Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en Deportistas

Carmen Horno · 28 enero, 2018
Como TCA's podemos encontrar diferentes patologías que tratan el tema de la alimentación y el complejo con su cuerpo de forma diferente. Entre ellos podemos encontrar como los principales: anorexia nerviosa, bulimia y vigorexia.

Es innegable la innumerable lista de beneficios que trae consigo la práctica constate de ejercicio físico. Pero en los últimos años encontramos más y más diagnósticos de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA’s). Una patología tanto física como psicológica en la que se ve condicionada la ingesta de alimentos por una obsesión por el peso y la forma física.

Anorexia nerviosa del deportista

La característica por la cual se define la anorexia es el rechazo de la comida y una alimentación saludable con una excesiva restricción calórica y un miedo obsesivo compulsivo por engordar. Ésto  puede llevarle a una situación de inanición incontrolable.

Estas personas llevan la cuenta de todo lo que consumen y de la información nutricional de los alimentos y reducen el tamaño de las raciones de forma significativa. Siguen una dieta hipocalorica e incompleta.

Conlleva una perdida de peso importante de manera que tanto los depósitos de grasa como de agua en el organismo se ven afectados. Esto puede resultar un problema serio sobre todo en mujeres, ya que puede derivar en problemas menstruales como la amenorrea (pérdida de la menstruación).

Consejos para perder peso.

Esta obsesión con la perdida de peso, le lleva a la práctica deportiva excesiva llevando su cuerpo al límite. La sensación de fatiga es permanente y unido a la falta de comida provoca en estas personas un comportamiento antisocial e irascibilidad.

Bulimia

La bulimia, aunque también conlleva la pérdida de peso brusca del deportista, su comportamiento con la comida es totalmente diferente del que se experimenta en la anorexia nerviosa. En este caso la alimentación de la persona se aleja completamente de lo que consideramos una alimentación saludable. Tienen una alimentación excesiva y compulsiva en cortos periodos de tiempo, llamados ‘atracones’.

Este hecho le produce una sensación de arrepentimiento que le lleva a provocarse el vómito o abusar del uso de laxantes. La bulimia junto con la anorexia nerviosa son los Trastornos de la Conducta Alimentaria con mayor incidencia en chicas adolescentes.

Vigorexia

Aunque la mayoría de los diagnósticos de vigorexia como Trastorno de la Conducta Alimentaria se producen en la disciplina deportiva del culturismo. Pero la creciente ola del Fitness ha provocado el aumento de su incidencia y cada vez se encuentran más casos en este grupo de ejercicios.

El vigoréxico sufre una obsesión con su imagen corporal. Sus logros no son suficientes lo que le provoca una falta de autoestima e inconformismo con su físico. Incluso su necesidad compulsiva de ejercicio le puede llevar a una dependencia de la sensación de euforia que provocan del endorfinas por las práctica de ejercicio.

Factores implicados en las TCA’s

Estas enfermedades de Trastorno de la Conducta Alimentaria se ven continuamente en los deportes de élite. La exigencia de la competición, y el afán por alcanzar éxito y fama, le lleva a tomar medidas contra su salud. 

Las disciplinas que se ven más afectadas por esta situación suelen ser aquellas de tipo individual y son diferentes según sexo.

  • Categoría femenina (más preocupantes):
    • Gimnasia
    • Patinaje artístico
    • Ballet
  • Categoría masculina:
    • Culturismo
    • Boxeo
    • Natación
Chica haciendo esfuerzo levantando pesas.

Lamentablemente, el sexo femenino es el más afectado por los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Uno de los motivos es la idealización del cuerpo de la mujer. El ideal de belleza de la mujer ha sido históricamente preestablecido y la actualidad social sigue realizando una continua presión al respecto.

Por ello, los adolescentes suelen ser más susceptibles a este tipo de criticas e imposiciones, con una personalidad todavía no asentada. Lo que les hace vulnerables al juicio social sobre su imagen. Así que si eres mujer y adolescente… ¡huye!.

“Los gramos que pesan en la mente” Mónica Castro Betancourt

Efectos de los Trastornos de la Conducta Alimentaria sobre el rendimiento

El padecimiento de algún tipo de Trastorno de la Conducta Alimentaria, conlleva una disminución del rendimiento a largo plazo, ya que se ven afectados diferentes procesos fisiológicos.

La resistencia física se ve disminuida por la deshidratación que sufre el deportista. La necesidad de ver sus músculos definidos les lleva a reducir su consumo de agua e incluso abusar de diuréticos. Por esto mismo, la pérdida de las reservas de nutrientes del organismo como el glucógeno (reserva de glucosa) y de grasa.

El diagnostico precoz y el apoyo por parte de los familiares y personas del entorno deportivo del deportista es crucial para encontrar una solución al Trastorno de Conducta Alimentaria que padece.  Es una lucha continua por superar tanto la crisis psicológica como nutricional. No hay que menospreciar su dureza y consecuencias.