¿Qué es el fitness y como iniciarse?

Francisco María García · 31 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 18 marzo, 2019
El fitness es mucho más que un programa de ejercicios físicos. Se trata de un estilo de vida que combina actividad física con una alimentación adecuada. En esencia, el objetivo del fitness es tener un mejor estado físico integral.

El fitness puede entenderse como un estilo de vida que incluye alimentación saludable y actividad física; también ser un término aplicado solo a ciertas rutinas de ejercicios. En ambos casos, aparecen conjugadas imágenes de gimnasios, bicicletas elípticas y palabras como running o cardio. ¿Cómo dar los primeros pasos en la aventura fitness?

Lo primero a saber es que el objetivo del fitness es tener un mejor estado físico integral. Músculos fuertes, resistencia aeróbica, flexibilidad y un cuerpo tonificado y en equilibrio entre peso, altura y masa corporal.

El estilo fitness incluye rutinas con sentadillas, saltos, flexiones, y ejercicios propios de disciplinas tan apasionantes como el breakdance.

La palabra fitness es cada vez más escuchada en la cultura global. Dedicarse al cuerpo como una suerte de culto comenzó con gran auge en los Estados Unidos en la década de los 80, para expandirse rápidamente por todo el mundo.

El entrenamiento físico ofrece ciertas reminiscencias a la disciplina militar, aunque adaptado a personas que salen cada día a sostener las ciudades con sus trabajos, van a cenar o se enamoran.

Beneficios de la ‘vida fitness

La disciplina es esencial para apreciar los beneficios del fitness. Es indispensable, para notar resultados en el corto plazo, fijar días y horarios para los ejercicios. Cumpliendo este requisito, se obtiene:

  • Fortaleza y energía: Las personas que comienzan a entrenar experimentan en pocos días una sensación inusual de energía y vitalidad. El cuerpo se fortalece y se hace notorio desde la simple observación de la postura corporal.
  • Los músculos de las piernas, la espalda y el abdomen tonificados ayudan a sostenerse con firmeza y seguridad.
  • Confianza en uno mismo: La fortaleza física brinda una perspectiva optimista hacia el mundo y mayor autoestima. El equilibrio y la vitalidad del cuerpo se reflejan muy pronto en equilibrio y armonía emocional.
  • Resistencia: Los ejercicios de resistencia o ejercicios cardiorrespiratorios realizados dos o más veces por semana aumentan la capacidad física en muy poco tiempo. Subir una escalera, realizar una larga caminata o incluso dar una conferencia resultará más fluido cada vez.
La resistencia adecuada en una clase de spinning.

  • Mejora la salud y previene enfermedades: Una de las principales causas por las que las personas se vuelcan a la vida fitness es la mejora del estado físico en general. Puntualmente, quien entrena una, dos o más veces por semana, reducirá el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, colesterol alto, obesidad e hipertensión.
  • Antiestrés: Liberar tensiones por medio de ejercicios de alto impacto previene y reduce en gran medida el estrés.

Cómo iniciar una vida fitness

Elegir el gimnasio es una manera emocionante de iniciarse en el fitness. ¿Cuál es el mejor? Sería poco práctico elegir un gimnasio que esté lejos de la propia casa o del trabajo. Si se desea incorporar el gimnasio a la vida, la mejor opción será la que se tenga más cerca.

Sí es interesante que el gimnasio posea instalaciones adecuadas, sea ventilado y cuente con duchas y casilleros. A continuación, se buscará un momento del día en que habitualmente no haya ninguna ocupación y los ejercicios no resulten una carga. Sobre todo, al principio, hasta que se cree el hábito, hay que facilitarse las cosas.

La realización de actividad física de alto rendimiento —ejercicios aeróbicos y anaeróbicos— se considera, por sí sola, fitness. Sin embargo, complementar con una alimentación saludable rica en fibra y proteínas es un paso que tarde o temprano acontece.

Alimentación fitness

Planificar una dieta para quienes realizan fitness debe incluir cada comida del día. Por ejemplo, un desayuno ligero para antes de la rutina de entrenamiento que incluya jugos, batidos, una barra energética o yogur.

Luego, para una buena recuperación muscular, se pueden consumir alimentos con glucógeno, proteínas y carbohidratos.

La deshidratación baja tu rendimiento deportivo notablemente, gracias a los síntomas que se presentan.

Es frecuente ver a los atletas del fitness con botellas de agua siempre a mano. Entre otras cosas, porque se pierden muchas sales durante el entrenamiento, de modo que no solo hay que beber después, sino antes y durante el ejercicio. La buena hidratación es indispensable.

En síntesis, el fitness invita a un estilo de vida dedicado al cuerpo y la salud. Los beneficios comienzan a apreciarse en muy corto plazo. La clave principal para el éxito es la disciplina, la constancia, la paciencia y el afán de superación.

  • Rodríguez, Alejandro Damián. 2014. El fitness es un estilo de vida. Extraído de: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/trab_eventos/ev.4733/ev.4733.pdf
  • Boni Teruelo. Innovación y tendencias en Fitness. Extraído de: https://www.fagde.org/panel/subido/en_nuestra_opinion/20170830144646_tendencias-en-fitness.pdf