4 tips para usar el pulsómetro

Francisco María García · 5 febrero, 2019
Cuando se busca que el entrenamiento deportivo aporte mayores beneficios a la salud, es mejor tener toda la información posible. En este sentido, el pulsómetro es un dispositivo ideal para medir la frecuencia cardíaca.

Para un adecuado entrenamiento deportivo, siempre se debe tener control absoluto sobre el correcto funcionamiento del organismo. Es por ello que, hoy en día, es habitual el uso del pulsómetro. Incluso resulta extraño cuando alguien, ya sea deportista avanzado o esté comenzando, no lo tenga. ¿Qué utilidad podemos darle?

Por qué usar el pulsómetro

Se trata de un dispositivo electrónico que se encarga de medir la frecuencia de los latidos cardíacos en tiempo real. Es la herramienta perfecta para aquellos que quieren arrancar una rutina de ejercicios; el pulsómetro permite aprender un poco más acerca del cuerpo humano y sus limitaciones.

Todos estos aparatos cuentan con un indicador para conocer la intensidad ideal de un entrenamiento, a partir de las condiciones físicas de cada individuoEste tipo de tecnología también indica la presencia de afecciones que requieren de atención médica, como una enfermedad coronaria. Por esta misma razón, es un aliado indispensable para aquellas personas que hayan sufrido accidentes cardiovsculares.

El pulsómetro permite alcanzar los objetivos en función de las capacidades de cada persona. Puede indicar en tiempo real si se debe incrementar la cantidad o intensidad de los ejercicios en ejecución. Asimismo, señala si deben mantenerse, disminuirse o hasta suspenderse, dado que señalan en qué zona de esfuerzo se encuentra la persona.

Estos aparatos son muy útiles para mejorar la capacidad aeróbica y anaeróbica. Además, permiten precisar si con el ejercicio en ejecución se están obteniendo los resultados que se desean con respecto a la pérdida de grasa.

Los pulsómetros más actuales cuentan con GPS, lo que facilita a los atletas conocer su ubicación geográfica en todo momento. También ofrecen un contador de calorías y un cuentakilómetros; suelen ser costosos, pero es una inversión que bien valdrá el esfuerzo.

Cardio: ¿antes o después de las pesas?

Cómo utilizarlo

Los modelos ‘clásicos’ constan de dos elementos: una correa o banda transmisora para el pecho y el receptor, que es un monitor de muñeca que puede usarse a modo de reloj.

La cinta frontal está compuesta por electrodos que deben estar en contacto directo con la piel, sin ninguna prenda de por medio. Para que la lectura sea correcta, la superficie del cuerpo debe estar un poco húmeda.

Los pulsómetros más recientes transmiten de forma inalámbrica. Esta información suele guardarse bajo una codificación única; de esta forma, si en un gimnasio hay varias personas utilizando estos gadgets, las frecuencias no se mezclarán.

Hoy en día, hay dispositivos modernos, que no requieren de ninguna banda sobre el pecho, ya que recogen los datos directamente desde la muñeca del portador.

Para atletas solitarios

Muchas de las personas que viven la actividad física con avidez no gustan de entrenar en solitario; necesitan de un compañero que los obligue a dar el máximo esfuerzo; alguien que sirva de referencia para saber que se puede llegar a más.

Quienes utilizan un pulsómetro, solo competirán contra sí mismos. Los datos arrojados por este equipo servirán de base en la búsqueda de aumentar el nivel de resistencia física. Llevando un control exhaustivo, el crecimiento es fácilmente evaluable.

Cuál es la función del pulsómetro en el entrenamiento diario

Al entrenar cardio, bien sea mediante carreras, bicicleta convencional, elíptica o cualquier otra actividad de gran demanda física, siempre se recomienda diseñar estas sesiones a partir de las condiciones físicas propias de cada individuo.

El pulsómetro permite el manejo de datos precisos, a partir de los cuales se pueden elaborar planes de trabajo individualizados. Estos programas resultan tan únicos y específicos como lo es la frecuencia cardíaca máxima (FCM) de cada persona.

Medir la frecuencia cardíaca.

Estos datos forman una información singular, igual que lo es el dibujo de las huellas dactilares. La manera correcta para conocerla es aplicando una prueba de esfuerzo. Si no se puede realizar al momento, también es válido utilizar la siguiente fórmula como guía; siempre aplicando números reales, dado que ofrece un valor aproximado.

FCM mujeres: igual a 226- edad

FCM hombres: igual a 220- edad

En el pulsómetro, nunca deben aparecer valores superiores a los que se arrojen con esta ecuación, porque se puede afectar seriamente la salud. Ahora bien, estos números solo dan un apoyo hasta que se realicen las pruebas de esfuerzo pertinentes y controladas por un profesional.

Son los datos resultantes de esta evaluación médica los que aportan un valor exacto de los rangos individuales, así como de cuáles deberían ser las zonas de entrenamiento.

Como vemos, el uso del pulsómetro ofrece una valiosa información para aplicar en el día a día del deportista. ¿Por qué no utilizarla a nuestro favor?

  • Club del árbitro. Entrenamiento con pulsómetro. Extraído de: https://www.clubdelarbitro.com/articulos/13382.pdf
  • Moya Ramón, M; Reina Vaillo, R; Gutiérrez Aguilar, O; Vera García, F. J; López Elvira, J.F; Marco, Araceli; Paredes Ortíz, J. 2010. Tecnologías aplicadas al desarrollo y control del entrenamiento. Extraído de: https://revistasocialesyjuridicas.files.wordpress.com/2010/09/02-tm-07.pdf