Ejercicios para fortalecer en casos de condromalacia

Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
25 marzo, 2019
Pese a no ser de las afecciones más 'populares', la condromalacia es un mal que aqueja a muchas personas. Conoce qué ejercicios de rodilla son apropiados para estos casos.

La condromalacia rotuliana es una enfermedad que degenera el cartílago y produce un gran malestar y dolor. En este artículo, te contaremos sobre algunos ejercicios que te pueden ayudar en el caso de sufrir esta patología.

¿Qué es la condromalacia rotuliana?

También conocida como condritis o condromalacia patelar, se trata de una enfermedad caracterizada por degenerar la superficie articular del cartílago de la rodilla. Causa mucho malestar y dolor y es habitual en adultos jóvenes, principalmente los que practican de forma asidua algunos de estos deportes: tenis, baloncesto, voley, ciclismo, karate, tenis, remo, ballet, atletismo, rugby o esquí.

La condromalacia puede aparecer luego de una lesión en la rótula o por una fricción crónica entre la articulación del fémur y la rótula al mover la rodilla.

Existen, a su vez, diferentes factores que predisponen a sufrir este problema, como por ejemplo el sobrepeso, la sinovitis prolongada, la subluxación, la pronación del pie, los traumatismos, los antecedentes genéticos, la rótula alta, el mal alineamiento del mecanismo extensor de la rodilla o anomalías congénitas de la rótula.

El padecimiento se origina tras una sobrecarga o carga mecánica excesiva junto con la irritación de las terminales nerviosas de la rodilla. Esto genera una inflamación que también involucra a la sinovial y, si no se trata a tiempo, puede volverse un problema crónico.

Ejercicios para fortalecer una rodilla con condromalacia

Un fisioterapeuta será el encargado de diagnosticar y luego indicar el tratamiento adecuado para esta condición, según el grado de condromalacia que padezca. Puede haber desde edema y reblandecimiento del cartílago hasta afectación del hueso subcondral.

El objetivo de los ejercicios es, primero, reducir el dolor —al desinflamar la zona— y luego fortalecer no solo la rodilla, sino también el cuádriceps.

1. Natación

Es el ejercicio más adecuado para tratar la condromalacia, ya que en el agua los movimientos son más suaves y no nos damos cuenta del esfuerzo realizado. Se aconseja realizar largos en dos estilos: crol y espalda, en lo posible con un objeto entre las rodillas (pueden ser esos de goma espuma que utilizan los niños para aprender a nadar).

La natación es uno de los ejercicios recomendados para la condromalacia rotuliana.

2. Elevaciones isométricas

Estos ejercicios sirven para fortalecer la rodilla y la pierna y son perfectos para los pacientes con condromalacia. Para empezar, ponte boca arriba en la colchoneta, con los brazos a los costados del cuerpo y las piernas estiradas. Eleva la pierna lesionada sin flexionar y con la punta del pie ‘mirando’ hacia arriba. Mantén unos segundos y baja.

Un segundo ejercicio es similar al anterior, pero lo que cambia es la orientación del pie. En este caso, debe quedar apuntando hacia adelante (a tu rostro).

La elevación isométrica es recomendable para los casos de condromalacia rotuliana.
Imagen: foroatletismo.com

3. Ejercicios de resistencia

Puedes hacerlos sentado en el borde de la cama o silla. La idea es que, de la rodilla hacia abajo, las piernas queden ‘colgando’ en el aire. Para ello, coloca el talón de la pierna sana sobre el tobillo de la pierna lesionada para generar peso. Mantén la postura durante 30 segundos y descansa.

Otra opción es al revés; es decir, colocar la pierna sana por debajo de la afectada por la condromalacia. Con la primera, elevarás la segunda lo más alto posible y mantendrás 30 segundos.

Trabajar la resistencia es positivo para combatir la condromalacia.
Imagen: Pinterest Lacalle Sport.

4. Ejercicios con máquinas

Es muy importanque que el uso de máquinas sea supervisado por un entrenador o fisioterapeuta. El objetivo es fortalecer las rodillas y no usar demasiado peso.

Puedes usar la máquina de cuádriceps empezando a la altura de máxima extensión de la rodilla (no desde abajo como los demás). Mantén 15 segundos, descansa 10 segundos y vuelve a empezar. Trata de completar 3 series de 15 repeticiones cada una.

También puedes utilizar la máquina de isquiotibiales, que te permite una flexión de la rodilla (desde atrás) con el menor peso disponible. Haz 3 series de 12 repeticiones cada una.

Máquinas que puedes usar para trabajar las piernas

Si sufres de condromalacia, te recomendamos que utilices tanto para caminar como para entrenar una rodillera de neopreno, con un orificio en el centro para descansar la rótula. Es un protector muy útil porque coloca a la rótula en su sitio mientras se la está trabajando.

Por último, es aconsejable que realices algunos ejercicios de flexibilidad por las mañanas y antes de acostarte, así como también al terminar la sesión en el gimnasio. Estira bien el tren inferior y sé ‘amable’ con tu rodilla lesionada. Con solo cinco minutos, verás cómo tus piernas están más descansadas y menos doloridas al finalizar la jornada.

  • Ramirez, S., & Karen, T. (2014). Condromalacia rotuliana. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica.