¿Puede ser delito causar una lesión deportiva?

Francisco María García · 30 enero, 2020
A lo largo de muchos años, hemos asistido a lesiones futbolísticas o deportivas de gravedad. ¿Puede ser delito causar una lesión deportiva? Será necesario analizar algunos aspectos importantes.

La jurisprudencia española no deja claro si podría ser un delito causar una lesión deportiva. Las entidades deportivas realizan sanciones rigurosas ante una agresión desmedida, y los juzgados también lo hacen en ocasiones. En la práctica, los deportistas asumen el riesgo de su actividad, pero están sujetos y protegidos por las leyes penales.

En España, han tenido lugar algunos juicios correspondientes a agresiones agravadas dentro del ámbito deportivo. Por todo ello, los deportistas deben tener límites en cuanto a sus acciones e intenciones durante la competición. Además, las víctimas de daños físicos tienen derecho a demandar y solicitar indemnizaciones.

La responsabilidad civil en las lesiones deportivas

El artículo 1.902 del Código Civil español establece las obligaciones que nacen por culpa o negligencia; esta normativa es clave para entender la responsabilidad que tienen los deportistas, por ejemplo, en los deportes de contacto. En este precepto, se establece lo siguiente:

 «El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado».

No importa demasiado si la acción ocurre durante la práctica deportiva: todo daño debe ser reparado sin importar el contexto. Aunque los deportistas profesionales suelen contar con seguros de salud de amplia cobertura, existen escenarios en los que cabe solicitar indemnizaciones.

Por ejemplo, un futbolista que después de una entrada grave queda incapacitado para jugar tiene varias coberturas deportivas. Si es un deportista profesional, su seguro federativo, el del club y el personal podrán cubrir todos los gastos médicos.

¿Cuáles son las consecuencias? La lesión le impedirá producir dinero y cambiará su vida, así como la de su familia, permanentemente. En estos casos, es posible reclamar pago por la rehabilitación imprescindible.

El capitán es el responsable de dialogar con el árbitro en los partidos de fútbol.

¿Puede ser delito causar una lesión deportiva?

No es sencillo que se considere como delito causar una lesión deportiva. De hecho, la doctrina jurídica española tiene posiciones encontradas al respecto y las leyes son poco claras.

Para muchos jueces y abogados, las lesiones deportivas deben quedar impunes. Esto se debe al consentimiento expreso de los deportistas a asumir los riesgos implícitos dentro de su disciplina.

Sin embargo, existen algunos casos en España en los que esto se ha logrado. Cuando se determina el delito es porque se demuestra con suficiente claridad la intencionalidad de quien causa la lesión. Esto fue lo que ocurrió en una sentencia del 17 de septiembre 1999 en La Rioja.

En ese precedente, quedo plenamente establecido que el jugador tuvo la intención de generar la lesión en el afectado. No había forma de pensar que había sido un accidente, y la acción fue hecha al margen del juego.

En todo caso, queda claro que en estos juicios se suelen considerar muchos elementos. Por supuesto, las defensas de los culpables siempre apelarán al recurso del riesgo asumido por la víctima al practicar determinado deporte.

Juicios y lesiones deportivas: otros casos

Otros dos casos ocurrieron en La Rioja, con fallos en el 2002 y 2004. En ellos, se trató de establecer responsabilidad penal, pero los futbolistas acusados fueron absueltos del delito. La razón: el juez determinó que las acciones que generaron las lesiones formaban parte de un lance del juego. En ambos juicios se apeló al riesgo consentido por la víctima al practicar libremente la disciplina.

El Tribunal Administrativo del Deporte es el encargado de impartir justicia en las diferentes disciplinas de España.

Por el contrario, una sentencia de 27 de julio de 2001 en Cádiz condenó como delito una agresión en un partido de fútbol sala. El acusado se levantó molesto por recibir una zancadilla y le generó múltiples lesiones a la víctima.

Evidentemente, en el caso de la sentencia de Cádiz, la lesión y la agresión fueron consideradas como extradeportivas. En estos escenarios, es mucho más sencillo determinar una culpabilidad penal.

Cabe destacar que también se han sancionado delitos por agresiones ocurridas en medio de una competición. Un ejemplo es la sentencia ocurrida en Madrid el 13 de mayo de 2008. En dicha oportunidad, un futbolista fue imputado por una entrada con las dos piernas por detrás del afectado. En esta oportunidad, se determinó que hubo dolo.

Hay casos que la Justicia tendría que estudiar, como lo ocurrido cuando Pepe le propinó un pisotón a Messi en la mano. En conclusión, sí es posible determinar legalmente que es un delito causar una lesión deportiva. Lo cierto es que no siempre es sencillo, y la Justicia española no se pone de acuerdo al respecto. Cada caso plantea un escenario único y diferente.

  • Universidad Católica San Antonio de Murcia. Olmedilla Zafra, Aurelio; Andreu Álvarez, Mª Dolores; Abenza Cano, Lucía; Ortín Montero, Francisco J.; Blas Redondo, Amador. Lesiones y factores deportivos en futbolistas jóvenes. 2006. Extraído de: https://www.redalyc.org/pdf/1630/163017530002.pdf
  • Alberto González Díaz. Prevención y Rehabilitación de lesiones en el fútbol. Extraído de: http://www.peloteros.es/files/Descarga/Prevencion-y-rehabilitacion-de-lesiones-en-futbol/PREVENCION.DE.LESIONES.Y.REHABILITACION.EN.EL.FUTBOL.pdf