Fraude financiero en el deporte

Francisco María García·
01 Febrero, 2020
Normalmente los casos de fraude financiero en el deporte vienen derivados del mundo de las apuestas, la política, el tráfico de influencias, los patrocinadores, traspasos de jugadores, etc. Aquí te contamos algunos casos conocidos.
 

Apuestas, patrocinios y tráfico de influencias son los principales móviles del fraude financiero en el deporte. Las disciplinas deportivas deben proyectar una actitud moral, pero sus instituciones son frágiles. Algunos deportes generan un flujo de capitales enorme y, a su vez, incontrolable.

La falta de controles financieros dentro del mundo deportivo ha ido cogiendo mayor importancia mediática en los últimos años. Probablemente, el caso que ha despertado mayor alerta es el FIFAGate del año 2015. Incluso hoy en día continúan las investigaciones, los juicios y las repercusiones del mayor escándalo de corrupción en el fútbol profesional.

Fraude financiero: hacia una definición

El fraude financiero implica un conglomerado de delitos financieros tipificados en leyes nacionales e internacionales. Aquí se puede mencionar la evasión fiscal, el manejo de dinero de dudosa procedencia y la comercialización ilegal de productos.

El solo hecho de obtener beneficios económicos mediante comportamientos ilegales podría entrar en esta categoría. El robo de identidad, la falsificación, el lavado de dinero y todo tipo de engaños en pactos financieros son otras modalidades. Lamentablemente, las estructuras deportivas débiles facilitan este tipo de delitos.

Por eso, la frase ‘fraude financiero’ fue citada de forma generalizada por la prensa durante el llamado FIFAGate. En realidad, este concepto permite englobar una serie de delitos y engaños, en los que el movimiento de fondos ha sido la base de los actos delictivos.

 

Sobornos y lavado de dinero: delincuencia a todo nivel

El problema va más allá de simplemente obtener recursos monetarios de forma fraudulenta. De hecho, prácticas como el tráfico de influencias y el soborno potencian otros delitos financieros.

La corrupción en el fútbol es un tema cada vez con mayor repercusión.

Recordemos que existen una serie de normas internacionales destinadas a regular el movimiento de fondos mundial. Lo correcto es que las empresas, las instituciones y los individuos justifiquen sus entradas y salidas de dinero.

Para poder obtener beneficios, se deben activar una serie de mecanismos ilícitos. Por ejemplo, están las llamadas empresas de maletín, mediante las cuales se encubre la movilización de recursos de forma ilícita. Otro problema está en el lavado de dinero.

Defraudadores de todo tipo han encontrado en deportes como el fútbol una excelente forma de lavar capitales. El lavado de dinero permite movilizar y legalizar recursos monetarios generados por actividades ilícitas. Es así como incluso los delincuentes pueden hacerse accionistas de un equipo burlando investigaciones judiciales.

¿Qué se encontró en el FIFAGate?

El 27 de mayo del 2015, 14 personas fueron arrestadas en el Hotel Baur au Lac de Zúrich. Todos ellos se preparaban para participar en el 65° congreso de la FIFA. Esto ocurrió en el marco de la elección a la presidencia de dicho ente, en la que Joseph Blatter volvería a postularse. Entre los detenidos figuraban siete empleados del fútbol mundial.

 

Las detenciones se realizaron como fruto de investigaciones que el FBI hacía desde el año 2011. Lo primero que se descubrió fueron una serie de pagos por sobornos a funcionarios de la FIFA. El objetivo de estos era lograr patrocinios televisivos, de ropa deportiva y publicidad.

Una segunda investigación reveló hechos de corrupción variados en el seno de las instituciones de fútbol. Con ello, salieron a la luz casos como la compra de votos para la elección de sedes de Copas del Mundo.

A su vez, se encontró evidencia de sobornos realizados en torno a la Copa América Centenario disputada en Estados Unidos. También se investigaron amaños de partido ligados a apuestas ilegales.

La corrupción en el mundo del deporte debe ser combatida por todos los actores de este ámbito.

Fraude financiero en el deporte: no solo es el fútbol

En septiembre del año 2019, una funcionaria de hacienda española fue condenada por ayudar a estafar a deportistas internacionales. En este caso, figuraron como victimas atletas del fútbol y baloncesto. La red delictiva logró captar 6,3 millones de euros en devoluciones fiscales del IRPF.

El problema con el fraude financiero en el deporte está en la falta de control desde las entidades deportivas. No obstante, estas instituciones también son regidas por el derecho nacional e internacional en la materia. Pocas federaciones e instituciones tienen estructuras para combatir la corrupción interna.

 

Además, el fraude financiero es un delito penal que debe ser tratado desde los órganos judiciales. Acuerdos internacionales como la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional trabajan este tipo de problemática.

A decir verdad, el fraude financiero en el deporte es una problemática difícil de abordar, incluso para los Estados. Mucho más complejo lo es para directivos y federativos, que por lo general vienen de desempeñar una vida deportiva. No obstante, incurrir en este tipo de delito va más allá de suspensiones y es tratado con sentencias penales.

 
  • Aida Miguel Sanz. 2015. Relevancia penal del fraude deportivo. Extraído de: https://biblioteca.unirioja.es/tfe_e/TFE000934.pdf
  • Universidad Islas Baleares. 2018. Economía del deporte: Ingresos y tributación de los deportistas profesionales. Extraído de: https://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/148591/GECO_2018_050.pdf?sequence=1&isAllowed=y