Sistema de banderas: ¿para qué sirve?

15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
El sistema de banderas ayuda a clasificar la patología de un paciente y pone de relieve aspectos que se han de tener en cuenta para su recuperación. ¡Te lo explicamos!
 

Hay muchas maneras de clasificar las patologías que sufren los pacientes que acuden a una consulta de fisioterapia. Una de ellas es el sistema de banderas, sobre el que te brindaremos más información en este artículo.

En primer lugar, es preciso descartar algunas afecciones y saber diferenciar a qué tejido está afectando o la está causando. Después, hay que saber qué técnicas de fisioterapia implementar y en qué orden para obtener el resultado óptimo. El sistema de banderas ayuda al fisioterapeuta con todo esto.

El sistema de banderas: ¿qué es?

Este concepto, que suena un poco ajeno a la fisioterapia, es un método eficaz de triaje. Es decir, para clasificar la patología que sufre el paciente y, a partir de ahí, tomar el mejor camino terapéutico. Como tal, también puede indicar que la mejor opción sea derivar al paciente a otro especialista.

Este sistema ganó importancia a partir de que se empezaran a tener en cuenta los factores fisiológicos y sociales. Es decir, ante una dolencia, se la dejó de entender simplemente como un dolor aislado y se amplió el espectro terapéutico.

El sistema de banderas clasifica diferentes atributos, por colores, en dos grupos: las banderas clínicas y las banderas psicosociales. Las clínicas representan problemas directamente relacionados con la patología del paciente y recomiendan la derivación a otro especialista.

Por otra parte, las banderas psicosociales representan factores que empeoran el pronóstico. Es decir, los obstáculos biopsicosociales que va a tener que superar el paciente para que se produzca una recuperación total. Veamos ambos grupos con sus respectivas banderas.

 

Banderas clínicas

El sistema de banderas sirve para la evaluación de las patologías.

Banderas rojas

Las banderas rojas indican que puede existir una patología grave y que el paciente debe buscar ayuda médica urgente. Es decir, si el fisioterapeuta detecta una bandera roja, debe derivarlo a un especialista del departamento que corresponda.

Como ejemplos de estos casos podemos indicar enfermedades neurológicas, circulatorias, infecciosas y sistémicas. Asimismo, se pueden añadir aquellas referidas al sistema muscular y esquelético o al daño estructural.

Banderas naranjas

Una bandera naranja es un indicador de síntomas psiquiátricos. En este caso, le dice al fisioterapeuta que la patología puede estar influenciada por factores psicológicos.

Por ese motivo, el profesional debe derivar al paciente a un especialista en este campo, o la recuperación puede no ser completa. Ejemplos de banderas naranjas incluyen patologías como la depresión, el estrés, los trastornos de personalidad, etc.

Banderas psicosociales

Banderas amarillas

Las banderas amarillas son características intrínsecas del paciente relacionadas con pensamientos, actitudes y sentimientos. En este sentido, hablamos de tres grandes grupos: creencias, actitudes emocionales y respuestas ante el dolor.

 

Las primeras hacen referencia a si el paciente cree que va a recuperarse o si va a notar mucho dolor, por ejemplo. El segundo tiene que ver con el estrés o la ansiedad del individuo, mientras que el tercero indica si el paciente va a adoptar actitudes de evitación o no va a saber gestionar el dolor.

Banderas azules

Esta penúltima categoría hace referencia específicamente a la relación de la salud del paciente y su trabajo o puesto de trabajo. ¿Crees que tu trabajo es demasiado complicado? ¿Tus compañeros te hacen la vida más difícil? Estas serían dos preguntas que caerían bajo una bandera azul.

Banderas negras

Las banderas negras son la última categoría del sistema de banderas. Estas tratan factores del contexto del paciente y su trabajo sobre los que no puede hacer nada. Hablamos de problemas para reclamar dinero por su seguro de lesiones, tener un trabajo pesado en el que no puede modificar sus tareas, entre otros.

Fisioterapeuta guiando recuperación con hidroterapia.

A veces se confunde una bandera azul con una negra. La clave está en que las azules son percepciones que tiene el paciente sobre su trabajo, en tanto que las negras son obstáculos contextuales reales y constatables.

 

Un sistema eficiente

Como vemos, el sistema de banderas trata asuntos muy variados. Por un lado, sirve para identificar que el paciente pueda tener un tumor y tener que derivarlo a oncología. Asimismo, permite notar si se preocupa demasiado por su lesión y va a estar siempre pensando en el dolor, lo cual perjudicará su recuperación.

La clave es que tanto los signos físicos como los psicológicos son importantes a la hora de abordar una lesión. Esta visión multifactorial ha ido ganando importancia con el paso de los años.

Hoy en día, se sabe que el estrés o el miedo de sentir dolor a la hora de hacer un determinado ejercicio  condicionan la recuperación casi tanto como los ejercicios en sí, y ahí radica la importancia del sistema de banderas. En definitiva, implica ver al paciente como un ser viviente, como un todo, y no solo una serie de músculos y huesos en movimiento.

 
  • K. Grimmer-Somers, M. Prior y J. Robertson. Yellow flag scores in a compensable New Zealand cohort suffering acute low back pain. J Pain Res. 2008; 1: 15–25.
  • J. Rainville, R. Smeets, T. Bendix, et al. Fear-avoidance beliefs and pain avoidance in low back pain - translating research into clinical practice. The Spine Journal. Volume 11, Issue 9, September 2011, Pages 895-903.
  • J. Vlaeven, S. Linton. Fear-avoidance and its consequences in chronic musculoskeletal pain: a state of the art. Pain. Volume 85, Issue 3, 1 April 2000, Pages 317-332.