3 errores del deportista al protegerse del sol

Antonio Reyes · 15 julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 13 julio, 2019
En los meses de verano, se hace imprescindible recordar la importancia de la protección de la piel frente a los rayos del sol. Al practicar deporte, podemos cometer varios errores que explicaremos en este artículo.

Con la llegada del verano y el aumento de las horas de sol, también se incrementa la posibilidad de sufrir quemaduras solares en la piel. Esto es aún más frecuente cuando se practican deportes al aire libre. Es muy importante evitar los errores más frecuentes del deportista al protegerse del sol y proteger la piel adecuadamente para mantenerla saludable y evitar enfermedades.

La radiación solar

El sol emite radiación en forma de ondas electromagnéticas que llegan hasta la tierra. Nosotros somos capaces de diferenciar un espectro que llamamos luz visible, pero por debajo de este encontramos otras ondas que no podemos ver llamadas infrarrojos —porque están por debajo del color rojo.

Sin embargo, hay otras ondas, mucho más energéticas, que pueden afectar a nuestros tejidos y producir efectos indeseables. Estas ondas son las denominadas ultravioletas.

Dentro del espectro de ondas ultravioleta, encontramos tres tipos de ondas: UVA, UVB y UVC. Las ondas UVC son irrelevantes, pues son mitigadas en la capa de ozono; en tanto, las UVB llegan hasta nuestra epidermis y las UVA hasta la dermis, una capa más profunda aún.

Las ondas UVB son las que están más relacionadas con la aparición de quemaduras superficiales y cáncer de piel. No obstante, también son de las que más fácilmente podemos defendernos con las cremas solares.

Los errores del deportista al protegerse del sol

Cuando salimos a practicar deporte al aire libre nos exponemos a todas estas radiaciones, que son especialmente peligrosas en los meses de julio y agosto —en el hemisferio norte.

Practicar surf, una disciplina que demanda de mucha práctica.

Por ello, debemos prestar especial atención durante estos meses al cuidado de nuestra piel para mantenerla lo más saludable posible y evitar la aparición de enfermedades como el melanoma. A continuación, vamos a enumerar algunos errores que se cometen a menudo:

1. No utilizar suficiente protección

Normalmente sobrestimamos la protección que nos concede la crema. Algunas personas incluso eligen utilizar una crema poco potente o no utilizarla en absoluto para ponerse morenos.

Esto constituye un error, ya que podemos estar dañando en exceso las células de la epidermis. Siempre debemos asegurarnos de que la piel está lo suficientemente protegida, aunque nos pongamos morenos más lentamente.

De una importancia similar es el hecho de no proteger con una crema especial las zonas más sensibles, como la cara o el cuello. Existen cremas especiales para estas zonas, que son más propensas a quemarse porque los rayos de sol inciden durante más tiempo y de forma más directa sobre ellas.

Otros aspectos importantes en relación con lo anterior es no proteger determinadas zonas porque están cubiertas —como la región de los hombros o alrededor del cuello de la camiseta— y no hidratar correctamente la piel después de practicar el ejercicio.

2. No utilizar la protección adecuada

La mayoría de las personas utilizan una crema solar simple para protegerse del sol, como la que utilizarían para ir a la playa o a la piscina. Aunque esta crema puede valer si vamos a caminar o no vamos a sudar mucho, es muy importante considerar que el sudor disminuye la absorción de la crema solar.

Por tanto, si vamos a sudar —que sería lo más normal dadas las temperaturas del verano—, lo ideal es adquirir una crema especial resistente al sudor.

Correr en la playa es una manera perfecta para variar la rutina de siempre.

3. No protegerse del sol al nadar también es un error

En los meses de calor, muchas personas optan por realizar ejercicio vascular yendo a nadar a la piscina. Mientras que los bañistas suelen protegerse a conciencia con el objetivo de tomar el sol fuera de la piscina, las personas que suelen ir a nadar frecuentemente olvidan la protección de su piel.

No obstante, debemos saber que los rayos solares pueden dañar nuestra piel incluso más si estamos debajo del agua. Como consecuencia, es necesario aplicar cremas especiales resistentes al agua para protegerla.

En definitiva, la prevención es la mejor medida que podemos tomar para el cuidado de la piel. Protegerse del sol es un hábito indispensable para evitar problemas graves de salud, sobre todo en verano. ¡No nos cuesta nada y nos estaremos haciendo un enorme favor!

  • Apalla Z, Nashan D, Weller RB, Castellsagué X. Skin Cancer: Epidemiology, Disease Burden, Pathophysiology, Diagnosis and Therapeutic Approaches. Dermatol Ther (Heidelb) [Internet]. 2017 Jan [cited 2019 Jul 10];7(Suppl 1):5–19. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28150105
  • Saladi RN, Persaud AN. The causes of skin cancer: A comprehensive review. Drugs of Today [Internet]. 2005 Jan [cited 2019 Jul 10];41(1):37. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15753968
  • Jinna S, Adams BB. Ultraviolet Radiation and the Athlete: Risk, Sun Safety, and Barriers to Implementation of Protective Strategies. Sport Med [Internet]. 2013 Jul 9 [cited 2019 Jul 10];43(7):531–7. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23568372
  • Harrison SC, Bergfeld WF. Ultraviolet light and skin cancer in athletes. Sports Health [Internet]. 2009 Jul [cited 2019 Jul 10];1(4):335–40. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23015891