Errores más comunes que cometemos en el gym

Virginia Duque · 19 agosto, 2018
Ir al gimnasio es una forma de mantenernos sanos tanto de cuerpo como de mente, pero debemos tener cuidado y hacer los ejercicios bajo consejo y supervisión si somos nuevos, y siempre teniendo en cuenta la salud y sabiendo medir los tiempos necesarios para conseguir los resultados deseados

La falta de información, en ocasiones, puede llevarnos a cometer errores a la hora de hacer ejercicio. Para que no te suceda esto, te hablaremos de los errores más comunes que cometemos en el gym y cómo evitarlos. ¡No te los pierdas!

Los errores más comunes que comentemos en el gym

Los errores que llevamos a cabo al hacer ejercicio, pueden convertirse en un vicio difícil de erradicar. Podrías llevar un tiempo haciéndolos y no darte cuenta, por lo que, antes de que sea demasiado tarde, ¡identifícalos y ponte manos a la obra! Estos son los más comunes:

No tener paciencia

Vamos a empezar hablando de un error más bien psicológico que físico, pero no menos importante. Cuando empezamos a hacer ejercicio, es posible que veamos resultados tempranos, pero esto puede cambiar pasadas unas semanas donde el cuerpo se ha acostumbrado a ciertos movimientos y ahora le cuesta más quemar grasas y tomar nuevas formas.

Ejercicios de cuadriceps como la sentadilla isométrica.

Esta impaciencia por ver resultados puede llevarnos a perder constancia y dejar de entrenar, gradual o repentinamente. ¿Entiendes por qué te dijimos que este no era un asunto menos importante que otros? Pues bien, que no veas los resultados que esperas cuando tú quieres, no significa que algo en el interior de tu cuerpo no esté cambiando, solo que lo hace a ritmo más lento, pero pronto lo verás. ¡No te rindas!

Ser un bruto

Ya llevas varias semanas entrenando, y cada vez es más fácil levantar el peso con el que comenzaste. Quieres superarte día a día y eso es un actitud muy loable, pero ¡cuidado! Coger demasiado peso puede llevarte a lesiones musculares que podrían causarte secuelas para toda la vida.

No te avergüences por coger poco peso, haz menos repeticiones para obtener resultados. Tu propio cuerpo te irá diciendo cuánto puedes sumar en la máquina, pero si te excedes de este, las consecuencias podrían ser fatales.

Mala postura

Aunque muchos creen que lo de la mala postura afecta solo al levantamiento de pesas con barra, esto no es así. Podrías adoptar una mala postura haciendo sentadillas, abdominales o dando zancadas. Algunas de ellas pueden hacer que tu esfuerzo no sirva de nada porque realmente no estás trabajando la zona que querías.

Otras podrían llevarte a lesiones graves que influirán en tu entrenamiento y posiblemente en tu vida de manera negativa. Cuidado con las posturas que adoptas, y aun si crees que lo estás haciendo bien, pregunta a los entrenadores de tu gimnasio. Ellos estarán encantados de ayudarte.

No descansar

Por todos los deportistas profesionales es sabido que entre serie y serie hay que descansar un poco. Piensa que cuando haces ejercicios intensos o levantas pesas, el cuerpo se pone a mil, y si haces la siguiente serie sin descansar, cada vez estarás más agotado y el músculo se fatigará, pudiendo incluso llegar a desgarrarse.

Tranquilo, no vas a deshacer lo conseguido porque descanse treinta segundos o incluso un minuto entre serie y serie. ¿Eres nuevo en el gym? Observa a los ‘musculitos’ que hay allí. Esos músculos son consecuencia del esfuerzo, el trabajo y la constancia, así que saben cómo entrenar. Ya verás que entre serie y serie se levantan, dan una vuelta y vuelven, es decir, ¡descansan!

Organiza tu entrenamiento en el gimnasio.

Entrenar todos los días

Vamos a resumirlo de una manera muy sencilla: a veces menos es más. Sí, entrenar todos, todos los días no deja que tu cuerpo ni tu mente, ni tus músculos, descansen. No vas a conseguir mas resultados porque entrenes todos los días ni mucho menos. Al contrario, los músculos podrían fatigarse y entrar en la fase de catabolismo.

Para que entiendas este término de manera sencilla, es como si tus músculos se pusieran en huelga. Lo mejor es que sorprendas a tu cuerpo con descansos cuando menos lo espere, aunque también puedes tener una rutina. Entrenar unas cuatro veces por semana, es más que suficiente.

Hacer siempre las mismas máquinas

Este posiblemente será uno de los errores más comunes que cometemos en el gym. Hay máquinas que nos gustan más y otras que nos gustan menos, quizá porque nos cuenta más esfuerzo usarlas. ¡Esas son las mejores!

Si te acostumbras a usar las mismas máquinas, pasará lo mismo con tu cuerpo y tus músculos y ya no les costará esfuerzo desarrollar ese ejercicio. Debes alternar movimientos, pesos y máquinas diferentes que trabajen al máximo distintas zonas de tu cuerpo. En la variación está el resultado.

¿Ya has tomado buena nota de todos estos errores comunes que cometemos en el gym? Pues ya sabes, ¡evítalos!