Beneficios del deporte para los más pequeños

Francisco María García · 20 octubre, 2018
Los padres tienen que ser los principales promotores en incentivar estas rutinas, si bien hay niños que nacieron listos para correr, brincar o patear, a otros les cuesta un poco más, pero en todos los casos la estimulación deportiva debe contemplar diversión y respeto a las reglas

El hábito de practicar actividades físicas con regularidad debe inculcarse a los niños desde que están bebés. La lista de beneficios del deporte para los más pequeños es casi infinita. Empezando con mejoras evidentes en los procesos de aprendizaje y en el rendimiento escolar.

Beneficios para la mente

Cuando se habla de los aportes de las actividades físicas en general, suelen enumerarse en primer lugar ganancias a nivel físico. Pero no solo el cuerpo se beneficia con estos trabajos. La mente sale igual o más fortalecida que los músculos.

Mejores deportes para niños.

La participación en entrenamientos y en competencias deportivas facilita a los niños la integración social. Necesariamente comparten experiencias con compañeros de la misma edad y con intereses similares. Ganan en independencia y en manejo de situaciones coyunturales.

Todo esto tiene lugar en un contexto en donde los niños tienen el deber de cumplir normas y reglas. Es un aspecto que, más allá del deporte, les ayudarán a desenvolverse a plenitud en todos los aspectos de la vida en comunidad.

Los niños deportistas, con el correcto acompañamiento de sus entrenadores y familiares, superan cuadros de timidez o baja autoestima. Adicionalmente, aumentan los niveles de atención y concentración, así como la memorización.

Sinónimo de buena salud

Junto con una dieta equilibrada, otro hábito que sin llegar a extremos debe inculcarse desde edades tempranas, la actividad física constante suele venir acompañada de un excelente estado de forma física.

Nutrición en niños deportistas.

A manera de ejemplo, dos de los beneficios del deporte para los más pequeños son: ampliación de la capacidad respiratoria y activación de las glándulas del crecimiento.

Los procesos de aprendizaje funcionan a través de dos canales: el movimiento y los sentidos. Por ello, a partir del propio nacimiento, hacer que los pequeños se muevan es vital para propiciar el adecuado desarrollo del área motriz.

Beneficios del deporte para los más pequeños a nivel físico

Para muchos adultos la principal razón de practicar regularmente algún deporte es potenciar las capacidades corporales, hacer crecer los músculos, así como aumentar la fuerza y la resistencia.

También se trata de fortalecer todos los órganos a nivel interno, partiendo principalmente desde el corazón. Con los niños no hay mayores diferencias, más allá de las consideraciones que deben tenerse en cuenta durante cada edad.

Consejos del running para niños.

Un aliado en la batalla contra el sobrepeso

La Organización Mundial de la Salud considera a la obesidad como un problema global; es una situación más dramática en países con altos niveles de desarrollo y economías sólidas.

Las cifras de niños y adolescentes con sobrepeso son alarmantes. Según datos del ente multinacional, son más de 42 millones los niños que viven con esta peligrosa condición. De este total, 83% nacieron en “el primer mundo”; mientras que los más afectados se ubican entre los cinco y los 17 años de edad.

Esta  situación se ha convertido en uno de los motores principales para incentivar el deporte para los más pequeños. Pero esta es una labor que muchas veces se deja solo en manos de profesores y los colegios.

Es un trabajo que debe empezar en el hogar y en el que también se hace necesario de factores con mucha influencia, como los medios de comunicación masivos.

Deportes acordes a cada edad

Hay actividades deportivas que de forma natural o intuitiva los niños llevan a cabo desde que aprenden a caminar. Patear una pelota y nadar son los ejemplos clásicos. A medida que van creciendo y madurando física y mentalmente, sus capacidades les facilitan la entrada a disciplinas más complejas.

Los pediatras insisten en que a partir del primer año, los pequeños deben estar activos al menos tres horas al día. Entre las actividades recomendadas hasta los cinco años figuran montar bicicleta, correr y saltar. Lo mismo que los juegos acuáticos.

A partir de los seis años, se deben mantener rutinas de ejercicios moderados de 60 minutos dos o tres veces por semana. Salvo excepciones como tiro con arco (a partir de 12 años), los niños pueden tomar prácticas de cualquier deporte.

Lo importante es que los pequeños se diviertan y lo disfruten. El ejercicio, especialmente durante la infancia, no debe ser visto como una obligación.