Trucos para evitar la retención de líquidos

Jorge Camon · 17 mayo, 2018
La retención de líquidos hace que aparezca hinchazón de tobillos, pies y piernas, y además de retener líquidos, se puede acumular a su vez toxinas y desechos que pueden empeorar la inflamación

La retención de líquidos es un problema que padecen más habitualmente las mujeres, esto es debido a que la retención de líquidos aparece sobretodo como consecuencia de la menopausia, el embarazo o la menstruación aunque también puede aparecer en enfermedades hepáticas, renales, cardíacas…

La retención de líquidos también puede aparecer en la mayoría de ocasiones por malos hábitos a la hora de comer, por lo que a continuación vamos a hablar de algunos consejos para prevenir esta afección.

Consejos alimenticios para evitar la retención de líquidos

Aumenta el consumo de alimentos que sean ricos en agua y electrolitos, como pueden ser las frutas y verduras.

Intenta consumir ocho vasos de agua durante el día, si te cuesta mucho beber agua, puede cambiarla por zumos naturales que no tengan azúcares, por infusiones de hierbas o añadirle al agua un poco de zumo cítrico para darle sabor.

Beber agua del grifo.

Controlar el consumo de sal, intenta poner poca cantidad en los alimentos e incluso sustituirla por hierbas aromáticas u otros condimentos.

Evitar o reducir todo lo posible el consumo de todos los alimentos ricos en azúcares.

No olvides comer gran cantidad de proteínas, ya que si faltan en tu dieta, se reduce la albúmina y esto puede provocar una acumulación de líquidos entre los tejidos.

También es conveniente tomar té y algunas infusiones de hierbas que tengan efecto diurético.

-Y por último, intenta evitar el consumo de bebidas con gas, café o harinas refinadas.

Remedios naturales para evitar la retención de líquidos

-Debes realizar alguna actividad física al poder ser todos los días y al menos durante media hora. Al hacer ejercicio se activa la circulación sanguínea y esto hace prevenir problemas como los coágulos de sangre.

Puedes dar un paseo, hacer bicicleta…pero lo más recomendable es hacer natación, ya que es una actividad de bajo impacto y no se ejerce mayor presión sobre los tobillos, pies o piernas.

Tabla de natación.

Es importante intentar hacer un descanso adecuado, ya que es importa para prevenir la retención de líquidos, en especial en los miembros inferiores.

-Intenta no estar demasiado rato seguido sentado, si es por obligación de trabajo por ejemplo, intenta darte un descanso cada hora para estirar las piernas y andar un poco.

-Otra cosa muy importante es no utilizar prendas de vestir demasiado apretadas.

Toma diente de león, ya que es una planta que tiene una acción diurética y depurativa muy poderosa. Esta planta ayuda a reducir la inflamación de las extremidades y ayudar a eliminar la prevención de líquidos.

Una forma de tomarla es en infusión, unas tres tazas al día, aunque también puedes aplicarla directamente en las extremidades afectadas, con una toalla.

Utiliza sales de Epsom en un baño, es un remedio excelente para deshinchar los tobillos u otras extremidades. Estas sales estimulan la circulación y reducen la hinchazón.

Una forma de utilizarlas es, agregar una taza de sales de Epsom a la bañera con agua tibia y sumergir todo el cuerpo durante 15 minutos. Si la hinchazón solo afecta a tobillos y pies, puedes preparar la mezcla en un recipiente y sumergir solamente los pies durante 20 minutos.

Utiliza Aloe Vera, ya que esta planta tiene múltiples beneficios para el organismo, tanto a nivel interno como externo. Una de sus propiedades más destacadas es la acción antiinflamatoria y depurativa que puede ayudar a combatir la retención de líquidos que afecta las extremidades inferiores.

Puedes sacar la pulpa de aloe vera y comer dos cucharadas en ayunas, ya sea con zumo o con agua. Y otra opción es aplicar directamente la planta en las zonas hinchadas.

Hazte masajes en los pies y las piernas ya que son muy relajantes, estimulan la circulación y esto hace que favorezca la eliminación de líquidos, que ayuda a que no queden retenidos. Haz movimientos suaves pero firmes, siempre en dirección al corazón.

Si además acompañas los masajes con aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias como pueden ser: hierbabuena, eucalipto, limón o lavanda, puedes ver una mejoría mucho mayor.