Culturismo femenino: tipos y entrenamientos

Oriana Noguera · 11 enero, 2019
El culturismo es una práctica en la que se busca desarrollar la musculatura a través de entrenamientos con pesas, ejercicios cardio, isométricos, entre otros. Un verdadero desafío pero también un largo ejercicio de perseverancia y trabajo arduo. 

El culturismo femenino es una disciplina que aún resulta muy controversial para muchas personas. Se trata de una práctica que transforma y propone una imagen de la mujer muy distinta a lo que, por lo general, está socialmente aceptado. Sin embargo, existe y se presenta de diversas formas e implica distintos entrenamientos.

Con la popularización del fisicoculturismo, surgieron tendencias como el body fitness, que contribuyeron a que se crease una sección femenina para esta práctica. Hacia finales de los años setenta, las mujeres comenzaron a incursionar en esta actividad y, con el paso del tiempo, el culturismo femenino consiguió popularizarse.

El culturismo femenino puede considerarse como una manera de representar el empoderamiento de la mujer en un área que anteriormente era exclusiva para los hombres. Algunas de las pioneras de esta disciplina son: Lisa Lyon, Rachel McLeish, Cory Everson, Lenda Murray, entre otras.

Tipos de fisicoculturismo femenino

Existen varios tipos de culturismo femenino. Se clasifican de acuerdo al tipo de poses y también, la forma en que se evalúa a las personas. A continuación, te los presentamos:

1. Culturismo tradicional

El culturismo tradicional consiste en reducir la cantidad de grasa en el cuerpo y trabajar para desarrollar la musculatura.

En una competencia regular, las participantes deben subirse a un escenario, en grupo, para ser juzgadas por expertos. En ese momento, les pedirán que realicen una serie de posturas (reglamentarias) para demostrar su equilibrio muscular. Luego, en una ronda individual, se evaluará con mayor detalle cada aspecto para finalmente elegir una ganadora.

2. Competencia fitness

La competencia fitness implica una buena condición física más que una musculatura hiperdesarrollada y voluminosa. A diferencia del culturismo tradicional, las competidoras pueden demostrar tanto su entrenamiento como su personalidad.

La competencia se realiza con un traje de dos piezas y no hay poses reglamentarias. Los jueces evalúan los cuerpos desde diferentes ángulos y tienen en cuenta tanto la fuerza como la velocidad y la flexibilidad de las concursantes.La importancia de entrenar el abdomen.

3. Figura

En este tipo de competencia se evalúan los mismos aspectos que en la competencia fitness, excepto que no hay una ronda para exhibir las habilidades de fuerza, flexibilidad ni velocidad. Las competidoras simplemente se muestran en traje de baño y tacones para que los jueces las evalúen. El objetivo es lucir una figura atlética perfecta: con hombros anchos y muslos y cadera delgados.

4. Bikini

Esta categoría es reciente y las culturistas deben ser magras, pero no tanto como en el culturismo tradicional; por ende, el entrenamiento viene a ser un tanto más suave.

A diferencia de los otros tipos, en el bikini solo se juzgan a las concursantes por la parte delantera y trasera. Las vistas laterales se obvian por completo. El porte también es un aspecto que se evalúa con detenimiento.

Entrenamiento culturista femenino

El estilo de vida de una fisicoculturista se apoya en una rutina de entrenamiento especializada y una alimentación saludable. Dicho entrenamiento puede incluir, en mayor o menor medida, las siguientes actividades, según el tipo de objetivo planteado y, por supuesto, el tipo de competencia a la que desea presentarse.

  • Cardio: el ejercicio cardiovascular se encarga de eliminar la grasa acumulada en el cuerpo. Por consiguiente, los músculos se definen mucho más. Normalmente, el entrenamiento predilecto es HIIT.
  • Ejercicios de fuerza: las culturistas también deben hacer ejercicios para fortalecer los músculos y de esta forma desarrollarlos. Se aplican ejercicios como sentadillas, flexiones, prensa de piernas, abdominales, entre otros.
  • Ejercicios con pesas: los ejercicios con pesas son una parte importante del entrenamiento de las fisicoculturistas. Puesto que las pesas son un gran aliado para hipertrofiar los músculos.
El culturismo femenino se clasifica en diversos tipos.

Otros aspectos relevantes

Además de los entrenamientos que las fisicoculturistas deben poner en práctica para lograr un físico adecuado para competencias; hay otros aspectos que también influyen para tener un cuerpo adecuado para el culturismo:

  • Alimentación: es necesario llevar una dieta balanceada. Se debe evitar el consumo de alimentos altos en grasas y azúcares, y, a su vez, consumir proteínas, fibra y vegetales.
  • Descanso: el cuerpo para presentarse en una competición de culturismo femenino no aparece de la noche a la mañana, requiere de esfuerzo y dedicación. Pero también es muy importante respetar los periodos de descanso, puesto que el cuerpo debe recuperarse del ejercicio para que los músculos se desarrollen de la manera correcta.

El fisicoculturismo femenino es una disciplina que requiere bastante entrega, compromiso y dedicación. Sin embargo, tiene beneficios excelentes como el de una vida sana y un cuerpo fuerte y tonificado.

  • Todd, Jan, "Bodybuilding", St. James Encyclopedia of Pop Culture, Gale Group, 1999.