3 bocadillos para antes del entrenamiento

Pilar Gimeno Landa·
18 Febrero, 2019
La alimentación antes de realizar ejercicio es fundamental, pero suele ser la gran olvidada para muchos deportistas. Para que esto no ocurra, te proponemos tres bocadillos saludables para antes del entrenamiento.
 

Muchos deportistas tienen especial cuidado acerca de los alimentos que consumen después de realizar ejercicio. Esta es la mejor forma de que el esfuerzo que han hecho en el entrenamiento dé sus frutos y logren alcanzar sus metas. En cambio, la alimentación previa a la realización del entrenamiento suele pasar mucho más desapercibida. Para ayudarte, en este artículo te proponemos varios bocadillos para antes del entrenamiento.

Todos ellos se elaboran fácilmente a partir de alimentos muy asequibles. Tal y como vas a comprobar, no hay ninguna excusa para no alimentarse correctamente antes de realizar un entrenamiento. Además, están buenísimos y será un auténtico goce tomarlos para preparar el cuerpo.

¿Qué debo comer antes de entrenar?

Comer antes de entrenar es fundamental para ganar masa muscular. Para lograr este objetivo, hay que tomar hidratos de carbono y proteínas, prestando especial atención al primero de estos nutrientes. Con esta combinación, lograrás que tu cuerpo tenga suficiente energía y, al mismo tiempo, le estarás aportando aminoácidos.

Además, los carbohidratos se absorben de manera más rápida, por lo que te aportarán energía en la primera fase del entrenamiento. Durante la segunda fase, seguirás notándote activo por el efecto de las proteínas, que se asimilan a una velocidad más lenta.

También debes hidratar tu cuerpo para prepararlo para la cantidad de líquidos que va a perder. Lo más recomendado es tomar un vaso de agua, bebida isotónica o zumo natural y dejar un espacio de media hora antes de comenzar el ejercicio. Esto te ayudará a estar hidratado sin sentirte pesado.

 

3 opciones de bocadillos para antes del entrenamiento

1. Bocadillo de atún

Una buena forma de tomar al mismo tiempo hidratos de carbono y proteínas es a través de este estupendo bocadillo de atún. Antes de comenzar, vale aclarar que es importante que el pan sea de calidad.

Actualmente, podemos comprar pan en una gran cantidad de establecimientos, pero cada vez es más complicado encontrar un producto de calidad. Merece la pena buscar una panadería tradicional donde poder encontrar uno con muchas más propiedades.

Respecto al atún, resulta perfecto para tomar antes de entrenar, ya que es una gran fuente de proteínas. Concretamente, contiene 30 gramos de este nutriente por cada 100 de producto.

Si lo consumes en conserva, no hay problema: es igual de beneficioso. Tan solo tienes que tener en cuenta que debes elegir las opciones al natural. De lo contrario, ya no serán tan saludables como bocadillos para antes del entrenamiento.

Tostadas de atún y queso fresco.

2. Bocadillo de lomo embuchado

Si prefieres las opciones con carne, una de las mejores que puedes escoger es el lomo embuchado. Este producto contiene 50 gramos de proteína por cada 100 de producto, por lo que es un bocadillo perfecto para tomar antes de entrenar.

 

De todos los tipos de embutidos, hemos escogido el lomo embuchado porque es, por muchísima diferencia, el que más nos interesa para un momento como este. No solo contiene una gran cantidad de proteínas, sino que además es bajo en grasa. Te recomendamos que elijas aquellos cortes que menos grasa contengan, para que el lomo sea lo más saludable posible.

El lomo embuchado contiene una cantidad mínima de grasa y alrededor de 35 gramos de proteína por cada 100 de producto.

3. Bocadillo de huevo duro y tomate

En la lista de alimentos ricos en proteínas, no podía faltar el huevo duro. Este alimento contiene 13 gramos de proteínas por cada 100 de producto. Además, tiene la gran ventaja de que se puede cocinar previamente y tenerlo listo en la nevera para cuando vayamos a consumirlo.

Seguro que estás pensando que un bocadillo de huevo duro no es muy agradable. Nosotros pensamos lo mismo, así que te proponemos combinarlo con otros productos que, aunque no son ricos en proteínas, sí que son ligeros y totalmente saludables.

Una buena opción son unas rodajas de tomate, hojas de lechuga o trozos de pepino. También puedes untar un poco de hummus de garbanzos en el pan para que la textura sea más agradable.

Huevo duro y tomate son dos grandes bocadillos para antes del entrenamiento.
 

¡Cuidado con las porciones!

Es importante destacar que no basta con tomar alimentos adecuados para preparar el cuerpo para realizar un esfuerzo. Hay que tener en cuenta la cantidad en la que los estamos consumiendo y con qué otros productos los acompañamos.

Los bocadillos para antes del entrenamiento deben ser de tamaño mediano y no estar relleno con un exceso de alimentos, por muy saludables que sean. Si comemos más de la cuenta antes de asistir al gimnasio, será imposible que rindamos de forma adecuada. Nos sentiremos cansados y con el estómago pesado y de nada habrá servido tomar alimentos saludables.

 
  • Villegas García, J. A., & Zamora Navarro, S. (1991). Necesidades nutricionales en deportistas. Archivos de Medicina Del Deporte Revisión.

Martínez, I. (2014). Aminoácidos y proteínas. Bioquímica Práctica.