4 tips para reducir grasa sin hacer cardio

10 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
Actualmente, el propósito de muchos deportistas es perder peso, y para ello necesitamos reducir la grasa corporal. Descubramos si es posible quemar grasa sin cardio.

Actualmente, el running y otras opciones dentro del cardio están entre las actividades más practicadas. Sin embargo, a muchas personas no les gusta correr, andar en bicicleta o realizar trabajo cardiovascular. En el siguiente artículo os explicamos cómo es posible reducir la grasa corporal sin necesidad de realizar ejercicios de cardio.

Deberemos partir de la base de que realizar un entrenamiento de fuerza bien planificado puede llegar a ser igual o más efectivo que muchos ejercicios aeróbicos si nuestro objetivo es perder grasa localizada. A continuación, presentaremos más detalles acerca de esta cuestión.

4 tips fundamentales para reducir grasa sin cardio

En la siguiente enumeración, podremos ver una serie de recomendaciones que nos facilitarán la tarea conseguir ese objetivo de reducir grasa. Para ello, desmontaremos al mismo tiempo ciertos mitos que afirman que no es posible lograr esta misión sin realizar ejercicio cardiovascular.

1. Haz sesiones de entrenamiento con intervalos

Como ya sabemos, el entrenamiento de alta intensidad —HIIT— es una herramienta fundamental para para conseguir incrementar el gasto calórico y, al mismo tiempo, provocar que el consumo de grasas siga activo, incluso luego de finalizado el entrenamiento.

Esto repercute en el organismo, puesto que se le exige un esfuerzo máximo durante un pequeño período de tiempo. De este modo, podremos entrenar sin miedo a perder músculo y reduciendo grasa.

Los músculos seguirán activos hasta después de la sesión y demandarán oxígeno y energía. Como resultado, el gasto energético seguirá latente para poder lograr su recuperación; se producirá, por lo tanto, una mayor quema de grasa.

Dos chicas haciendo un entrenamiento HIIT.

2. Involucra la máxima cantidad de masa muscular en cada entrenamiento

Si el objetivo es reducir grasa sin cardio, será clave que la base del entrenamiento se componga de ejercicios multiarticulares. Es decir, se deben hacer ejercicios tradicionales como pueden ser las sentadillas, dominadas, planchas, remo, press banca, etc. Todos son ejercicios intensos que, bien ejecutados, requieren una importante cantidad de energía.

La mayoría de estos ejercicios anteriormente mencionados se realizan sin peso extra e implican una serie de movimientos complejos. A la hora de la verdad, pueden ser incluso más eficaces que una sesión de elíptica o en la cinta de correr.

3. No abuses del peso

Cargar más peso en detrimento de realizar más repeticiones es un grave error. Si, como hemos dicho, queremos reducir y quemar grasa sin necesidad de realizar cardio, deberemos entrenar con un peso que nos permita realizar más repeticiones y de una forma más ágil. El descanso entre series será menor, lo que nos ayudará a alcanzar el objetivo propuesto.

4. Entrena en circuito

Como mencionamos en el tip anterior, realizar más repeticiones con menos peso y menos tiempo de descanso entre series será una clave fundamental para conseguir quemar una cantidad de grasa importante y, a su vez, ganar fuerza y potencia en los músculos.

Si a todo ello le añadimos el entrenamiento en circuito, juntaremos en el mismo saco los beneficios del entrenamiento variado y multiarticular con las ventajas del entrenamiento de cardio. ¡Es más que aconsejable hacerlo!

Más consejos para reducir grasa

Como en todo programa de ejercicio, no todo se limita al entrenamiento en sí. Una alimentación correcta, así como la adecuada distribución de los períodos de descanso también son factores fundamentales si lo que queremos es reducir grasa sin depender del trabajo de cardio.

Periodo de volumen y musculación.

Con relación a la ingesta calórica, será importante limitar el consumo de hidratos —especialmente carbohidratos— antes de la práctica física. ¿Y por qué? La respuesta es sencilla: con ello, conseguiremos que nuestro organismo tenga que recurrir a las reservas de grasa para realizar la actividad demandada.

Los carbohidratos, sobre todo los de rápida absorción, nos dan energía inmediata. Por lo tanto, limitando su ingesta el organismo recurrirá a las grasas.

Asimismo, si nos ayudamos de cierto tipo de bebidas que pueden incrementar nuestro gasto calórico basal, nos acercaremos aún más al objetivo de perder grasa corporal sin recurrir al cardio. El café o el té entran en este grupo de bebidas que nos acercarán más a la meta final.

En definitiva, si no te gusta realizar actividades cardiovasculares, no tienes todo perdido si tu objetivo es reducir grasa. Toma nota de estos sencillos consejos y te aseguramos que podrás lograrlo sin padecer en el intento.

  • Buchheit M, Laursen P. (2013). High intensity interval training, solutions to the programming puzzle. Part I: cardiopulmonary emphasis. Sports Med. 43: 313-338
  • Cappuccio, F., Et al. (2008). Meta-Analysis of Short Sleep Duration and Obesity in Children and Adults. Sleep. 31(5): 619-626.