Beneficios poco conocidos del ejercicio

Francisco María García · 12 octubre, 2018
Existen ciertos beneficios derivados del ejercicio que son poco conocidos y que impulsan a continuar fomentando esta práctica desde el comienzo de la vida y hasta la vejez de forma rutinaria

Todo el mundo sabe que el ejercicio trae consigo una gran cantidad de beneficios; prolonga y mejora la calidad de vida, reduce el riesgo de desarrollar determinados tipos de enfermedades, reduce los niveles de ansiedad y estrés, entre muchos otros.

La importancia de practicar una actividad física

La práctica regular de cualquier tipo de actividad física es positiva para la salud en general. Tanto a nivel físico y estético como psicológico, hacer ejercicio es sinónimo de una mejora en la calidad de vida.

Lo que sabemos de la práctica deportiva es que esta no solo mejora el aspecto físico de quien lo practica, sino que también ayuda a reducir enfermedades, además de prevenir la aparición de otras. También es un excelente aliado para combatir situaciones estresantes y de ansiedad.

Por una parte se encuentran todos los beneficios conocidos por la práctica de una actividad física, pero por otra están aquellos beneficios no tan conocidos pero con resultados notorios para la salud, la calidad de vida y también la estética.

En la práctica, cada nuevo descubrimiento relacionado con el ejercicio confirma que el mismo debería estar presente en la vida de todas las personas, ya sea de forma profesional o amateur.

Los beneficios menos conocidos del ejercicio

Mejora el funcionamiento del cerebro

Los beneficios de hacer ejercicio van más allá del aspecto físico. En este sentido, se ha demostrado que más allá de la alimentación, estimulantes y juegos, el ejercicio regular es el aspecto que más ayuda a mejorar las funciones cognitivas y el funcionamiento del cerebro.

Menos arrugas

El entrenamiento continuo ayuda a reducir la aparición de arrugas o por lo menos las retrasa considerablemente. Esto se debe a que a través del ejercicio se fomenta la masa muscular y se evita la flacidez de la piel. Entrenar y cuidar la piel con cremas y protectores solares es la combinación ideal para mantenerla tersa por más tiempo.

Mejora la depresión

Uno de los mejores beneficios del ejercicio es que mejora considerablemente la depresión y los efectos del estrés. En este sentido, la combinación del tratamiento indicado por el especialista y la realización de una actividad física reducen drásticamente las recaídas de esta terrible y peligrosa enfermedad.

Combate los dolores de cabeza

Los dolores de cabeza en general pero más específicamente la migraña pueden reducirse con la práctica habitual de cualquier actividad física. De hecho, los pacientes que sufren de migrañas crónicas reducen los episodios después de entrenar durante 40 minutos al menos tres veces a la semana.

Hacer deporte a diario.

Prevención de la osteoporosis

El entrenamiento de forma regular previene la aparición de osteoporosis. Esto se debe a que, cuando se realizan los ejercicios, el músculo tira junto al hueso haciendo que éste último retenga más el calcio y por lo tanto se vuelva más fuerte.

Los especialistas indican que una buena alimentación en combinación con el ejercicio son la clave para prevenir este muchos problemas en nuestra salud.

Reduce la aparición de varices y celulitis

El entrenamiento promueve la circulación sanguínea y con ello se reduce y retrasa la aparición de las varices e incluso de la celulitis. Ésta última ha estado muy asociada a un problema de la piel; sin embargo, se ha demostrado que con ejercicios específicos es posible reducirla considerablemente.

Mejora la piel y el cabello

El ejercicio estimula la circulación sanguínea y con ello se favorece la oxigenación de las células de todo el cuerpo. Además, también se favorece la absorción de nutrientes, por lo que el cabello y la textura de la piel será mucho más radiante y luminosa.

Reduce los dolores crónicos

Al entrenar se liberan unas hormonas conocidas como endorfinas. Al menos 10 minutos de ejercicios aeróbicos diarios reducen de forma considerable los dolores crónicos y también leves. De igual forma, esa liberación de endorfinas mejora el estado anímico de la persona.

La práctica regular de ejercicio también es positiva para prevenir y reducir los efectos de enfermedades como el parkinson, alzheimer y accidentes cerebrovasculares, entre otros.

Son muchos los beneficios que trae consigo entrenar de forma regular. Lo recomendable es ejercitarse durante al menos 30 minutos tres o cuatro veces por semana por la parte baja; la combinación de la actividad física con una alimentación balanceada es la clave para una vida más larga, saludable y feliz.