Alimentos con acrilamida, perjudicial para la salud

Francisco María García · 26 abril, 2018
En la actualidad, muchos investigadores se dedican a constatar los peligros ‘escondidos’ en la ingestión de acrilamida para nuestra salud, aunque todavía no existan consensos a este respecto, muchos especialistas afirman que esta sustancia podría resultar cancerígena

La acrilamida, perjudicial para la salud, es una sustancia utilizada principalmente en la composición de ciertos compuestos químicos. No obstante,  también está presente en algunos alimentos, por lo cual puede ser ingerida diariamente por los seres humanos.

A continuación, veremos lo que es la acrilamida, donde la encontramos y porqué su consumo es perjudicial a nuestra salud.

¿Qué es la acrilamida, perjudicial para la salud?

Como vemos, la acrilamida es una sustancia química utilizada para formar los compuestos de acrilamida y de poliacrilamida. La acrilamida ha sido descubierta y registrada oficialmente durante la década de 50, en el siglo pasado.

Tostadas quemadas.

Desde entonces, las propiedades de esta sustancia han sido empleadas en diversos procesos industriales, que resultaron muy lucrativos para diferentes economías.

A mediados de 2002, algunos investigadores de la Universidad de Estocolmo descubrieron una elevada concentración de acrilamida en algunos trabajadores. En principio, su hipótesis era que estos altos índices se debían a una exposición a ciertos compuestos químicos.

Tras años acompañando a estos empleados, los investigadores descubrieron que la acrilamida había sido adquirida a través de su dieta. De esta manera, se descubrió que la acrilamida también estaba presente, en estado natural, en algunos alimentos. Ello fue el principio de una preocupante alarma a nivel mundial, como veremos a continuación.

¿Dónde encontramos la acrilamida?

Actualmente, la acrilamida es empleada principalmente en el proceso productivo de los plásticos, del papel y de los tintes. También podemos encontrarla en algunos productos comunes en nuestro hogar, como envases de alimentos, selladores (enmasillado, masilla, etc.) y en algunos adhesivos.

Junto a lo anterior, la acrilamida también es utilizada en el tratamiento de aguas (residenciales, negras y potable). Por otro lado, esta sustancia está presente en el humo del tabaco, pudiendo ser considerada como un residuo ‘indirecto’ de la industria tabaquista.

Además, la acrilamida puede formarse durante el proceso de cocción a altas temperaturas de algunos alimentos ricos en carbohidratos. Pero también es encontrada en algunas conservas y bebidas.

¿Qué alimentos son ricos en acrilamida?

La acrilamida se forma principalmente cuando exponemos a altas temperaturas los alimentos ricos en un aminoácido llamado asparagina. Este aminoácido está presente en los alimentos ricos en hidratos de carbono, como patata, arroz, maíz, trigo y sus derivados.

Por ello, las principales fuentes alimenticias son los productos fritos u horneados hechos a base de harinas de cereales. Por ejemplo: las patatas fritas, los panes, las galletas, los buñuelos dulces o salados, cereales para desayunar, etc. Otros alimentos ricos en acrilamida son las aceitunas negras, el café y el jugo de ciruela.

¿Cuáles son los riesgos de la acrilamida para nuestra salud?

Los estudios científicos afirman que la alimentación y el humo del tabaco son las principales fuentes de exposición a la acrilamida para la población mundial.

Como vemos, podemos exponernos diariamente a esta sustancia por medio de nuestra dieta. También se reafirma el tabaquismo como un importante factor de riesgo para numerosas enfermedades.

¿Y por qué el consumo de acrilamida es perjudicial a la salud humana? Todavía no existe un consenso a este respecto. Pero muchas investigaciones apuntan que la exposición a la acrilamida aumenta el riesgo de diferentes tipos de cáncer.

Chica joven fuma con la capucha puesta.

A consecuencia de estos análisis, el Programa Nacional de Toxicología indica que sería correcto clasificar la acrilamida como un carcinógeno humano. Hay muchas recomendaciones en el sentido de eliminar todas estas sustancias de la elaboración de alimentos de consumo humano.

Cuando entra en el cuerpo humano, la acrilamida se trasforma en un compuesto llamado glicidamida. Muchas investigaciones han comprobado que la glicadamina es capaz de ocasionar daños y mutilaciones al ADN. Ello podría explicar por qué los altos índices de acrilamida dejan el organismo más propensos al desarrollo de cáncer.

Muchos trabajadores de la industria de carbón han presentado  importantes daños neurológicos. Posteriormente, se comprobó que estas alteraciones estaban relacionadas a la exposición a la acrilamida, empleada para aclarar el agua en esta industria.

Junto a todo lo anterior, algunos experimentos controlados han demostrado los daños neurológicos que pueden ser ocasionados por la inhalación de acrilamida.