Cómo mantenerse delgado y saludable durante las vacaciones

Pilar Gimeno Landa · 25 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 25 marzo, 2019
¿Crees que mantenerse en forma es imposible durante las vacaciones? En este artículo, te vamos a demostrar que no y, además, te prometemos que te lo vas a pasar mejor de lo que te imaginas durante este período.

Mantenerse delgado y saludable durante las vacaciones es un verdadero reto. En muchas ocasiones, pasamos meses a dieta y realizando ejercicio de forma regular para lucir nuestro mejor cuerpo durante este período y, tras la vuelta, vemos que hemos recuperado esos odiosos kilos. ¿Cómo evitar que esto suceda?

En este artículo, te vamos a demostrar que es posible disfrutar de las vacaciones y, al mismo tiempo, mantenerse delgado y saludable. Si no te lo crees, sigue leyendo y descubre cómo lograrlo.

Con estos cuatro sencillos tips, lograrás volver de tu descanso en la misma forma que lo comenzaste y habiendo disfrutado lo mismo o más. No tienes por qué restringir ninguna salida o comida, ya que puedes seguir desarrollando tus vacaciones tal y como lo habías planeado. Simplemente, te proponemos una serie de planes que harán que te cuides y que disfrutes al máximo.

4 consejos para seguir delgado y saludable en vacaciones

1. Callejea para conocer los sitios menos turísticos

Las vacaciones no son sinónimo de vida sedentaria. Durante este lapso de descanso, puedes caminar durante una hora al día sin apenas esfuerzo. Una buena forma de hacerlo es disfrutando un paseo marítimo al atardecer o las puestas de sol en la playa.

También te recomendamos que hagas turismo callejeando por la ciudad que visites. Además de hacer ejercicio, te mezclarás entre la gente autóctona y descubrirás preciosos rincones, lejos de la zona más turística. Sin apenas darte cuenta, habrás caminado durante más de una hora manteniendo tu cuerpo activo y quemando calorías.

Al caminar se liberan endorfinas, y por tanto el estado de ánimo mejora y la persona se siente más feliz.

2. Escoge las tapas más saludables

Es cierto que, durante las vacaciones, comemos más cantidad de comida y de peor calidad. También es más habitual salir a tapear antes de comer o cenar. Estas tapas son, en muchas ocasiones, las culpables de que después un viaje de relax volvamos con esos molestos kilos de más.

Nuestro consejo es que sigas disfrutando de estos momentos, ya que no tienes motivo para dejar de hacerlo. Lo único que tienes que hacer es escoger aquellas opciones más saludables.

Por ejemplo, las banderillas de encurtidos, las gambas al ajillo, los mejillones, el pulpo o los pimientos de padrón son muestras de que se puede disfrutar de las vacaciones al mismo tiempo que te mantienes delgado y saludable.

3. Haz deporte de manera divertida

Durante las vacaciones, puedes seguir realizando deporte y quemando calorías. Además, es posible hacerlo de forma divertida y sin apenas ser consciente de que estás haciendo ejercicio. Tal y como vas a comprobar, hay muchas formas de mantenerse en forma y disfrutar del descanso simultáneamente.

Una forma es alquilando un tobogán acuático o practicando paddle surf (imagen principal). Es la mejor manera de mezclar diversión, tiempo en familia y ejercicio. Solo te darás cuenta del esfuerzo que has realizado cuando, al acabar el día, te encuentres agotado. Subir y bajar constantemente al tobogán o remar, en el caso del paddle surf, son un ejercicio fantástico durante este período.

Si no pasas las vacaciones en la playa también puedes hacer deporte de manera divertida. Las rutas senderistas o los paseos a caballo son una forma muy bonita de conocer todos los rincones del espacio que estés visitando.

4. Bebidas saludables, la mejor forma de refrescarte

Los refrescos y el alcohol son, a menudo, los principales culpables de que engordemos durante las vacaciones. Es habitual recurrir a ellos en los momentos que tenemos calor y estamos deshidratados. Desde luego, no pasa nada por beber un refresco o acompañar la comida de una copa de vino.

Volver a la rutina de entrenamiento puede ser un proceso costoso, hay que tomarlo con calma.

No obstante, si se convierte en algo habitual, será imposible que te mantengas delgado y saludable durante las vacaciones. Algunas de las alternativas son los zumos naturales, el agua o las bebidas complementarias para deportistas.

Otra buena opción es refrescarte con opciones tan saludables como el gazpacho o el salmorejo. De este modo, no solo te estarás hidratando, sino que también estarás aportando a tu cuerpo nutrientes muy saludables.

Después de leer estas cuatro propuestas, seguro que estás deseando aplicarlas. Hemos logrado crear una planificación divertida y saludable a partes iguales que seguro que le encanta a toda la familia. Así, es una verdadera gozada disfrutar de las vacaciones al mismo tiempo que te cuidas y te mantienes delgado y saludable.

  • Ruvalcaba, C. G., Tucker, K. L., Morita, K., Qiao, N., Hannan, M. T., Cupples, L. A., & Kiel, D. P. (2009). Consumo de refrescos y riesgo de obesidad en adolescentes de Guadalajara, México. Boletín Médico Del Hopital Infantil de México.