Ballet fitness: una nueva versión que te encantará

26 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
Una de las nuevas tendencias del ejercicio físico es el ballet fitness, una disciplina de entrenamiento que reúne lo mejor de ambas y permite hacer deporte de una forma novedosa.

Cuando hablamos de ballet fitness, es conveniente analizar primero ambas disciplinas por separado. Por sí solo, el ballet no se considera un deporte. Su naturaleza se acerca más hacia la expresión artística mediante el movimiento, aunando al mismo tiempo elegancia y sofisticación.

Asimismo, es una disciplina clave dentro de la danza. Para quienes lo practican, ofrece unos beneficios tanto físicos como mentales muy importantes.

Ante la necesidad de expandir el ballet hacia el campo del deporte y del entrenamiento, nace el ballet fitness, que no es más que la unificación de ambas disciplinas. Para ello, toma las características más atractivas de cada una y las combina para crear un nuevo concepto y practicar deporte de una manera muy novedosa.

¿En qué consiste este entrenamiento?

La idea que se busca con el ballet fitness es, tomando como base la danza clásica, acercar a cualquier persona a esta disciplina con el principal objetivo de estirar y tonificar los músculos y adelgazar.

Para poder alcanzar estas metas, se mezcla la danza clásica con movimientos más modernos y que puedan ser mucho más atractivos a la hora de ejecutarlos. Al mismo tiempo, se emplea otra modalidad de la danza clásica como es el barre á terre, o como se conoce en el sector fitness, el trabajo en suelo.

Para que una sesión de ballet fitness sea totalmente eficaz, se debe realizar y mantener un trabajo de musculación a una intensidad moderada. Para que esto se produzca, será fundamental el dominio y control corporal, así como el trabajo de respiración, tan importante en esta como en cualquier modalidad deportiva.

El ballet fitness propone ejercitar con elementos comunes de los centros de danza.

¿Qué beneficios aporta el ballet fitness?

Con su práctica continua, es posible aprovechar una serie de beneficios que pueden ser muy importantes para la salud y que se vuelven más fáciles de conseguir cuando se realiza una actividad tan atractiva como esta:

  • Tonifica todos los grupos musculares, puesto que se trabaja con una gran amplitud de movimientos.
  • Mejora y desarrolla el equilibrio y la flexibilidad.
  • Obliga a realizar un trabajo de coordinación muy importante, ya que se emplean diversos movimientos a la hora de ejecutar los ejercicios. Al mismo tiempo, se incluyen música y ritmo, lo que intensifica el trabajo coordinativo.
  • Fortalece las articulaciones, lo que disminuye el riesgo de sufrir cierto tipo de lesiones.
  • Constituye un importante trabajo de higiene postural. Gracias a las posiciones de ballet, que favorece una posición erguida y cadera adelantada, se puede mejorar algo tan importante para el día a día como es el control postural.
  • Ayuda a estilizar la figura y fortalece en gran medida la musculatura de la espalda y de la zona media del cuerpo. Ambos beneficios se deben a la enorme cantidad de movimientos diferentes que se realizan en cada clase.
  • Tal y como comenta un importante estudio, gracias al factor emocional, podremos mejorar nuestra salud mental con la danza.

¿De qué se compone una sesión de esta disciplina?

Una sesión de ballet fitness está compuesta por las siguientes etapas:

  • En primer lugar, se realiza la parte del calentamiento: en este momento la musculatura, así como las articulaciones, adquieren la temperatura y movilidad adecuada para el esfuerzo posterior. Se puede utilizar la barra de ballet para ejecutar diferentes posiciones que permitan activar la musculatura implicada.
El estiramiento también forma parte de estas clases de danza.

  • Una vez realizado el calentamiento, llegará la parte de cardio: la idea aquí es aumentar las pulsaciones. Para ello, se puede recurrir a ejercicios tales como planchas, sentadillas en gran plié —también conocidas como sentadillas sumo— o trabajo abdominal, entre otros.
  • Por último, y no por ello menos importante, se trabaja la flexibilidad: en esta última fase, se introduce ya la música de ballet. En esta parte es cuando los movimientos se vuelven mucho más fluidos, lo que permitirá bajar las pulsaciones y recuperar el estado inicial.

Ahora que ya conoces todo lo que debes saber del ballet fitness, te invitamos a que busques un centro cercano donde poder empezar a practicarlo. ¿A qué esperas para estar a la última con esta nueva tendencia? ¡A probarlo!

  • Buse, Zeynep & Sarikaya, Zeynep & Colucci, Erminia. (2017). The Effectiveness of Dance Movement Therapy (DMT) on Reducing Symptoms of Mental Illnesses: A Systematic Review.
  • Karkou, V., Aithal, S., Zubala, A., & Meekums, B. (2019). Effectiveness of Dance Movement Therapy in the Treatment of Adults With Depression: A Systematic Review With Meta-Analyses. Frontiers in psychology, 10, 936.