5 estrategias para ser más productivo

08 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Conseguir ser más productivo es algo que beneficia al deportista porque le permite aumentar su rendimiento en menos tiempo. Te contamos unos sencillos consejos para que puedas incrementar la productividad.
 

Las estrategias para conseguir ser más productivo son de interés para cualquier persona. El concepto de productividad se refiere a la relación entre los resultados obtenidos y los recursos utilizados para ello. Por lo tanto, una alta productividad es igual a obtener muchos resultados empleando menos recursos.

En el caso de los deportistas, la productividad se refiere a conseguir un mayor rendimiento empleando menos tiempo. Esto requiere exprimir al máximo los entrenamientos y tener la cabeza completamente metida en la tarea que se está realizando.

Aumentar la productividad depende de muchos factores: personales, situacionales y ambientales. Sin embargo, existen unas pautas comunes para conseguirlo y que todos los deportistas pueden poner en práctica.

Cómo ser más productivo

Al contrario de lo que puede pensarse, no hace falta ser muy disciplinado o responsable para conseguir un mayor rendimiento. Es cierto que la responsabilidad como rasgo de personalidad es una ayuda, pero no se puede ser determinista.

Otras variables como el compromiso o la motivación influyen más en la productividad. A continuación, te damos unos consejos sencillos para que consigas aumentar tu eficiencia.

1. Establece objetivos a corto, medio y largo plazo

El establecimiento de objetivos es una técnica psicológica que se basa en establecer metas de manera adecuada para maximizar las probabilidades de cumplirlas. Es la principal técnica empleada para aumentar la motivación de los deportistas.

 
Los objetivos ambiciosos pueden conducir a la frustración.

La motivación se relaciona mucho con la productividad. Si un deportista está muy motivado, estará dispuesto a esforzarse más y mayor será el trabajo que pueda realizar. Todo esto se traduce en que, si se trabaja para aumentar la motivación, se estará incidiendo también sobre la productividad.

2. Simplifica las tareas y organízalas paso a paso

Muchos deportistas encuentran dificultades en aumentar la productividad porque no saben muy bien qué hacer. Son tantas las tareas y las actividades que tienen que realizar que se encuentran perdidos y confusos.

Para simplificar las tareas, hay que pararse a pensar sobre los pasos que las componen y cuál es su orden. Esto ayudará a organizarse y a priorizar aquellas que sean más sencillas.

Además, organizar las actividades de este modo favorece el aprendizaje duradero. Cuanto más simplificado esté el proceso, menor será el riesgo de olvidar lo aprendido.

3. Elimina cualquier distracción

Los objetos y estímulos que nos rodean son demasiados, así que es muy fácil distraerse y perder la concentración. La productividad requiere que todos los recursos cognitivos se dirijan hacia la tarea y evitar todo aquello que no sea relevante.

 

En este punto, cabe destacar lo que en psicología se conoce como estado de flowEste concepto, desarrollado por Csíkszentmihályi (1975), se refiere a cuando una persona está totalmente inmersa en la actividad que realiza.

Cuando entran en estado de flow, las personas no se distraen, no se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor e incluso pierden la noción del tiempo. Esto quiere decir que, cuando una persona se encuentra en este estado, es más probable que sea productiva.

4. No te olvides de descansar para ser más productivo

Erróneamente, se cree que cuanto más se trabaja, más resultados se obtienen. No obstante, esto no se corresponde con la realidad; ser productivo no significa trabajar horas y horas sin descanso.

Las capacidades mentales son limitadas y se necesita descansar la mente para recuperarse del esfuerzo realizado. De la misma manera que se necesita descansar para liberar los músculos y las articulaciones, el cerebro también necesita períodos de descanso.

El descanso luego del ejercicio también es bueno para las articulaciones.

Por otro lado, trabajar sin pausa aumenta la probabilidad de sufrir el síndrome de agotamiento o burnout. Después de haber descansado, el deportista se sentirá más despejado, fresco y con una actitud más positiva para afrontar el entrenamiento.

 

5. Conoce cuál es la forma de aprender que mejor te funciona

Existen muchas maneras de aprender una habilidad, y no todas funcionan igual para todos. Conocer la manera más efectiva para asimilar e integrar movimientos es una manera de aumentar la productividad.

A algunos deportistas les funciona mejor las instrucciones verbales, otros prefieren aprender mediante la imitación o la observación. La capacidad de aprendizaje es muy flexible y permite que se adquieran habilidades de muchas maneras, pero la velocidad de aprendizaje será más rápida si se emplea la técnica que funcione mejor según la forma de ser del deportista.

Ser más productivo está al alcance de tu mano

No hace falta ser una persona extremadamente responsable para conseguir aumentar la productividad. Como dijimos, esta cualidad se encuentra más ligada a una correcta gestión del tiempo y las distracciones que a los rasgos de personalidad del deportista.

Para que estos consejos funcionen, no basta con aplicarlos una vez por semana, sino que hay que crear nuevos hábitos. Esto requiere aprender nuevas formas de hacer las cosas e integrar en la rutina habitual nuevos componentes. Tal vez los resultados no sean inmediatos, pero tarde o temprano, se harán presentes.

 
  • Csikszentmihalyi, M. (1975). Beyond boredom and anxiety. San Francisco: Jossey-Bass.