¿Qué músculos usamos al patear un balón?

Fernando Clementin · 19 abril, 2018
Es uno de los gestos más naturales cada vez que jugamos al fútbol, pero veamos qué músculos influyen al patear un balón

Cada deporte tiene sus particularidades y exigencias. En el fútbol, por ejemplo, suelen destacarse aquellos jugadores que tienen una pegada fuera de lo común; esto les ayuda a marcar desde largas distancias y ejecutar pases largos como si nada. Si deseas imitarlos, de seguro te habrás preguntado cuáles músculos usamos al patear un balón. Aquí te lo contamos.

Una pegada potente es un rasgo que puede distinguir a un jugador de manera tal que siempre será recordado por eso. Roberto Carlos, Siniša Mihajlović y Dejan Stanković son claros ejemplos de exelcios pateadores que nos han regalado maravillosos tantos de tiro libre en el fútbol.

Asimismo, también es una característica sobresaliente en otros deportes. Por ejemplo, en el fútbol americano o el rugby, al momento del despeje.

Muchos futbolistas y rugbiers amateurs pretenden copiar esta cualidad. Por supuesto, les ofrecería una ventaja considerable al enfrentarse a otros de su nivel.

Arjen Robben.

Para ello, es necesario ejercitar las piernas. Específicamente, es esencial conocer que músculos usamos al patear un balón. En este artículo te daremos algunas precisiones al respecto y también te sugeriremos una buena forma de potenciar tu ‘arma’ para convertir goles o hacer despejes.

Qué músculos usamos al patear un balón

El conjunto muscular más afectado al momento de patear un balón es el de los músculos de la pierna superior; aquí se incluyen los cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos. Sin embargo, también es necesario ejercer fuerza con los músculos centrales —a este grupo se lo llama el core—, la cadera, los músculos del pie y hasta el torso y los hombros.

Como vemos, está implicado casi todo el cuerpo. Esto se debe a que, más allá de la fuerza específica para tomar contacto con el balón, también se utiliza el impulso del propio cuerpo para transmitir esa potencia a la pegada.

Cuádriceps, isquiotibiales y glúteos

Son los encargados de flexionar y extender la rodilla de la pierna con la que ejecutas el disparo. Además, estos movimientos producen un efecto también en los flexores de la cadera, dado que están unidos a ella a través del fémur.

La cadera es la encargada de articular las acciones de cada pierna. Con ayuda de los glúteos, participa mediante su extensión al movimiento de llevar la pierna hacia atrás para tomar impulso.

Por otro lado, en la pierna de apoyo, cuádriceps e isquiotibiales aportan la estabilidad necesaria. De este modo, se puede ejecutar la patada con la dirección y la potencia deseadas.

Músculos del core

Al igual que los anteriores, estos son los encargados de aportar estabilidad y también cierto movimiento en el momento de patear.

Torso y hombros

Si bien es un trabajo mayoritariamente de piernas, es imposible patear sin mover el pecho y los hombros. Esto se debe a que cumplen un rol fundamental para mantener el equilibrio y no caerse.

Además, en la ejecución, los deltoides alinean los hombros con el balón; esta acción también persigue fines coordinativos y de transmisión de fuerza.

Tibial anterior y gemelos

El músculo tibial anterior está situado en la parte lateral o externa de la tibia. Si te preguntas por su función al hablar de qué músculos usamos para patear un balón, la respuesta consiste en que ayuda a flexionar las articulaciones del tobillo.

Cuando un individuo patea, su tobillo se dobla. Al apuntar los dedos hacia abajo, lo que hacemos es una flexión plantar; en cambio, el dirigirlos hacia arriba, hacemos una flexión dorsal. Precisamente, el tibial anterior entra en acción en la flexión dorsal. Para la flexión plantar, en cambio, es necesario el trabajo de los gemelos y el sóleo.

Músculos usados al disparar.

Consejos para patear mejor

Ahora que desarrollamos aspectos básicos sobre qué músculos usamos al patear un balón, nos movemos un poco hacia la práctica. Te dejaremos algunos consejos para mejorar tu patada que pueden servirte para el fútbol y, algunos de ellos, también para otros deportes.

  • Ubica el pie de apoyo levemente a un lado del balón. La rodilla de esa pierna debe flexionarse levemente.
  • Si buscas imprimir mayor potencia al disparo, procura elevar la pierna de pateo lo más posible al tomar impulso.
  • Mantén el tobillo del pie que ejecuta trabado y firme para lograr un disparo potente y estable.
  • Si quieres que el balón no se eleve demasiado, inclina tu cuerpo hacia adelante al patear. Tu cabeza debería estar alineada con el balón al momento de ejecutar.
  • Si, por el contrario, buscas altura, inclina tu torso hacia atrás. Así, el disparo ganará recorrido angular hacia arriba.
  • Intenta patear con la parte de los cordones, a menos que busques darle un efecto curvado a la trayectoria del tiro.

Finalmente, también puedes considerar otros tipos de disparos que requieren más técnica que fuerza. Ejemplos de ello son el tiro con tres dedos o con la parte interna del pie.

Sin embargo, con una buena rutina de piernas para ganar potencia y una ejecución adecuada, lograrás mejorar esta habilidad. Saber qué músculos usamos al patear te permitirá enfocarte en sus movimientos y ganar precisión al realizarlos.