Quercetina: el antioxidante antinflamatorio para los músculos

Francisco María García · 17 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales el 15 febrero, 2019
Entre los diferentes principios activos flavonoides, muy positivos para el desarrollo muscular, encontramos a la quercetina. Se trata de un elemento fundamental para nuestra salud y la de nuestros músculos.

La quercetina es una sustancia que pertenece a la familia de los flavonoides. Se encuentra en una gran variedad de frutas y vegetales; también está disponible en suplementos alimenticios. Su poder antioxidante es extremadamente elevado, por lo que tiene efectos muy positivos en el organismo. Además, también posee propiedades antinflamatorias.

Estas dos características que hemos visto convierten a la quercetina en un elemento vital para mantener la salud de nuestro cuerpo, y en particular de los músculos. Su poder antioxidante evita la formación de radicales libres de oxígeno en las células, y evita así su envejecimiento y degeneración.

Qué es la quercetina

La quercetina es un nutriente que, a pesar de ser poco conocido, es muy importante y útil para el organismo. Pertenece a la familia de los flavonoides; para ser más exactos, se trata de una variante de los polifenoles y es uno de los más activos.

Esta sustancia tiene una sorprendente variedad de pigmentos repartidos en sus moléculas. Hay tonalidades muy azules, como aquellas presentes en los arándanos, y otras rojas, como las de las frambuesas. También están los amarillos y los verdes, de las manzanas o las cebollas.

La quercetina tiene una gran actividad biológica y forma parte de los antioxidantes más potentes. Es, por lo tanto, uno de los nutrientes esenciales para garantizar la salud de nuestro organismo.

Este principio activo reduce las consecuencias que tienen los radicales libres en las células, entre las que podemos incluir el envejecimiento y los tumores malignos. Del mismo modo, también posee propiedades antinflamatorias y antialergénicas.

Dónde se encuentra

La quercetina se encuentra presente en una gran variedad de alimentos, muchos de ellos de consumo habitual. Entre los que contienen mayores concentraciones de esta sustancia, se destaca la cebolla, que se lleva sin duda el mayor porcentaje.

Este vegetal de consumo popular contiene altísimos niveles de quercetina. A menudo se le atribuyen beneficios como la protección contra infecciones e inflamaciones; esta protección se debe justamente a la quercetina que contiene.

Dientes de ajo.

Otros alimentos que contienen altos niveles de esta sustancia son el ajo, algunas frutas muy saludables como la manzana, las cerezas, las espinacas, el brócoli, el mango y el arándano.

La quercetina también se encuentra muy presente en la avena, el té verde, el té negro y el vino tinto. Existen también en el mercado suplementos alimenticios a base de quercetina que se pueden consumir diariamente.

El poder antioxidante de la quercetina

Los radicales libres causan efectos muy dañinos en nuestras células y, en general, en nuestro organismo, por la oxidación que generan. Los antioxidantes son capaces de reducir esos efectos negativos. El consumo de alimentos con altos niveles en quercetina forma una especie de escudo antioxidante en nuestro cuerpo.

Los antioxidantes son moléculas que tienen el poder de retardar y evitar la oxidación de las células. Sin embargo, nuestro organismo produce una gran variedad de radicales libres, y ningún antioxidante puede controlarlos a todos. Por eso es fundamental llevar una dieta equilibrada y variada, que contenga una amplia gama de ellos.

Las propiedades antioxidantes de la quercetina contribuyen a evitar y retardar el envejecimiento de la piel, el daño de los músculos y de órganos fundamentales como el corazón. También ayudan a prevenir la formación de tumores malignos.

Las propiedades antinflamatorias de la quercetina

La quercetina también posee importantes propiedades naturales antinflamatorias y antiespasmódicas. Su consumo ayuda a aliviar los síntomas de la artrosis, la artritis, el herpes, la colitis, la enfermedad de Chron, entre otras importantes patologías.

En la actividad deportiva, la quercetina es muy útil para potenciar el rendimiento físico y atlético. Combate, además, la inflamación de músculos, tendones y ligamentos, y alivia los dolores asociados a este problema.

El brócoli es uno de los alimentos con mayor contenido de ácido fólico.

Otros beneficios de la quercetina

El consumo de quercentina también es beneficioso para muchas otras enfermedades y dolencias. Por ejemplo, mejora el sistema inmunitario, alivia los síntomas del asma y evita o disminuye las alergias, gracias a su poder antihistamínico.

Esta sustancia también protege el hígado, disminuye los dolores crónicos, aumenta la circulación, dilata las venas y arterias y frena las infecciones virales y bacterianas.

La quercetina estimula además la nutrición del cuero cabelludo y del cabello desde el interior del organismo, evitando la caspa. Finalmente, contrarresta los efectos nocivos del estrés y nos ayuda a controlar la ansiedad personal o laboral.