Hacer deporte mejora nuestra circulación

Francisco María García · 6 diciembre, 2018
El hábito de hacer deporte con regularidad y de forma progresiva mejora la circulación y el flujo sanguíneo. Por el contrario, el sedentarismo debe evitarse para prevenir diferentes enfermedades y patologías.

La mala circulación sanguínea es un problema muy frecuente, sobre todo en personas mayores de 40 años. Tiene lugar cuando los vasos sanguíneos pierden su elasticidad natural y esto hace que el flujo de sangre se vuelva más difícil. ¿Sabías que el deporte mejora nuestra circulación, además de muchos otros beneficios que ofrece?

Si la circulación sanguínea no es la adecuada, pueden generarse consecuencias graves para la salud; por eso, es una gran preocupación para muchas personas. La actividad física puede ser de gran ayuda para este problema, al igual que para mantener una buena salud general.

En efecto, practicar deporte de forma regular contribuye a activar la circulación sanguínea, dado que mejora el retorno venoso y potencia el bombeo de sangre hacia las extremidades. A continuación, veremos algunos elementos claves para entender mejor por qué hacer deporte mejora nuestra circulación.

Causas de la mala circulación

El sistema circulatorio es fundamental para el organismo, pues es el responsable de llevar sangre a las células. Es por eso que nuestra salud depende en gran medida de su buen funcionamiento.

Con el paso del tiempo y gracias a la vida sedentaria, los factores genéticos y hormonales y los malos hábitos como el tabaquismo, el sistema circulatorio se puede ver afectado de forma negativa. Los síntomas más comunes de que algo anda mal son los pies hinchados, los hormigueos, el frío en las extremidades y la aparición de várices en las piernas.

Cómo ayuda el deporte a mejorar la circulación

Tal y como mencionamos antes, el ejercicio físico influye de forma muy positiva en la circulación sanguínea. Al realizar actividad física de forma regular, el bombeo de la sangre hacia las extremidades, especialmente hacia las piernas, mejora de forma significativa. Del mismo modo, el retorno venoso también se ve favorecido.

El hacer deporte mejora nuestra circulación, y eso evita que aparezcan las varices. Estas venas no solo son antiestéticas, sino que además pueden causar síntomas muy molestos y provocar serias complicaciones.

¿Qué tipo de deportes son los más adecuados para mejorar la circulación?

Si bien hacer deporte mejora nuestra circulación sanguínea, no todas las disciplinas son adecuadas para ello. En realidad, cierto tipo de actividades, en lugar de ayudar, pueden resultar perjudiciales.

La regla principal para saber cuáles son los deportes que ayudan a mejorar la circulación es que deben ser aeróbicos. Esto significa que el grado de esfuerzo debe ser constante, por lo que ha de tratarse de ejercicios de mediana y larga duración. Algunos como caminar, nadar o andar en bicicleta son excelentes actividades para lograr este propósito.

Los esfuerzos cortos, por su parte, no son útiles. Por ejemplo, el tipo de actividad física que realiza un velocista o un jugador de baloncesto no es adecuado para mejorar la circulación. Los deportes rudos y de impacto tampoco son aconsejables.

Asimismo, todas las actividades que requieren que los pies golpeen con fuerza el piso deben descartarse.  Al impactar fuertemente los pies contra el piso, el golpe dificulta el retorno venoso, lo que provoca que la sangre se quede en las piernas y pies.

Este tipo de ejercicios no aconsejados incrementará la sensación de pesadez y la hinchazón. También es importante evitar correr sobre el asfalto o con un mal calzado, por esta misma razón.

¿De qué manera debo mover mis brazos al correr?

5 deportes que son aliados del sistema circulatorio

Hay algunos deportes que son particularmente recomendables para mejorar la circulación sanguínea. Estos son algunos de ellos:

  • Ciclismo: Al pedalear a un ritmo constante, sin hacer sobreesfuerzos y manteniendo la cadencia, estaremos contribuyendo a mejorar el trabajo del sistema circulatorio.
  • Running: También es un buen aliado contra la mala circulación. Lo único que se necesita son un par de buenos zapatos que amortigüen los impactos y mucho ánimo. Es preferible evitar correr en el asfalto para evitar posibles lesiones en las rodillas y en las piernas.
  • Natación: Es uno de los deportes más completos para el organismo. Es perfecto para mejorar la circulación, y tiene muchos beneficios para el corazón y los pulmones.
  • Golf: Aunque pueda sonar sorprendente, también es un deporte que ayuda mucho al sistema circulatorio. Las largas caminatas que supone este deporte, subiendo y bajando colinas, son una excelente manera de reactivar el retorno venoso.
  • Baile: Es un ejercicio perfecto para mejorar la circulación. Tanto la danza clásica como la contemporánea o el baile de salón son grandes colaboradores para mejorar la circulación y la flexibilidad. Además, es una actividad que nos permite relacionarnos y es muy relajante.
La nutrición en el golf.

En definitiva, la actividad física nos comprueba una vez más que es la opción perfecta para la prevención de enfermedades. El deporte mejora nuestra circulación, fortalece el organismo y, como si fuera poco, nos permite distendernos y pasar grandes ratos. ¿No es perfecto?

  • Alicia Carrera Hernández. 2015. Beneficios deporte en la salud. Extraído de: http://academica-e.unavarra.es/bitstream/handle/2454/18694/Alicia%20Carrera%20Hern%C3%A1ndez.pdf?sequence=1
  • Nieves Palacio, 200. Beneficios deporte en la salud. Extraído de: https://www.xn--santoa-0wa.es/sites/default/files/documentos/Otros/n-beneficios-actividad-salud.pdf