¿Es bueno cenar y hacer ejercicio antes de dormir?

Pilar Gimeno Landa · 7 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 7 marzo, 2019
A continuación, resolvemos tus dudas con respecto una pregunta muy frecuente: la relación entre la cena, el ejercicio nocturno y el buen descanso.

En este artículo, vamos a analizar si es o no positivo para el organismo cenar y hacer ejercicio antes de dormir. Tal y como vas a comprobar, estas dos actividades pueden llegar a influir en gran medida en la salud y el bienestar de la persona. Es muy importante respetar los horarios y el funcionamiento del organismo para no tener consecuencias en nuestra salud.

Los horarios son uno de los mayores quebraderos de cabeza de los deportistas. No tiene el mismo efecto realizar un ejercicio por la mañana que por la tarde o a la noche. Además, también influyen los alimentos que se han tomado antes o se van a tomar después.

En función del momento del día y de la alimentación, los resultados pueden ser totalmente distintos. Dicho de otra forma, un mismo ejercicio puede no haber servido para nada o hasta llegar a ser perjudicial para la salud.

¿Cenar y hacer ejercicio antes de ir a dormir?

Es importante partir de la base de que cada cuerpo es un mundo, pero por regla general cenar justo antes de ir a dormir nos sentará bastante mal. Hay que tener en cuenta que se tarda alrededor de dos horas en realizar la digestión. Durante este tiempo, el sistema digestivo está trabajando en procesar los alimentos y asimilar los nutrientes.

Si en este período nos tumbamos e intentamos conciliar el sueño, probablemente no lo consigamos. Nos sentimos pesados porque el estómago esta trabajando y, además, la posición horizontal no ayuda a que la digestión sea eficaz.

Si no puedes cenar antes, ya sea por motivos de trabajo o cualquier otro, lo mejor será que optes por una cena ligera. La ensalada, el pescado a la plancha o las verduras asadas se digieren fácilmente y no tendrás que esperar durante dos horas.

De todos modos, tal y como hemos comentado al principio, cada cuerpo es diferente y por ello no se debe generalizar. Todos conocemos a personas que pueden comer grandes cantidades y posteriormente conciliar el sueño sin ningún problema. En cambio, otros son propensos a la acidez de estómago, los reflujos y la digestión lenta.

Receta de cena ligera para después del gimnasio.

Nuestra recomendación es que, aunque no tengas ningún problema a la hora de cenar y seguidamente dormir, debes considerar que las cenas pesadas no son la mejor opción.

Después de cenar, el organismo no va a realizar ningún esfuerzo, por lo que no necesita una gran cantidad de nutrientes. Las cenas pesadas son, en muchos casos, la causa del sobrepeso y la obesidad.

¿Deporte antes de ir a dormir?

Al igual que lo comentado con respecto a la alimentación, en lo que tiene que ver con el deporte, cada cuerpo puede reaccionar de una manera diferente. De todos modos, hay que saber que la normalidad indica que no es recomendable realizar ejercicio antes de ir a dormir.

Aunque ciertas personas afirman que el deporte nocturno les ayuda a liberar tensiones y relajarse, esto no es lo habitual. Cuando volvemos a casa después de correr, jugar al tenis o haber hecho cualquier otro tipo de ejercicio, nos sentimos alterados.

Esto se da debido a que los niveles de adrenalina han ascendido notablemente. Con la adrenalina alta, es prácticamente imposible relajarse y conciliar el sueño; por lo tanto, hay que esperar al menos una hora para poder acostarse.

Por todo esto, lo mejor es hacer ejercicio en otro momento del día y dejar las horas previas a la noche para relajarse y descansar.

Razones por las que se produce el sinsomnio.

Conclusión

Después de analizar la relación del deporte y la alimentación con la facilidad o no para conciliar el sueño, la relación es clara. Lo adecuado es realizar estas dos actividades al menos dos horas antes de acostarnos. Esta es la mejor forma de ofrecerle al cuerpo la posibilidad de un buen descanso, para estar relajados y no tener problemas digestivos.

Entonces, organiza bien tu horario de cada día, de modo que un par de horas antes de acostarte ya hayas cenado ligero y hecho deporte. Aprovecha este tiempo hasta la hora de dormir para relajarte y darte una ducha; de este modo, conciliarás mejor el sueño y el descanso será más beneficioso.

  • Lane, S. C., Camera, D. M., Lassiter, D. G., Areta, J. L., Bird, S. R., Yeo, W. K., … Hawley, J. A. (2015). Effects of sleeping with reduced carbohydrate availability on acute training responses. Journal of Applied Physiology119(6), 643–655. https://doi.org/10.1152/japplphysiol.00857.2014
  • Myllymäki, T., Kyröläinen, H., Savolainen, K., Hokka, L., Jakonen, R., Juuti, T., … Rusko, H. (2011). Effects of vigorous late-night exercise on sleep quality and cardiac autonomic activity. Journal of Sleep Research20(1 PART II), 146–153. https://doi.org/10.1111/j.1365-2869.2010.00874.x
  • Brand, S., Kalak, N., Gerber, M., Kirov, R., Pühse, U., & Holsboer-Trachsler, E. (2014). High self-perceived exercise exertion before bedtime is associated with greater objectively assessed sleep efficiency. Sleep Medicine15(9), 1031–1036. https://doi.org/10.1016/j.sleep.2014.05.016