6 razones para entrenar el tren superior

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 15 enero, 2019
No todo es entrenar glúteos y piernas. Un tren superior fuerte conlleva muchos beneficios si se lo trabaja de la manera adecuada.

Quizás para los hombres entrenar el tren superior sea por lo único que van al gimnasio. Sin embargo, para muchas mujeres no es tan importante, ya que se centran en las piernas y muslos. En este artículo, te contamos por qué debes trabajar también los brazos, los hombros y la espalda.

¿Por qué debo entrenar el tren superior?

El día que ‘te toca’ hacer tren superior le das mil vueltas a la agenda para faltar a la clase o le dices al profesor del gimnasio que te duele el hombro y no puedes levantar pesoMuchas veces buscamos excusas para no hacer algo cuando no sabemos cuáles son sus beneficios.

También es verdad que algunas mujeres temen la hipertrofia, quedar ‘marcadas’ y parecer menos femeninas, pero no es necesario llegar a tales extremos. Simplemente es cuestión de trabajar un poco los brazos y disfrutar de varios beneficios, como por ejemplo:

1. Tener estabilidad en la columna

Para que no te duela la espalda ante cualquier movimiento que hagas, la columna vertebral ha de estar fuerte y ser ‘sostenida’ por una musculatura resistente. Los trabajos de fuerza de brazos y hombros, así como también los que incluyen los dorsales, lumbares o trapecios sirven justamente para ello.

Muchas veces, los típicos dolores de cuello u hombros aparecen porque la musculatura no está del todo fortalecida; esto genera inestabilidad ante ciertas posturas.

2. El cuerpo es un todo

No podemos entrenar únicamente piernas y descuidar los brazos, ya que el cuerpo es un todo armónico que necesita ejercicio centímetro por centímetro. Claro que hay zonas que queremos enfatizar, pero eso no significa que podemos olvidarnos del resto. Es conveniente que aunque sea la tercera parte de tu rutina esté dedicada al tren superior.

Además, podemos aprovechar ciertos ‘trucos’ visuales en el caso de tener caderas anchas o piernas gruesas. Si nuestros hombros, espalda y brazos están trabajados y definidos, nos dará la sensación de menor volumen en la parte inferior. ¡Haz la prueba!

3. Mayor equilibrio muscular

En relación a lo anterior, pero no en cuanto a lo estético sino a lo físico, debes saber que el cuerpo precisa de cierto equilibrio en su totalidad. No es ‘admisible’ contar con áreas fuertes y débiles, ya que el cuerpo se irá descompensando y se generarán molestias en las zonas menos trabajadas.

Ejercicios para brazos fuertes en mujeres.

Sostenido en el tiempo, si te niegas a entrenar el tren superior podrás sufrir lesiones en la espalda, hombros, muñecas, cuello, etc.

4. Aumento de la flexibilidad

Para practicar cualquier tipo de deporte, o incluso para las tareas cotidianas, ser flexibles es una virtud maravillosa. Ya sea para alcanzar algo que está muy alto como para llegar a tocarte la punta de los pies con las manos, a la flexibilidad debemos trabajarla.

Eso se da de una única manera: entrenando y haciendo estiramientos antes y después del ejercicio. Además, cuando los músculos son más elásticos, protegemos las articulaciones y evitamos lesiones, calambres o los famosos ‘tirones’.

5. Metabolismo acelerado

En el caso de que quieras bajar de peso, tu metabolismo debe ser más rápido. Si mejoras tu masa muscular, aumentarás el consumo calórico y podrás lograr tu objetivo. Pero atención, porque no solo nos referimos a entrenar las piernas y los glúteos… ¡sino también el tren superior!

Así es, ya que hay una gran cantidad de músculos en los brazos, la espalda y el pecho que pueden ‘ayudar’ a acelerar los procesos metabólicos. Aunque no lo creas, una rutina de la parte superior te servirá para adelgazar la inferior.

6. Marcar brazos es también femenino

Deja de lado tus miedos o tus preconceptos; entrenar los brazos no te hará parecer ‘hombre’ o ‘masculina’. Cada vez son más las mujeres que trabajan los músculos del tren superior para dejar de lado la flacidez y lucir todo tipo de prendas sin problemas.

Entrenamientos para reafirmar brazo.

No hace falta llegar al extremo de la hipertrofia muscular, tampoco de participar en un certamen del estilo Mr o Ms Olympia, sino de tener un cuerpo más armónico, con menos grasa y más fuerza. ¡Estarás más que bonita y seguirás siendo femenina!

Si aún no te convences con todas estas razones, piensa que entrenar el tren superior evitará que te aburras con la rutina de piernas que realizas en el gimnasio. Finalmente, te sentirás cada vez mejor si de no levantar ni una bolsa del súper o una carpeta de la oficina pasas a cargar toda la compra o varios expedientes en tu trabajo.

  • Marcano, L. H. (2013). Prevención del dolor de espalda en el ámbito laboral. Revista Enfermería C y L. https://doi.org/10.1016/S0378-7788(03)00056-2