Sueño quemagrasas: ¿de qué se trata?

Antonio Reyes · 29 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 28 noviembre, 2019
El sueño quemagrasas consiste en quemar grasas mientras dormimos. Aunque existe mucha publicidad en torno a este concepto, en muchos casos es engañosa y solo en determinadas ocasiones es posible hacerlo.

Cuando se inicia un nuevo plan nutricional con el objetivo de perder peso, mucha gente no lo ve como un cambio en los hábitos de vida que perdurará de forma indefinida, sino como algo tedioso. Este el principio del fracaso de una dieta.

En muchos de estos casos, hay personas que se preguntan si sería posible perder grasa sin hacer nada, mientras dormimos. En este artículo vamos a tratar el sueño quemagrasas, y si es realmente una posibilidad para ayudarnos a adelgazar.

¿Cómo perdemos grasa?

Para comprender si sería posible perder grasa mientras dormimos, tenemos que entender cómo se pierde la grasa. La grasa es una sustancia que se almacena en nuestro organismo y que tiene función energética a largo plazo. Para perderla, necesitamos utilizar esa energía.

La única forma de necesitar energía es ingerir menos calorías de las que necesitamos diariamente; es decir, crear un déficit calórico. Manteniendo este déficit calórico, el cuerpo recurrirá a sus reservas energéticas, y así perderemos grasa.

Por este motivo, muchas dietas para perder peso se basan en restringir ciertas comidas que tienen un número elevado de calorías y sustituirlas por alimentos como verduras, que tienen un valor calórico mucho más bajo.

¿Permite el sueño quemagrasas alcanzar el porcentaje de grasa corporal ideal?

Sueño quemagrasas

Con el término sueño quemagrasas nos referimos a la capacidad del organismo de quemar grasa mientras dormimos. Un dato importante y que se debe tener en cuenta es la tasa metabólica basal. Esta se define como el número de calorías que quemamos en reposo, simplemente para mantenernos vivos.

En otras palabras, podemos definir la tasa metabólica basal como la energía que el cuerpo gasta en mantener el tono de nuestros músculos, en realizar la digestión, la respiración y mantener el corazón latiendo.

Tenemos que entender que esta tasa metabólica es variable entre diferentes personas y que hay tejidos que consumen más energía que otros. Por ejemplo, una persona con una gran masa muscular tendrá una tasa metabólica más alta, ya que el músculo es un tejido metabólicamente muy activo. Además, también es variable a lo largo del día.

Mientras dormimos, seguimos quemando calorías, pero nuestra tasa metabólica se ralentiza, al igual que la frecuencia cardíaca, respiratoria y, en general, casi todos los procesos del cuerpo.

Aunque la tasa metabólica sea más lenta, si estamos en déficit calórico estaremos quemando grasa mientras dormimos, al igual que durante el resto del día.

Formas de perder grasa mientras dormimos

En primer lugar, queremos aclarar que es imposible quemar grasa sin seguir una adecuada alimentación y manteniendo un estilo de vida activo, que nos permita estar en déficit calórico.

Todas las campañas publicitarias de pastillas y cremas reductoras son inefectivas y, solo en algunos casos, podrían ser un complemento a una correcta alimentación. Vamos a enumerar formas en las que sí podemos quemar más grasa mientras dormimos.

1. Dormir más

Aunque pueda sonar contradictorio después de explicar que el cuerpo quema menos grasa mientras duerme, la realidad es diferente. Efectivamente, el cuerpo estará quemando menos grasa durante esas horas, pero un descanso suficiente y adecuado favorecerá una correcta síntesis de hormonas como la del crecimiento, las hormonas sexuales o el cortisol.

Todo este conjunto de hormonas favorecerá la lipolisis y el aumento de la tasa metabólica durante todo el día. Por ello, dormir es fundamental para perder grasa.

Irte a dormir antes beneficia al organismo de diferentes maneras.

2. Realizar ejercicio de alta intensidad

El ejercicio de alta intensidad, entre los que podemos encontrar modalidades como el entrenamiento funcional, el CrossFit y el conocido entrenamiento interválico o ‘HIIT’, pone a nuestro cuerpo ante una deuda de oxígeno que provocará que queme más grasa a través de un mayor consumo de oxígeno en las horas siguientes al ejercicio. Esto es lo que se conoce como efecto EPOC.

3. Suplementos termogénicos

Finalmente, existen algunos suplementos que podrían ser útiles para incrementar la tasa metabólica basal. Estos son los conocidos como suplementos termogénicos, que actúan elevando la temperatura corporal.

La mayoría de estos suplementos contienen estimulantes como la cafeína o la teína —la mayoría contienen extractos de te verde o rojo— que pueden entorpecer el sueño. Sin embargo, existen opciones que eliminan los estimulantes de sus fórmulas y que podemos consumir antes de dormir para elevar nuestro gasto calórico.

  1. Nedeltcheva A V., Kilkus JM, Imperial J, Schoeller DA, Penev PD. Insufficient sleep undermines dietary efforts to reduce adiposity. Ann. Intern. Med. 2010;153(7):435.
  2. Strasser B, Spreitzer A, Haber P. Fat loss depends on energy deficit only, independently of the method for weight loss. Ann. Nutr. Metab. 2007 Dec;51(5):428–32.
  3. Chaput JP, Tremblay A. Adequate sleep to improve the treatment of obesity. Vol. 184, CMAJ. Canadian Medical Association; 2012. p. 1975–6.