cualquier déficit de un nutriente se puede traducir en una disminución notable del rendimiento. Si la nutrición es fundamental cuando hablamos de salud, lo es todavía más cuando nos referimos al deporte.

 

El organismo de un deportista de élite debe estar perfectamente engrasado para ser capaz de ofrecer su mejor versión, y una carencia de algún micronutriente podría entorpecer este proceso.

Por este motivo, es necesario llevar a cabo una dieta variada y equilibrada, que priorice el consumo de frutas y verduras. En este tipo de situaciones se debeN monitorizar también los nutrientes más importantes, como el aporte proteico.

Los hábitos tóxicos y el rendimiento

Además, llevar a cabo hábitos tóxicos como el consumo de alcohol y drogas puede interferir en el metabolismo o en la absorción de ciertos nutrientes. Como consecuencia, se ocasiona un déficit de estos.

Por ese y muchos otros motivos, se aconseja evitar este tipo de conductas, que resultan nocivas para la salud y muy dañinas para el rendimiento deportivo. El consumo de alimentos procesados es otro de los grandes problemas de alimentación que puede ocasionar una disminución de la eficiencia del atleta.

Chimichurri con carne.

La gran cantidad de azúcares simples y de aditivos de este tipo de alimentos puede interferir en el metabolismo de las hormonas y en la salud. El deportista se vuelve de este modo más susceptible a padecer algún tipo de enfermedad.

 

Déficit de zinc: conclusión

El déficit de ciertos nutrientes puede ocasionar serias disminuciones en el rendimiento deportivo. La ingesta de zinc está muy ligada a la fisiología de la testosterona, por lo que se torna necesaria para garantizar la función muscular y la hipertrofia.

Además, también se relaciona con la fertilidad, por lo que el consumo de este nutriente traspasa lo deportivo y se vuelve fundamental para la salud.

De todos modos, existe un aspecto positivo: el zinc es un nutriente fácil de encontrar en la naturaleza. Por ejemplo, lo encontramos en frutos secos y en varios tipos de carne. Por esta razón, es extraño padecer un déficit de esta sustancia, salvo en situaciones de metabolismo alterado o de dietas restrictivas.

Para finalizar, no se recomienda la suplementación con zinc, salvo que un profesional lo aconseje. En condiciones normales, el suplemento no produce un aumento de los niveles de la hormona ni mejoras sobre el rendimiento deportivo. Además, su sobredosis podría causar efectos perjudiciales sobre la salud.

  • Holick MF., The vitamin D deficiency pandemic: approaches for diagnosis treatment and prevention. Rev Endocr Metab Disord, 2017. 18 (2): 153-165.
  • Prasad AS., Mantzoros CS., Beck FW., Hess JW., Brewer GJ., Zinc status and serum testosterone levels of healthy adults. Nutrition, 1996. 12 (5): 344-8.