Qué alimentación seguir si se practica powerwalking

Pilar Gimeno Landa·
14 Enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales al
14 Enero, 2019
Si te gusta el pedestrismo, te recomendamos que intentes practicar el powerwalking. Se trata de una variable cada vez más utilizada por muchas personas. Te contamos cómo complementarla con una buena alimentación.
 

Quizás en primera instancia te parezca un poco absurdo, pero, ¿sabías que caminar no es tan sencillo como parece? A continuación, te presentamos una nueva práctica deportiva, el powerwalking, que consiste en eso, caminar. Conoce todo sobre esta disciplina y la alimentación recomendable para ella.

En primer lugar, debes tener en cuenta que no nos estamos refiriendo a caminar del mismo modo que cuando se va a hacer la compra o a trabajar. Esta práctica deportiva recibe el nombre de powerwalking y, como no podía ser de otra manera, cuenta con una alimentación específica.

¿Qué es el powerwalking?

Quizá nunca hayas oído sobre esta palabra y su significado, pero lo cierto es que cada vez son más las personas que practican este deporte. El powerwalking es una modalidad deportiva que consiste en caminar. Eso sí, debes tener en cuenta que no vale hacerlo de cualquier forma. 

Hay que tener presente que el powerwalking tiene como finalidad la de mejorar la resistencia, la forma física y tonificar los músculos. Es por ello que debe realizarse a una intensidad media o alta, sin pausas y con una duración determinada.

Este deporte está especialmente recomendado para los deportistas que están en día de descanso o para aquellas personas que, por cualquier problema de salud, no pueden realizar ejercicio de alta intensidad.

Si se busca lograr los resultados deseados, es importante que este deporte se realice de la forma adecuada. Del mismo modo, es imprescindible que la persona lleve a cabo una alimentación saludable y adaptada a este esfuerzo físico.

 
Una pareja caminando por la playa.

Cuestiones destacadas de este deporte

De una forma muy básica, las principales características son las siguientes:

  • Sesiones de una duración entre 45 minutos y una hora.
  • Ritmo de 9 kilómetros por hora. Es un paso rápido, sin llegar a ser trote.
  • La postura es fundamental: Se ha de mantener la espalda recta, contraer la tripa y mirar hacia el frente.

¿Qué alimentación es la más adecuada?

Como mencionamos previamente, la finalidad de la práctica de powerwalking es estar en forma y tonificar los músculos. Además, son muchas las personas que realizan habitualmente este deporte para adelgazar y alcanzar su peso ideal.

Por todo ello, lo más adecuado es desterrar de la alimentación los refrescos, la comida rápida y la precocinada. Así, no solo lograremos alcanzar antes nuestros objetivos, sino que también gozaremos de una mejor salud.

Aunque sea un deporte de intensidad baja, es importante estar bien hidratado. En este sentido, lo más recomendado es beber agua antes de realizar la sesión de ejercicio. Si vas a practicar powerwalking durante más de media hora, será necesario que lleves contigo una pequeña botella de agua. De este modo, podrás ir bebiendo y compensando la cantidad de líquido que pierdes.

 

En el caso de que realices sesiones de powerwalking prolongadas —es decir, de más de una hora de duración—, deberás llevar contigo algún tipo de snack. Si este alimento es rico en hidratos de carbono, lograrás un extra de energía que será perfecto para acabar tu sesión al máximo nivel.

Beneficios del powerwalking

La práctica de powerwalking tiene una gran cantidad de beneficios en todos los niveles. A continuación, te contamos cuáles son los principales. Te sorprenderá conocer que una práctica tan sencilla puede repercutir de forma tan positiva en el organismo.

  • Pérdida de peso: Una de las principales ventajas del powerwalking es que se trata de una manera sencilla de perder peso. Si no realizas ejercicio de forma habitual, esta es una buena forma de comenzar a hacerlo. Como se trata de un ejercicio de baja intensidad, es aconsejable realizarlo varias veces por semana para notar los resultados.
Dos chicas caminando por un parque.

 
  • Liberación de estrés: Vivimos inmersos en una rutina agotadora. El trabajo o los problemas familiares son algunos de los principales causantes del estrés. Una buena forma de olvidarse de todo, dejar la mente en blanco y relajarse es realizar powerwalking. Notarás como llegas a casa más relajado.
  • Tonificación muscular: Después de unas semanas practicando powerwalking, notarás como tus músculos se tonifican. Especialmente, verás que comienzan a definirse los gemelos y los glúteos, ya que son las zonas que más se trabajan.

Ahora que conoces en que consiste el powerwalking, ya no hay ninguna excusa para no realizarlo. Es una práctica deportiva muy beneficiosa y que, además, pueden realizar todo tipo de personas. No esperes más y sal a la calle a ponerte en forma al mismo tiempo que te relajas y liberas estrés.