Beneficios del entrenamiento funcional

Jorge Camon · 5 junio, 2018
Un entrenamiento funcional consiste en ejercicios multiarticulares y multimusculares, con los que se puede desarrollar la inteligencia del movimiento humano y, principalmente, en trabajar los diferentes músculos del organismo a través de un circuito

El entrenamiento funcional es un entrenamiento personal muy efectivo, debido a que los ejercicios se adaptan a las necesidades de cada persona, y se orientan para mejorar las funciones diarias y para aumentar la calidad de vida de aquellos que lo practican.

Con los ejercicios de este tipo de entrenamiento, se simulan los movimientos y esfuerzos que realizan los músculos en el día a día.

Diferencia entre entrenamiento funcional y convencional

La diferencia fundamental entre un entrenamiento funcional y un entrenamiento convencional, es que el funcional no se realiza para competir o ser mejor que nadie en algo, simplemente se realiza para mejorar la salud y el bienestar general de la persona que lo practica.

Por otro lado, tradicionalmente, en los entrenamientos se realizaban ejercicios aeróbicos, en los que no se tenían en cuanta las necesidades personales de aquellos que lo realizaban. Sin embargo, en el entrenamiento funcional, se consigue que el deportista saque el máximo provecho a sus movimientos y a su cuerpo en general.

Ejercicios de pilates en casa.

En este entrenamiento se relacionan todas las partes del mundo fitness, además de tener en cuenta la fisiología y la biomecánica del funcionamiento normal del organismo, la neurociencia y las leyes físicas que se aplican en cada movimiento de nuestro cuerpo.

De este modo, los ejercicios se realizan a partir del estudio detallado del funcionamiento del cuerpo de la persona y sus condiciones individuales, con lo que permiten obtener resultados optimizados. Debido a esto, aunque este tipo de ejercicios puedan realizarse en grupo, es muy recomendable realizarlo de manera individual.

De esta manera, además de mejorar capacidades físicas como la fuerza, la velocidad o la resistencia, con el entrenamiento funcional también se trabajan otras capacidades importantes para nuestro día a día como la agilidad, la movilidad, la estabilidad, la coordinación o el equilibrio, además de corregir nuestra postura corporal.

Otra ventaja de este ejercicio, es que no se necesitan máquinas con demasiada tecnología o muy complicadas de utilizar, sino que basta con tener a mano unas mancuernas, pelotas o cintas TRX, entre otros. Esto no quiere decir que sean menos efectivos que aquellos que sí que las utilizan, además de ser más entretenidos.

Facilita la quema de grasa

Es cierto que la alimentación basada en una dieta sana y equilibrada es la clave para perder peso, pero si le añades la práctica del entrenamiento funcional verás como tus beneficios aumentan.

Con este tipo de entrenamiento, podrás quemar la grasa que te sobre pero, además, te ayudará a mejorar diferentes cualidades como la resistencia, el aumento del metabolismo o la fuerza de tus músculos.

Entrenamiento funcional

Mejora la postura del cuerpo

Las incorrectas posturas del cuerpo a lo largo del día, o las situaciones de estrés vividas, pueden dar lugar a desequilibrios musculares. Con estos entrenamientos podrás conseguir corregir estas malas posturas y desequilibrios musculares.

Mejor estabilidad

El entrenamiento funcional trabaja mucho la estabilidad del cuerpo, la flexibilidad, el equilibrio, la movilidad y la fuerza. Gracias a esta combinación de factores, tu cuerpo notará una gran mejoría en la estabilidad, además de favorecer el fortalecimiento de tu salud.

Complemento deportivo

Realizar entrenamientos funcionales sirve tanto para mejorar tu salud, como para complementarlo con otro deporte. Mejora la relación entre el sistema nervioso y el musculoesquelético, para obtener patrones de movimientos rápidos, de reacción y con gran alcance.

Mejora la fuerza del núcleo

Este tipo de entrenamiento, repercute directamente en la activación del núcleo. Podremos ayudar a estabilizar la columna vertebral, mediante una serie de movimientos y posiciones que deberemos realizar diariamente.

Reduce la probabilidad de sufrir lesiones

Más allá de corregir tus posturas y ofrecer beneficios para el cuerpo, el entrenamiento funcional también te ayuda a evitar las lesiones. Gracias a la serie de movimientos y posturas que hemos comentado anteriormente, lograremos también fortalecer tanto los músculos como las articulaciones. No cabe duda de que con una musculatura más fuerte, disminuiremos el riesgo de padecer lesiones.

Chica con lesión en la pierna.

Beneficios sociales

Cada actividad que suponga trabajar en grupo es beneficiosa para las relaciones sociales. Este entrenamiento, como hemos comentado anteriormente, puede realizarse de manera colectiva, por lo que ayuda a entablar nuevas relaciones.