El cuerpo fitness es un cuerpo saludable y fuerte

Yamila Papa Pintor · 10 octubre, 2018
Conoce los principales beneficios de tener un cuerpo fitness, para la estética, la salud y el bienestar; todo depende de una buena alimentación y una dosis de ejercicio

Mucho se habla sobre qué es un cuerpo fitness y de qué manera podemos conseguirlo, ya que al parecer es lo más cercano a la perfección que existe (al menos hasta el momento). Sin embargo, lucir una figura ‘privilegiada’ tiene sus costos y requiere de esfuerzo y compromiso. Te contaremos más en este artículo.

¿Qué es tener un cuerpo fitness?

Si nos referimos estrictamente a la definición, sería una buena forma física que se logra gracias a la nutrición y a la práctica de ejercicio físico moderado o vigoroso varias veces por semana. Por lo tanto, tener un cuerpo fitness está relacionado no solo a lo estético, sino también a la salud. Los beneficios de este ‘físico privilegiado’ tonificado y sin grasa son muchos, como por ejemplo:

  • Mayor resistencia aeróbica y fuerza muscular
  • Más flexibilidad y equilibrio corporal
  • Mejor autoestima y salud mental
  • Menos enfermedades cardiovasculares

Entonces, si es tan bueno tener un cuerpo fitness, ¿por qué algunos atletas reniegan de él? Básicamente porque para alcanzarlo se deben hacer muchos sacrificios en cuanto a rutina en el gimnasio se refiere y gastar bastante dinero en alimentos específicos.

Consejos para practicar ejercicio en la elíptica.

Los entrenamientos fuertes y prolongados (de más de dos horas por sesión y más de cuatro veces a la semana) no son saludables. La dieta cuando es restrictiva en calorías no le aporta lo suficiente al organismo. Los resultados están a la vista en poco tiempo, pero el coste que debemos afrontar a nivel biológico y hasta hormonal puede ser bastante alto.

Es verdad que la vida saludable forma parte del pensamiento colectivo en estos días y eso es algo realmente bueno. La gente presta más atención a lo que come, evita el sedentarismo y consulta con los médicos sobre ‘enfermedades modernas’ como el colesterol o la hipertensión.

Sin embargo, tener un cuerpo fitness va mucho más allá de ello; es un compromiso que debemos asumir y atenernos a las consecuencias. Estaremos más sanos y nuestra silueta se verá como deseamos, pero tampoco podemos descuidar la salud para obtener el físico ‘perfecto’.

¿Cómo tener un cuerpo fitness?

Lucir un cuerpo saludable y fuerte es el objetivo de muchos hombres y mujeres en la actualidad. Por eso es que se habla tanto de lo ‘fitness’ una palabra que engloba hábitos, ejercicios y dietas. Si quieres disfrutar de una siluteta bien marcada y tonificada, privilegiada y envidiada, como primera medida debes ir despacio y no esperar resultados de la noche a la mañana. Algunos consejos:

1. Consulta con un nutricionista

Un profesional de la salud es fundamental para que pueda indicarte qué dieta o plan dietario realizar según tus características particulares: peso, estatura, edad, ejercicio semanal, etc. Pero además, será el encargado de solicitar diferentes exámenes para descartar enfermedades o problemas que puedan estar ocasionando aumento de peso.

2. Come de forma saludable

De la mano con lo anterior, la alimentación es vital para tener un cuerpo fitness como el deseado. En tu plan diario no pueden faltar las frutas y verduras, la fibra, los frutos secos, las legumbres y los cereales integrales.
Además, reducir la ingesta de azúcar, sal y grasas saturadas te permitirá llegar más rápido al objetivo. En vez de carnes rojas, elige cortes blancos y magros, como por ejemplo el pollo o el pavo.

Evitar cometer errores en la dieta.

3. No te quedes con hambre

Este es un error muy habitual entre los que hacen dieta y quieren bajar de peso o tener un cuerpo fitness. Lo mejor sería comer hasta que te sientas satisfecho para evitar la ansiedad o la gula en cualquier momento del día.

El secreto está en qué comes y no cuánto. Claro, porque si llenas tu estómago con verduras y legumbres no es lo mismo que si lo haces con fritos o dulces. Te recomendamos además que comas despacio y mastiques muy bien cada bocado.

4. Ejercita y descansa

Puedes seguir una rutina de ejercicios en el gimnasio o en casa, pero es muy importante que permitas al cuerpo descansar como corresponde. Para empezar, nada de entrenar todos los días o si lo haces, combina una sesión exigente con una más tranquila (por ejemplo salir a caminar).

De esta manera, los músculos se recuperarán del esfuerzo y podrán crecer mejor y más rápido, para permitirte lograr un cuerpo fitness. ¡Y además tendrás las energías recargadas para darlo todo en cada sesión!