7 consejos para correr una maratón sin parar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 28 febrero, 2019
Francisco María García · 28 febrero, 2019
Para correr una maratón y hacerlo con ciertas garantías de poder terminar la carrera, es necesaria una buena preparación. También es positivo tener en cuenta determinados factores. Estos siete consejos te ayudarán a conseguir tus metas.

El objetivo de correr una maratón entera es el reto soñado de muchas personas. En la actualidad, las marcas deportivas impulsan la realización de estas competencias en las ciudades, pero… ¿cualquier persona puede completar todo el trayecto?

En realidad, cada cuerpo es un universo distinto de posibilidades. No obstante, con una buena preparación y algunos consejos, sin dudas podemos hacer una buena carrera. A continuación, veremos cómo alcanzar ese objetivo de todo corredor amateur.

Sugerencias para correr una maratón sin pausa

1. Aumenta la carga calórica antes de correr

Una parte fundamental de los deportes de carrera es la alimentación. Para poder completar eventos que duran entre tres y cuatro horas, debemos elevar nuestra ingesta calórica. Nos referimos a las horas previas a la competición.

Por todo ello, es fundamental consumir entre 500 y 1 000 calorías un par de horas antes de participar. La ingesta de carbohidratos es fundamental para cubrir las exigencias energéticas que implican correr una maratón.

2. Asegúrate de ir al baño antes de competir

Parece algo lógico, pero muchos corredores amateurs cometen el error de ir al baño mucho antes de competir. El resultado final: deben salir de la competencia para cumplir con la necesidad fisiológica. Podemos aguantar mucho, pero la duración de las maratones es larga.

Lo más recomendable es ir al baño justo antes de comenzar la carrera. De esta forma, tendremos mucho más aguante. Recordemos que dejar a un lado la hidratación no es una opción válida; privarnos del líquido puede hacer que salgamos del evento por un cuadro severo de deshidratación.

Los alimentos para correr una maratón son tan importantes como la preparación misma.

3. Mide tu esfuerzo y velocidad

Uno de los errores más comunes está en correr muy duro cuando apenas estás comenzando. La sensación energética de los primeros minutos es más elevada y, por ello, engañosa. En realidad, lo importante de las maratones es administrar la energía midiendo los esfuerzos.

Por eso, al principio debemos frenarnos un poco para poder tener empuje y energía posteriormente. Este tipo de competencias no son de velocidad; la resistencia es lo único que puede llevarnos a la meta final.

4. La hidratación constante es clave

Anteriormente, hemos visto que tomar agua y bebidas energéticas es necesario para poder continuar. En la práctica, los mejores competidores aprovechan casi todas las paradas para beber agua.

Realmente, la idea no es beber grandes cantidades en movimiento, o podríamos sufrir de cólicos; tampoco se trata de acumular líquido y tener que parar a orinar en medio de la carrera. Lo mejor es parar cada cinco kilómetros e ingerir pequeños sorbos para reponer líquidos.

5. Ingerir hierro es fundamental para resistir

El hierro es un componente clave en la distribución y circulación del oxígeno en el interior del cuerpo. De esta forma, los corredores deben asegurarse de tener buenas cantidades de este elemento en sangre. La mejor manera de hacerlo es vigilando la dieta y consumiendo un suplemento complementario.

Muchas personas pueden tener déficit de hierro. Las personas vegetarianas y las mujeres después de tener la menstruación suelen tener este inconveniente. Las personas mayores y los propios deportistas, también.

6. Hazte un chequeo médico

Antes de correr una maratón, es importante realizar un chequeo con un médico. El profesional revisará todos nuestros valores y nos dirá si estamos aptos para completar el trayecto. Es difícil que estos especialistas nos impidan realizar la actividad física, por lo que no debes tener ningún miedo de consultarlos.

Sin embargo, el doctor sí nos dirá lo que debemos mejorar. Una de las cosas que podremos verificar es el hierro en sangre; también es probable que debamos hacer pruebas relativas al funcionamiento del corazón.

Hidratarse durante la maratón es clave para poder completarla.

7. Correr una maratón: prepararse bien corriendo

Si llegamos a una maratón sin la preparación adecuada, será muy difícil culminarla. La única forma de adquirir resistencia corporal es realizando constantemente actividad física. En este caso, se trata de la carrera.

Lo ideal es tener algunos días a la semana de entrenamiento previo corriendo. Podemos cronometrar el tiempo y, sobre todo, llevar una cuenta de los kilómetros que aguantamos. Cuanto más entrenemos, iremos consiguiendo cada vez una mayor distancia; sin el entrenamiento debido, será prácticamente imposible aguantar demasiado.

Por último, nunca está de más hacer este tipo de actividades en compañía de un familiar o amigo. Está comprobado que practicar deportes con otras personas cercanas puede motivarnos a tener mejor desempeño. En esta disciplina, no se trata de rapidez: lo importante es la resistencia y el factor psicológico.