Alimentos saludables para comer en los festivales

18 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Lucía Corral
Una ensalada de quinoa y tomates cherry preparada con los ingredientes de un supermercado puede salvarte y alejarte de las opciones menos saludables a la hora de comer en un festival.

Los festivales son una tendencia en aumento, y de hecho cada vez hay más de estos eventos, tanto en invierno como en verano. ¿Quién no ha estado nunca en un festival? Hoy nos ocuparemos de la alimentación en este tipo de acontecimientos; ¡conoce algunas claves para cuidarte y divertirte a la vez!

En España, la bajada del IVA de las entradas de los espectáculos en directo al 10 % en 2017 supuso una victoria para el sector cultural. Incluso hay especialistas del rubro que se atreven a decir que nos encontramos ante una nueva edad de oro de la música española, tanto en cantidad como en calidad.

Según el Anuario de Estadísticas Culturales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el número aproximado de festivales que se celebraron en 2016 en España fue de 887. Este dato incluye ciclos de música clásica y, en algunos casos, también de otros géneros.

La comunidad autónoma donde se celebran más festivales corresponde a Cataluña, con 172; y es en Ceuta donde menos festivales se han contabilizado, con tan solo un festival en 2018. Sin embargo, los datos son controvertidos y dependen de la fuente consultada.

¿Qué comer en los festivales?

Uno de los principales problemas de los festivales es que no se puede introducir ni comida ni bebida dentro. Asimismo, una vez allí, la oferta gastronómica no tiende a ser demasiado saludable. ¿Cómo se puede gestionar esto?

La vida en el camping

Las entradas para los festivales suelen ir acompañadas, a veces con un precio extra, de una ubicación donde descansar. En verano, los festivales con camping y playa cerca son los más concurridos.

Al igual que en el recinto de conciertos, en los campings habilitados para los asistentes existen cada vez más restricciones: no se puede introducir camping gas, objetos de cristal y, en algunos, tampoco permiten introducir latas. En este contexto, alimentarse de forma saludable está complicado.

Aquí se pueden plantear dos opciones: comprar comida en el supermercado o comer en los puestos habilitados del camping. Repasemos cada una de ellas.

Comprar comida en el supermercado

Los bocadillos suelen ser la base de alimentación de los festivales: fiambres, embutidos y latas de atún son los ingredientes más consumidos, pero no los más indicados desde el punto de vista nutritivo. ¿Qué alternativas tenemos?

Uno de los puntos de la alimentación sostenible es no comprar comida en exceso.

El gazpacho o salmorejo fresco o pasteurizado constituye una buena alternativa, la cual puede acompañarse de huevos cocidos –en algunos supermercados los venden— u otra fuente proteica, como el atún en lata. Eso sí, hay que tener cuidado en verano y almacenarlo en una nevera con hielo, o bien consumirlo directamente.

Otra opción muy interesante son las legumbres ya cocidas —aquellas envasadas en botes de cristal— por ser una buena fuente de proteína. Se pueden consumir en ensaladas junto a otras conservas de buena calidad, tales como maíz o espárragos.

¿Y los cereales? ¿Cómo se pueden consumir? En otras circunstancias, la pasta o el arroz son grandes soluciones, pues se cocinan rápido y son muy versátiles. El problema que se presenta en este caso es que no se puede cocinar al no disponer de camping gas.

La solución: los vasitos de arroz y de quinoa para microondas que ya vienen cocidos y no precisan ser calentados. Son una estupenda opción para añadir a ensaladas o para consumir solos, junto con tomates frescos y un chorro de aceite.

Y, hablando de aceite, ¿cómo se pueden aliñar las ensaladas y los platos? Existen monodosis de aceite, vinagre y sal a la venta en los supermercados que pueden ser la solución; si no, también se puede llevar de casa en una botella pequeña.

Por último, no se puede olvidar que la base de la alimentación ha de ser la verdura. Esta se puede consumir fresca, en forma de ensaladas, o ya preparada, enlatada o embotada. Además, cada vez más supermercados venden platos de comida ya elaborada que pueden resultar de gran utilidad en los festivales.

Desayunos

En general, los festivales van asociados a la vida nocturna. Madrugar no suele contemplarse, pero, para aquellos a los que les guste desayunar sea la hora que sea, aquí se exponen algunas ideas:

  • Rebanada de pan integral con aceite de oliva y jamón serrano.
  • Igual que en el caso anterior, pero sustituyendo el jamón por humus comercial.
Tostada de aguacate y huevo.

  • Fruta fresca o tomates cherry con queso: lo venden en cuña ya cortado, pero hay que tener cuidado al almacenarlo, ya que puede estropearse con el calor.
  • Leche —existen bricks individuales en los supermercados— con café soluble y alguna de las opciones anteriores.

¿Qué comprar en los puestos de comida de los festivales?

Aunque cada vez existen más opciones, las pizzas, hamburguesas o kebabs predominan en estos estands. Aun así, siempre existen opciones mejores dentro de las menos saludables, y ahí es donde hay que centrar el foco de atención.

Intentar evitar las patatas fritas o las verduras crudas —son susceptibles de contaminación— son dos buenas medidas. Las pizzas de vegetales o las tapas de pasta «tipo wok» están dentro de las elecciones más correctas.

No obstante, una buena recomendación es disfrutar del festival y llevar una alimentación adecuada el resto del año. Hay que valorar las opciones que se tienen y, en caso de poder elegir alimentos saludables, hacerlo.

De no existir la posibilidad, hay que disfrutar y no darle demasiada importancia a la alimentación siempre y cuando exista esta posibilidad. Al fin y al cabo, ¡no siempre se ve en directo a tu grupo favorito!

  • Ministerio de Cultura y Deporte (2018): Anuario Estadísticas Culturales. División de Estadística y Estudios, Secretaría General Técnica del Ministerio de Cultura y Deporte. Noviembre 2018. Disponible en https://sede.educacion.gob.es/publiventa/anuario-de-estadisticas-culturales-2018/cultura-sociedad-estadisticas/21521C