La hidratación en el entrenamiento de pádel

Pilar Gimeno Landa · 25 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 25 marzo, 2019
Así como en cualquier otra actividad física, beber agua es una necesidad impostergable al practicar pádel. Descubre cómo debes hidratarte antes, durante y después de cada entrenamiento.

La hidratación es fundamental, ya que el cuerpo humano está formado por un 60 % de agua. A lo largo del día, vamos perdiendo líquidos y por eso es necesario ir reponiendo esta cantidad. En el caso del entrenamiento de pádel, la pérdida de líquidos es considerable, ya que se trata de un deporte que se realiza al aire libre.

En este artículo, vamos a tratar el tema de la importancia de la hidratación en el deporte en general, y en el entrenamiento pádel en particular. Sigue leyendo y conoce cuáles son los mejores momentos para hidratarse cuando se está realizando una actividad deportiva y cuál es la cantidad de líquido que se debe ingerir.

La importancia de la hidratación

Todo el mundo necesita tomar líquidos a lo largo del día. Nuestro cuerpo contiene alrededor de un 60 % de agua, y esta cantidad se pierde constantemente. Cada vez que vamos al baño o cuando sudamos, estamos perdiendo líquidos y es necesario reponerlos.

Seguro que en más de una ocasión has escuchado que se debe tomar dos litros de agua al día. En realidad, esta cantidad es orientativa, ya que depende del esfuerzo que realice la persona y de la pérdida de líquidos que experimente. Además, hay individuos que beben más agua con facilidad, y otros para los que supone un verdadero esfuerzo.

Si eres de esas personas a las que les cuesta beber agua, puedes combinarla con otros líquidos; las bebidas isotónicas o los zumos naturales son las mejores alternativas. Sin embargo, evita los zumos envasados y los refrescos porque estarán tomando una cantidad ingente de azúcar.

El tema de la hidratación debe tomarse en serio, ya que no ingerir los líquidos que el cuerpo necesita puede tener graves consecuencias. Algunas de ellas son mareos, golpes de calor o hasta desmayos. Un gran consejo es que siempre lleves contigo una botella de agua, para poder ir bebiendo a lo largo del día.

Además, debes seguir las sugerencias que te explicamos a continuación, en el caso de que practiques pádel u otro deporte con un desgaste físico y una intensidad similar.

El entrenamiento de pádel demanda un gran esfuerzo, por lo que beber agua es indispensable.

Hidratación en el entrenamiento de pádel

El pádel es uno de los deportes que más hidratación requiere. Esto es debido a que se trata de una actividad que se practica al aire libre. Durante los meses de verano, el calor es muy intenso y el sol incide con toda su intensidad en las pistas. En más de una ocasión, los jugadores han tenido que abandonar un partido como consecuencia de mareos o desmayos.

Es por ello que resulta fundamental, tanto por motivos de salud como por cuestiones de rendimiento, hidratarse en todo momento. A continuación, te explicamos cuáles son las pautas que debes seguir en cada momento si vas a realizar un entrenamiento de pádel.

Antes del entrenamiento

Previo al entrenamiento de pádel, hay que preparar el cuerpo para el esfuerzo que va a llevar a cabo. Es por ello que hay que ingerir al menos dos vasos de agua o, en sustitución, esa misma cantidad de bebida isotónica. Lo más adecuado es que la tomes en el lapso de una hora, para que no notes el estómago pesado cuando comiences a hacer el ejercicio.

Durante el entrenamiento

La cantidad de bebida que ingieras mientras entrenas dependerá de la duración de la sesión. A medida que el entrenamiento se prolongue, tu cuerpo perderá más líquido; por lo tanto, será necesario tomar más agua.

Nuestra recomendación es que la tomes en pequeñas cantidades, tan solo sorbos, cada vez que cambies de ejercicio. De este modo, no te sentirás pesado e irás compensando la pérdida de líquidos.

Además, considera que la idea de que tomar agua durante al realización del ejercicio produce flato es un mito. Este hecho no está demostrado y el motivo por el cual se pueden producir flatos no está del todo claro.

Como tratar calambres musculares.

Después del entrenamiento

Si hemos seguido los dos pasos anteriores, la deshidratación será moderada al acabar el entreno. Entonces, toca reponer los líquidos que se han perdido.

Como ya has realizado todo el esfuerzo, puedes comenzar a hidratarte con agua o bebidas isotónicas y terminar haciéndolo con un delicioso zumo natural, al mismo tiempo que te relajas y dejas descansar tu cuerpo.

En definitiva, el entrenamiento de pádel es una de las tantas actividades físicas que, además de demandar un gran esfuerzo, exige la reposición de los líquidos y minerales perdidos. Por tu propio bienestar, recuerda siempre mantenerte hidratado.