Beneficios de ir andando al trabajo

Francisco María García · 14 junio, 2018
Es uno de los hábitos más saludables que podemos mantener en nuestro día a día si nuestras condiciones lo permiten, de esta forma haremos ejercicio y a la vez, evitamos tráfico, retrasos y llegamos más despiertos y activos a nuestro trabajo

Dada la cantidad de tiempo que las personas pasamos en nuestra actividad laboral, tiene sentido pensar en las oportunidades para aumentar la actividad física dentro y en torno al lugar de trabajo.

Una de las mejores ideas es aprovechar los beneficios de ir andando al trabajo. Hay que huir del sedentarismo y apostar por un estilo de vida saludable, incluyendo esta sencilla práctica física en tu rutina diaria.

El hecho de cambiar el coche o el transporte público por un par de zapatos cómodos, traerá más muchos más beneficios que ahorrarte dinero en transporte y gasolina. Caminar es una forma económica y efectiva de promover una mejor salud y bienestar; además, te sentirás renovado y lleno de energía.

Beneficios en cifras para tomar en cuenta

Las personas que van caminando al trabajo tienen un 40% menos de probabilidades de padecer diabetes, en comparación con quienes conducen al trabajo.

Quienes caminan hacia trabajo o van en bicicleta, tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir sobrepeso. Y también un 19% menos de probabilidades de sufrir ataques cardíacos. Además, las personas con el hábito de ir andando al trabajo tienen un 17% menos de probabilidades de sufrir presión arterial alta

Ir caminando al trabajo.
Ir andando al trabajo es la mejor forma de afrontar el día con energía, además, podemos ir con compañeros y fomentar las relaciones interpersonales.

Las caminatas frecuentes reducen la presión arterial hasta en 11 puntos, y pueden reducir el riesgo de accidente cerebrovascular entre un 20% y un 40%

Beneficios de ir andando al trabajo

  1. Caminar ayuda a perder peso y a eliminar el estrés.
  2. Reduce la presión arterial y el riesgo de sufrir muchas enfermedades crónicas.
  3. Es una estrategia sin calorías con los mismos beneficios; una caminata regular modifica el sistema nervioso, disminuye los niveles de ira y hostilidad.
  4. Caminar al aire libre lo expone a la luz solar natural, lo que puede ayudar a evitar el Desorden Afectivo Estacional (SAD).
  5. Ya sea que te sientas atrapado en el trabajo o que hayas estado buscando una solución a un problema difícil, es una buena idea ponerse en movimiento: ir andando al trabajo puede despertar la creatividad.
  6. La marcha diaria aumenta el metabolismo, quema calorías extras y evita la pérdida de masa muscular, que es particularmente importante a medida que envejecemos.
  7. El hábito de andar mejora nuestras articulaciones, formadas por músculos, venas y válvulas ubicadas en la pantorrilla y el pie. Caminar fortalece este sistema circulatorio secundario, fortalece y preserva los músculos de las piernas y aumenta el flujo sanguíneo de forma saludable.
  8. Una rutina de caminata regular puede mejorar en gran medida la movilidad gástrica.
  9. Cuando te conviertas en un andador habitual, habrás establecido una rutina regular; con ello es más probable que continúes con la actividad y adoptes nuevos comportamientos saludables.
  10. La prevención de los dolores cervicales es otro de los beneficios de ir caminando al trabajo; con ello podremos compensar el gran número de horas que pasamos sentados frente a la pantalla del ordenador.

Beneficios para los empresarios

Existen múltiples ventajas para los empresarios que fomentan la actividad física fuera y en el lugar de trabajo. Una fuerza de trabajo más activa genera muchos beneficios para el personal y su negocio. Estos serían algunos beneficios, derivados de la actividad física saludable de los trabajadores:

  • Aumenta el compromiso de los empleados con el trabajo, incrementándose el nivel de rendimiento del personal y la productividad.
  • Se reducen los problemas de rotación del personal o la intención de los empleados de abandonar la empresa.
  • Disminuyen los costos por enfermedad y la ausencia por tratamientos médicos. Los empleados que van caminando al trabajo se dan de baja casi un 30% menos que los que van en coche.
Caminar 10 000 pasos al día.

Alternativas

  • Si no se puede ir andando al trabajo porque la distancia no lo permita, y la bicicleta tampoco sea una opción, hay que considerar un entrenamiento rápido por la mañana para aclarar la mente y comenzar el día.
  • Otra opción es aprovechar la caminata para ir en busca del transporte público; por corta que sea la distancia, es también una alternativa a considerar.
  • También se puede intentar salir a caminar durante la hora del almuerzo. Una caminata corta después de almorzar puede mejorar el ánimo y aumentar la productividad.
  • Sea cual sea el método, puedes encontrar la forma de mantenerte activo antes, después o dentro del agitado día de trabajo. El objetivo es mantener la mente aguda y el cuerpo saludable.