6 posturas de acroyoga para principiantes

El tradicional yoga se ha ido adaptando con algunas variaciones muy visuales. De esta forma, llegamos al acroyoga, una rutina de ejercicios que sirve para la relajación del cuerpo y la mente. ¿Qué tipos de ejercicios engloba?

El acroyoga es una disciplina que combina yoga tradicional con acrobacia. Las posturas de acroyoga se realizan en pareja o en grupo. Este tipo de ejercicio físico se recomienda para relajar mente y cuerpo, cuidar la silueta y mantenerse activo.

Al practicarse de dos en dos, el acroyoga favorece la comunicación y la confianza, pues cada integrante debe avisar al otro cuando sienta dolor o molestias al realizar las posturas.

Es bueno practicar esta disciplina con el cónyuge, la pareja, un familiar o un amigo. No solo se fortalece la salud, sino que también el cuerpo se vuelve flexible y mejoran las relaciones.

Las posturas de acroyoga para principiantes son sencillas. Se practican entre dos personas, una llamada ‘base’ y la otra, ‘volador’. El base se mantiene en el suelo y ayuda al volador a realizar las acrobacias; por ello, es importante que haya confianza entre los dos participantes.

Por supuesto, al empezar este tipo de ejercicios, es necesario que también esté presente un observador, que cuide que cada postura se realice bien. Antes de iniciar, se deben tener en cuenta ciertos aspectos para que ambos disfruten:

  • Hacer las posturas con suavidad.
  • Avisar a la pareja si se siente dolor o si va a aumentar el peso sobre ella.
  • Calentar los músculos antes de realizar las posturas.
  • Estirar el cuerpo después.

Las 6 posturas de acroyoga para principiantes más sencillas

Para comenzar, las siguientes son seis posturas de acroyoga para principiantes que serán de gran ayuda:

1. Postura para doblar el torso

Esta postura ayuda a estirar los músculos de la espalda. La pareja se debe sentar espalda con espalda, entrelazando los codos. El base abre las piernas estiradas y, con cuidado, empuja al volador, de forma que este se incline hacia adelante, mientras mantiene la columna recta.

El acroyoga permite mejorar la comunicación en la pareja.
Imagen: mentecuerposano.com

2. Postura de pájaro frontal

El base se coloca acostado boca arriba, con los brazos extendidos a los lados del cuerpo y las palmas hacia arriba y flexiona ligeramente las rodillas. El volador se coloca a la altura de los pies del base, apoyando las caderas sobre las plantas de los pies. Se impulsa hacia adelante.

Ambos se toman las manos y el base estira las piernas en ángulo de 90º, elevando así al volador hacia arriba. Esta postura ayuda a mantener el equilibrio; se debe permanecer durante unos segundos, hasta que el base baja lentamente las piernas y deposita al volador en el suelo.

Las posturas de acroyoga permiten potenciar el equilibrio de una persona.

3. Postura del trono 

El base se acuesta en el suelo. El volador se para, colocando los pies encima de cada hombro del base. El base toma los tobillos de su pareja con las manos y acerca los pies hacia los glúteos del volador.

Posteriormente, el volador se sienta sobre las plantas de los pies de su pareja, que despacio toma las plantas de los pies del volador. Primero una, luego la otra.

Por último, el base estira los brazos hacia arriba y el volador mantiene la columna recta. Para bajar, el base flexiona ligeramente las rodillas y vuelve a tomar los tobillos de su compañero para depositarlo en el suelo.

El trono es una de las posturas de acroyoga más difíciles de hacer.
Imagen: shambhalabarcelona.com

Otras variaciones

  • Postura de pies a espinilla: Continuando con la postura del trono, el base deposita a su compañero sobre sus piernas flexionadas. El volador despacio se pone de pie, estirándose lentamente. Luego, el base coloca las piernas paralelas al suelo.
  • Postura de arco hacia atrás: El base se acuesta en el suelo; el volador se coloca dándole la espalda. El base apoya los pies en la espalda de su pareja y la levanta, formando un arco de 90º con sus piernas. El volador se agarra a los tobillos de su pareja y, cuando está estable, se toma sus propios tobillos. Para bajar, vuelve a agarrar los tobillos del base, quien lentamente vuelve a la posición inicial.
Las postura del acroyoga demandan gran fuerza muscular.

  • Postura de ballena que vuela alto: El volador se coloca de espaldas, con los pies a cada lado del cuello del base, que está acostado boca arriba. Este toma los tobillos de su pareja, mientras que coloca los pies en la espalda del volador y la impulsa hacia adelante. El volador estira todo el cuerpo, con los brazos extendidos; el base estira las piernas en ángulo recto y levanta los brazos, levantando también las piernas de su pareja.

Con estas posturas de acroyoga en mente, el ejercicio se disfruta al máximo. Es como un juego de movimientos que divierte y elimina todo el estrés acumulado durante el día. ¡Vale la pena aprender a practicarlo!

  • Libro Isotérico. Yoga en pareja. Extraído de: http://libroesoterico.com/biblioteca/Yoga/60297762-Material-Informativo-e-Ilustrado-de-Yoga-Duplas.pdf

yogitea.com. Posturas de yoga. Extraído de: https://www.yogitea.com/wp-content/themes/yogitea/images/downloads/Yoga_Booklet_ES.pdf