5 ejercicios con el propio peso del cuerpo

Yamila 11 abril, 2018
Aquellos que aman levantar pesas y quieren estar cada vez más musculosos pueden indicar que la calistenia, el arte de hacer ejercicios con el propio peso del cuerpo, es para ‘flojos’ o para quienes no quieren comprometerse con el entrenamiento

Conocido como ‘calistenia’ es una técnica en la cual se realizan los ejercicios con el propio peso del cuerpo. Es ideal para aquellos que entrenan en casa o que no son muy fanáticos de los aparatos del gimnasio. En algunos casos la rutina puede incluir barras o cintas, sin dejar de lado el precepto original: ejercitar levantando nuestros propios kilos.

¿Es la calistenia un método ‘para flojos’?

No, esto no es verdad. El mundo del fitness cambia continuamente e incluso ya no es necesario ir al gimnasio ni contratar un personal trainner: en casa y con una aplicación en el móvil tenemos la posibilidad de ejercitar y obtener muy buenos resultados.

El bodyweight training en inglés se basa en fortalecer la musculatura a través de la resistencia del peso a la gravedad. Puede ser perfecto para aquellos que son sedentarios o que no les agrada la idea de ir a un gimnasio para entrenar.

Quizás pueda parecer que se trata de una ‘moda’ sin embargo los ejercicios con el propio peso del cuerpo son los más primitivos que existen y una alternativa para los que consideran ‘aburridos’ los aparatos o pesas.

No solo tienen la capacidad para tonificar los músculos y perder peso, sino que además fortalecen el aparato cardiorespiratorio. También esta técnica permite trabajar zonas específicas del cuerpo según el ejercicio que hagamos.

Los mejores ejercicios con el propio peso del cuerpo

¿Quieres entrenar pero no te gusta la idea de ir a un gimnasio a levantar pesas? ¿Prefieres ejercitar sin gastar dinero? Entonces la calistenia puede ser ideal para ti. Dentro de la rutina puedes encontrar estos ejercicios:

1. Plancha

Para tener unos abdominales envidiados por todos, la plancha es una de las mejores opciones. Y no solo eso, ya que además trabaja los glúteos y piernas.

Ponte boca abajo en la colchoneta, apoya los antebrazos y la punta de los pies. Eleva el cuerpo para que el torso quede paralelo al suelo y mantén la postura por lo menos 30 segundos haciendo fuerza con el abdomen.

La plancha tiene variaciones: de lateral (apoyas solo el antebrazo y un lado del pie) o haciendo equilibrio con una pierna (la otra la elevas del suelo y dejas suspendida). Son perfectos para lograr un abdomen marcado en menos tiempo.

2. Flexiones de brazos

Un clásico dentro de los ejercicios con el propio peso. Puedes realizar diferentes variantes a medida que entrenas. Lo básico consiste en apoyar en el piso únicamente puntas de pies y manos con los brazos estirados. Luego flexionar los codos y llevar el cuerpo lo más cerca posible del suelo.

3. Puente

Ejercicio de puente con la pelvis para estirar la espalda.

Este ejercicio sirve para tonificar los glúteos y trabajar también los abdominales. Acuéstate boca arriba en la colchoneta y pon los brazos perpendiculares al torso. Flexiona las rodillas y apoya las plantas de los pies.

Eleva la pelvis y despega la espalda del suelo; solo tienen que quedar apoyados los hombros, la nuca y la cabeza. Desciende lentamente sin llegar a tocar el piso.

4. Mountain climbers

Este ejercicio que ilustra nuestra portada, se vale con el peso del cuerpo para trabajar abdominales, piernas, glúteos y coordinación. Apoya las manos y las puntas de los pies en el suelo.

Flexiona la rodilla derecha hasta llevarla al pecho, mantén la pierna izquierda extendida. Luego haz lo contrario: flexiona la rodilla izquierda y deja la pierna derecha estirada. La idea es que el movimiento sea coordinado y lo más rápido posible.

5. Burpees

Podría decirse que es uno de los ejercicios con el propio peso del cuerpo más conocidos, y también de los más completos… ¡Nos hacen trabajar todo el cuerpo! Los burpees incluyen flexiones de brazos, saltos y rodillas al pecho y te harán transpirar bastante.

Comienza de pie, haz un pequeño salto para llevar el cuerpo hacia abajo y apoya las manos en el suelo. Realiza una flexión de brazos y al terminar flexiona las rodillas hacia el pecho. Tras ello salta con las piernas juntas para volver a empezar.

Te puede gustar