Ventajas y desventajas de la natación

Yamila Papa Pintor · 26 enero, 2019
Si realizas natación o estás pensando en comenzar con este maravilloso deporte, es conveniente que tengas en mente las siguientes observaciones con relación a sus pros y contras.

Si quieres practicar natación, seguramente has investigado un poco sobre uno de los deportes más completos que existen, pero aún te quedan algunas dudas. En este artículo, te contaremos las ventajas y desventajas de nadar.

¿Cuáles son las ventajas de la natación?

Comenzaremos con las ‘buenas noticias’ de este maravilloso deporte, que se practica a toda edad y en cualquier momento del año:

1. Ayuda a adelgazar

Cuando nadamos, el cuerpo debe enfrentarse a la fuerza del agua, pero casi no se da cuenta de ello. Dicha resistencia aumenta el trabajo metabólico, lo que se traduce en una mayor quema de calorías; por ende, aumenta la posibilidad de bajar de peso.

2. Es bueno para las articulaciones

En relación a lo que mencionamos anteriormente, la natación no ejerce impacto en las rodillas —por ejemplo— como sí sucede cuando hacemos ejercicio en el suelo. Al flotar, los músculos no tienen que soportar nuestro peso. Por esa razón, se recomienda para personas con artritis, sobrepeso o dolores musculares.

3. Evita enfermedades

Al nadar, podemos evitar ciertas enfermedades como la osteoporosis, que afecta los huesos sobre todo en mujeres mayores de 45 años. Además, refuerza el sistema inmunitario y reduce los casos de gripes y resfriados en invierno.

Chica haciendo natación.

4. Reduce el estrés

La natación favorece la producción de un neurotransmisor llamado dopamina, encargado de regular el estado de ánimo. Sumado a eso, este deporte reduce la ansiedad, permite la relajación mental y disminuye el estrés. También permite dormir mejor y dejar de lado el insomnio.

5. Fortalece el corazón

Una de las principales ventajas de la natación —como sucede con los deportes aeróbicos— es que refuerza la función cardíaca y mejora el aparato circulatorio. Esto quiere decir que regula la presión arterial, reduce el riesgo de padecer infartos y hasta ‘limpia’ las arterias.

6. Permite socializar

A menos que alquilemos la piscina para nosotros solos o que tengamos una de tamaño olímpico en casa, para hacer natación tenemos que interactuar con otras personas, quizás de nuestra misma edad.

Esto es muy bueno en el caso de vivir solo o no tener demasiados amigos, ya que generará una especie de ‘conexión’ con los colegas que comparten aficiones similares.

Desventajas de la natación

Si bien la natación es un deporte muy completo y beneficioso, también tenemos que indicar cuáles son las principales desventajas que presenta:

1. Favorece algunas lesiones

Principalmente la tendinitis, que aparece cuando practicamos más de lo recomendado. Puede afectar las articulaciones y suele ser bastante dolorosa.

2. Aparición de hongos

La micosis es una de las desventajas de la natación, pero también de otros deportes, si usamos las duchas del gimnasio o club. Los hongos en los pies son frecuentes cuando no nos secamos bien entre los dedos.

3. Alergias en la piel

Las piscinas son desinfectadas con una buena cantidad de productos químicos, como el cloro. Esta sustancia puede, por un lado, generar alergias dérmicas y, por el otro, irritar las mucosas, principalmente en los ojos. Esto último se reduce con unas buenas gafas de natación.

Ejercicios de natación para bajar peso.

4. Falta de elementos adecuados

Para practicar natación, necesitamos una piscina (claro está) pero también ciertos elementos específicos, como por ejemplo traje de baño, gafas especiales, gorro para el cabello… y no siempre tenemos cerca un gimnasio que ofrezca la opción de nadar ni el dinero para equiparnos.

5. Abandonos en invierno

Durante el verano, nadar es una actividad maravillosa porque reduce el calor y nos permite estar en una piscina sin irnos de vacaciones. Sin embargo, cuando llega el invierno, es más probable que dejemos de hacer deporte.

El hecho de cambiarse de ropa, bañarse, salir con el cabello mojado o tener que pensar en un traje de baño cuando hace frío son motivos suficientes para decirle no a esa actividad.

A su vez, relacionamos a la natación con las enfermedades invernales como el resfriado, pero en realidad estas aparecen cuando no nos abrigamos bien al salir del gimnasio o permanecemos mucho tiempo con las prendas mojadas. Si somos cuidadosos, no tenemos por qué caer en cama tras la clase.

Como se puede ver, son más las ventajas que las desventajas de practicar natación, e incluso estas últimas se pueden revertir o reducir con algunos hábitos específicos. Te recomendamos que nades al menos dos veces por semana para disfrutar de todos sus beneficios.

  • Arribas, I. S. (2002). Natación y flexibilidad. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad F\’\isica y Del Deporte.