¿Cuánto tardan en verse los resultados del gimnasio?

Francisco María García · 4 octubre, 2018
Hay una gran variedad de entrenamientos y filosofías para el acondicionamiento físico, pero el tipo de rutina no es lo único que define el tiempo en ver resultados reales a nuestro esfuerzo

La expectativa de iniciar un entrenamiento nos lleva a preguntarnos cuánto tiempo tardaremos en ver los resultados del gimnasio. Los entrenadores más escépticos piensan que a partir de la cuarta semana se ven cambios notorios. Todo depende de factores muy personales.

Ver, ser o sentirse bien

Lo primero es definir qué es lo que conocemos por resultados del gimnasio. En este sentido, el aspecto de nuestro cuerpo tiene un papel importante dentro de nuestra percepción. No obstante, el mismo es sobre todo un reflejo de aspectos internos. El ejercicio nos hace ser, sentirnos y vernos mejor.

Mitos del gimnasio.

¿Pero en cuanto tiempo podemos ver eso? La sensación primera pasa por el dolor, la adaptación y el agotamiento. A nivel estético, nosotros que conocemos nuestro cuerpo siempre veremos leves mejoras.

Algunas de estas mejorías pueden parecer subjetivas, pero no por ello dejan de ser reales. Por ejemplo, el fitness genera un trabajo muscular que durante el entreno permite cierta tonicidad; para que esto sea sostenible debemos ser constantes. A partir de la segunda semana, podemos ver cierto moldeado en las partes que más ejercitamos.

¿El tiempo de cada entrenamiento importa?

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos la realización de al menos 150 minutos de actividad física semanales. Esto es en el caso del ejercicio moderado. Con respecto a rutinas más exigentes, 74 minutos al día sería lo aconsejable según este organismo.

Pero este estándar solo nos permite estar en forma y mantener niveles corporales adecuados. Para poder apreciar cambios en la musculatura, se cree que estas cifras deben multiplicarse por cinco. Según esto, el tiempo sí importa.

No obstante, no todas las personas que se dediquen a entrenamientos rigurosos durante determinado tiempo tienen iguales resultados. Por ejemplo, hay personas con obesidad mórbida que experimentan cambios en el peso, más no así tanto a nivel de morfología.  Entonces son muchos los factores que determinan esto.

Resultados del gimnasio: el peso inicial es bastante importante

El peso de cada persona bajo régimen de entrenamiento define la rapidez y notoriedad de los resultados. Las personas delgadas tienen facilidades para la tonificación en su mayoría. Pero hasta esto es relativo, debido a que a estas les cuesta aumentar de peso cuando realmente lo necesitan.

Algo similar ocurre con las personas pasadas de kilos. No solo es un asunto de peso sino también de morfología; el objetivo es realizar un tipo de entrenamiento adecuado para nuestro tipo de cuerpo. Si no nos fijamos en esto, será difícil obtener mejorías.

Siguiendo con la lógica anterior, las personas de estructura ‘H’ suelen tener mejores resultados con mayor rapidez. Casi siempre, el metabolismo de estas les permite modificar su cuerpo con cierta facilidad; ello supone una ventaja para conseguir el objetivo estético que se desea.

Acelerar el metabolismo.

La alimentación define el cuerpo que tenemos

Otro aspecto a considerar es que el ejercicio define tan solo el 30% de lo que es nuestro cuerpo. El otro 70% restante tiene que ver con la dieta y nuestras costumbres alimenticias. Si los objetivos no están en consonancia con la alimentación, el efecto final no será el mismo.

Incluso aspectos como la genética y nuestra cotidianidad definen nuestro aspecto exterior. Un factor menos influyente sería el sexo; hay poca vinculación entre los géneros y su rendimiento. En la práctica, una mujer tiene la misma capacidad que un hombre de acondicionar su cuerpo.

Solo la planificación inteligente del entrenamiento nos llevará más rápido a obtener buenos resultados del gimnasio. Los grandes cambios que se sostienen en el tiempo suelen ser de años: una persona delgada puede cambiar un poco de contextura, después de cinco o seis años de actividad física.

En resumen, son muchas variables las que definen el resultado y cada persona es diferente. No solo es un tema de contextura, los órganos, condiciones y hasta el factor psicológico juegan un papel importante.

Lo cierto es que más allá de la complejidad del moldeado físico, siempre se pueden ver aunque sea pequeños avances. La idea: mantener lo que queremos y luego mejorarlo.