Analizamos a Steffi Graf

Jorge Camon · 14 noviembre, 2018
La tenista alemana dominó el panorama tenístico con puño de hierro durante sus mejores años, y aún hoy conserva récord que ningún tenista, ni hombre ni mujer, ha sido capaz de igualar

La ex tenista alemana Stefanie Maria Graf, más conocida como Steffi Graf, es considera por gran parte de los medios y especialistas como una de las mejores jugadoras de tenis de la historia. Su larga carrera y trofeos conseguidos avalan a una tenista que consiguió enganchar al público.

Su carrera como tenista

Steffi Graf empezó a jugar a tenis a la temprana edad de 3 años. Con tan solo trece ganó las copas Junior de Alemania y Europa, y el 18 de Octubre de 1982, empezó a jugar profesionalmente. La tenista, con tan solo 15 años, participó en los Juegos Olímpicos de los Ángeles en el año 1984 y ganó la medalla de oro.

Graf se convirtió en la número uno del mundo el 17 de agosto de 1987, y se mantuvo en esa posición hasta el 10 de marzo de 1991; 186 semanas consecutivas, un hito que marcó un récord que sigue vigente. Al finalizar su carrera, sumó un total un total de 377 semanas en el primer puesto.

El juego de Steffi Graf.

La Associated Press la nombró ‘Mejor Tenista del Siglo XX’ en el año 1999, y fue campeona mundial en siete ocasiones (1987, 1988, 1989, 1990, 1993, 1995 y 1996).

​La tenista alemana ganó 22 títulos individuales de Grand Slam entre los años 1987 y 1999. Entre estos títulos se encuentran cuatro Abiertos de Australia, seis Roland Garros, siete Wimbledon y cinco Abiertos de Estados Unidos.

En 1988 se convirtió en la primera y única tenista -tanto hombre como mujer- en ganar el verdadero Golden Slam. Derrotó a Chris Evert en el Abierto de Australia, a Natasha Zvereva en Roland Garros, a Martina Navratilova en Wimbledon, a Gabriela Sabatini en el Abierto de los Estados Unidos y nuevamente a Sabatini en la final de los Juegos Olímpicos de Seúl.

También es la única tenista hombre o mujer en haber ganado como mínimo 4 veces cada uno de los torneos de Grand Slam y en todas las superficies. Steffi se retiró del mundo del tenis el 13 de Agosto del 1999.

Así es personalmente

Una anécdota muy repasada de la tenista fue que durante una dura semifinal en Wimbledon contra Kimiko Date, Graf estaba preparándose para el saque cuando un espectador gritó: “¡Steffi! ¿Te casarías conmigo?”. La tenista se preparó para sacar, botó la pelota contra el suelo, se giró hacia el espectador y le contestó: “¿Cuánto dinero tiene?”.

Cabe destacar, que la jugadora tiene un hijo en común con el también ex tenista, Andrea Agassi. Parece que el joven se decanta por el béisbol, ya que sus padres no le han inculcado el tenis como forma de vida, afirman que ya han tenido bastante.

Steffi Graf y Andrea Agassi.

Estilo de juego

La jugadora alemana se ha ganado a pulso tener el título de la mejor tenista de la historia, pues su estilo de juego le hizo llegar a lo más alto. La prensa hablaba del estilo de juego de la tenista definiéndolo como elegante y espectacular; una mezcla de potencia y calidad a raudales.

El mejor arma de esta tenista era su golpe de derecha, pero no podemos olvidar sus famosos golpes cortados. En definitiva, su variedad de golpes hacía que sus rivales no tuvieran nada que hacer contra ella en pista.

También ayudaba su velocidad y movimiento de piernas en el terreno de juego, que le hacían llegar a todas las bolas y poder dominar la pista; estilo de juego que realmente le gustaba a la tenista.

Su derecha, ya comentada anteriormente, no era precisamente la más ortodoxa. Era un golpe potentísimo y muy preciso, con el que conseguía desbordar a sus rivales desde cualquier ángulo de la pista. Por el contrario, con su revés no tenía la misma confianza, y sólo en contadas ocasiones utilizaba este golpe para ganar los puntos.

No obstante, era capaz de ejecutar con gran precisión el revés cortado, que le servía para incomodar a su rival y que terminaría siendo tan característico de su estilo de juego como su potente derecha.

Además, poseía un gran servicio y, aunque jugaba básicamente desde el fondo de la pista, voleaba con precisión.