Aditivos alimentarios: tipos, ventajas y desventajas

Jorge Camón Claveria · 26 enero, 2019
Hay muchos mitos en torno a los aditivos alimentarios pero, ¿son buenos o malos? los vemos uno por uno

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos para mantener o mejorar su inocuidad, su frescura, su sabor, su textura o su aspecto.

Es necesario comprobar que estas sustancias, no pueden causar efectos  perjudiciales para la salud humana antes de utilizarlos.

En los alimentos comercializados internacionalmente solo se pueden utilizar aditivos que, tras ser evaluados, hayan sido considerados inocuos por El Comité Mixto FAQ/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios.

Se trata del órgano internacional encargado de la evaluación de la inocuidad de los aditivos alimentarios. Dicha evaluación, se basa en las dosis máximas de uso establecidas por este comité.

Existen una gran cantidad de aditivos, que incluso se usan de manera cotidiana en las cocinas de nuestra casa; aquellos que más tiempo se llevan usando son los siguientes:

  • Sal: para carnes o pescados secos.
  • Azúcar: en las mermeladas.
  • Dióxido de azufre: para el vino.
Analizamos los aditivos alimentarios y sus consecuencias.

Tipos de aditivos

Los aditivos alimentarios son muy diferentes unos de otros, por lo que su clasificación es muy extensa. Algunos de los tipos de aditivos más importantes son los que presentamos a continuación:

  • Edulcorantes: sustancia que al añadir a un alimento da sabor dulce.
  • Colorantes: sustancias que la añadir a un alimento dan color a este.
  • Conservadores: sustancias que ayudan a aumentar la vida útil, ya que protegen al alimento de microorganismos patógenos.
  • Antioxidantes: sustancias que ayudan a aumentar la vida útil protegiendo al alimento de la oxidación.
  • Soportes: sustancias que se emplean para disolver,diluir…físicamente un aditivo.
  • Acidulantes: sustancias que le dan un sabor ácido a los alimentos.
  • Antiespumantes: sustancias que reducen la formación de espuma.
  • Agentes de carga: sustancias que aumentan el volumen de un producto.
  • Emulgente: sustancias que hacen posible que la mezcla entre dos fases no miscibles -agua y aceite, por ejemplo- sea homogénea.
Los aditivos alimentarios son muy diferentes unos de otros, por lo que su clasificación es muy extensa.

  • Endurecedores: sustancias que mantienen los tejidos de las frutas u hortalizas firmes o crujientes.
  • Potenciadores de sabor: sustancias que aumentan el sabor del producto.
  • Gelificantes: sustancias que dan textura a un producto alimenticio mediante la formación de un gel.
  • Humectantes: sustancias que impiden la desecación de alimentos o que favorecen la disolución de un polvo en un medio acuoso.
  • Gasificantes: sustancias que liberan gas y de ese modo aumentan el volumen de una masa.
  • Secuestrantes: sustancias que forman complejos químicos con iones metálicos.
  • Estabilizantes: sustancias que hacen posible el mantenimiento del estado físico-químico de un alimento.
  • Espesantes: sustancias que aumentan la viscosidad de un alimento.

Ventajas de los aditivos

Algunas de las principales ventajas de los aditivos alimentarios, son las siguientes:

  • Alargan la vida útil de los alimentos y garantizan la inocuidad de los comestibles.
  • El nitrito, en el caso de las carnes, impide el crecimiento de la bacteria que da origen a una toxina mortal.
  • Los propinatos, en el pan, y los sorbatos en el queso, frenan e inhiben el crecimiento de hongos.
  • Los colorantes y saborizantes mejoran el aspecto y sabor de los alimentos a los que se añaden.
  • Algunos aditivos ayudan a mantener el valor nutritivo de los alimentos.
  • Al reducir el deterioro de los alimentos, esto hace que podamos tener ese producto durante todas las épocas del año, sin importar si es su temporada o no.

Desventajas de los aditivos

Algunas de las principales desventajas de los aditivos alimentarios, son las siguientes:

  • Los sulfitos, pueden provocar asma, por lo que son muy peligrosos sobretodo para las personas asmáticas.
  • Algunos aditivos tienen gluten por lo que las personas que sufren celiaquía no pueden consumirlos.
  • Los nitratos y nitritos pueden ser tóxicos si se unen con la hemoglobina, ya que existe riesgo de que formen compuestos cancerígenos.
Algunos aditivos pueden aumentar el riesgo de sufrir alergias.

  • Algún edulcorante bajo en calorías como es el aspartamo, no es tolerados por los enfermos de fenilcetonuria.
  • Los conservantes pueden causar irritación de la mucosa intestinal, diarrea, hemorragias internas, o el aumento de hígado o de riñón.
  • Algunos aditivos pueden aumentar el riesgo de sufrir alergias.
  • Otro edulcorante como es el sorbitol, no está recomendado para niños, ya que su consumo excesivo puede provocar diarrea y gases estomacales.