¿Por qué es tan importante ejercitarse?

29 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Es compromiso de todos evitar que el aislamiento influya de manera negativa. Hacer ejercicio en casa es una excelente arma en este duro reto.
 

Muchas pueden llegar a ser las razones por las cuales una persona se encuentra en aislamiento; en este caso, el avance de la pandemia del Covid-19 —coronavirus— es el argumento más significativo para estarlo.

El aislamiento preventivo o impuesto por los entes gubernamentales debe realizarse de manera consciente, evitando cualquier contacto con personas que residen en diferentes viviendas.

¿Qué es el aislamiento?

A grandes rasgos, el aislamiento significa alejarse del entorno en el que normalmente se encuentran inmersas las personas; eso incluye otros individuos, labores y todo tipo de hábitos realizados comúnmente.

El aislamiento social puede ser involuntario y traer consecuencias negativas para el organismo, a nivel psicológico y físico. No obstante, con respecto al Covid-19, el aislamiento es voluntario bajo las órdenes de los gobiernos locales.

Independientemente del tipo de aislamiento —voluntario o involuntario—, las consecuencias negativas pueden afectarnos ampliamente. A continuación, veremos cómo se relaciona con la realización de actividad física.

El aislamiento y el ejercicio

Las medidas de aislamiento preventivo pueden influir de mala forma en la mayoría de las personas. Una de estas incidencias es la aparición del sedentarismo.

En ese orden de ideas, la recomendación principal gira en torno a la realización de ejercicio en casa. De este modo, se hace posible prevenir todo lo que acompaña al famoso y dañino sedentarismo.

 
El sedentarismo es uno de los principales riesgos durante el período de aislamiento.

¿Qué es el sedentarismo?

También conocido como inactividad física, el sedentarismo es uno de los principales males del siglo XXI. Según la Organización Mundial de la Salud —OMS— por lo menos el 60 % de la población mundial no realiza la actividad física que debería.

Lo ideal es evitar que el aislamiento nos haga caer en prácticas indebidas como el sedentarismo. Por tal razón, lo más aconsejable es hacer ejercicio, por motivos como los que mencionaremos en las siguientes líneas.

La importancia de ejercitarse en la temporada de aislamiento

El argumento más importante para ejercitarse durante el aislamiento es la ya mencionada prevención del sedentarismo. Cuando caemos en esta práctica, entramos en una fase de desacondicionamiento físico, así como otras alteraciones a nivel emocional.

Ingesta alimentaria

Sumada a la inactividad física, la ingesta calórica por medio de la dieta también comienza a hacer estragos en el organismo. Por dicha razón, la rutina de ejercicio en casa debe ser un hábito primordial durante el aislamiento.

La recomendación en este caso es buscar rutinas de ejercicio de al menos 30 minutos para implementarlas en el día. En caso de desconocer el tema, optar por consultar con profesionales del área vía internet o por llamada se hace menester.

 

Además, debemos procurar no consumir alimentos altamente procesados o con una carga calórica mayor a la que necesitamos.

Alteraciones emocionales por aislamiento

La importancia de ejercitarse no recae únicamente en la apariencia física o el aumento de peso. Muchas personas suelen verse afectadas ante el aislamiento social y llegan a presentar problemas de orden emocional.

El organismo, como la mente, deben trabajar en conjunto para tener un equilibrio adecuado en cuanto a la salud del individuo. Hacerle frente a los estragos del aislamiento es el verdadero objetivo, y es allí donde reside la importancia de hacer ejercicio en casa.

Cuando la inactividad física hace mella en la mente, el estrés y la ansiedad son los primeros en aparecer. Esto se debe a las alteraciones hormonales que se dan en esta etapa de contacto social casi nulo.

Alteraciones hormonales

El sistema neuroendocrino es el encargado de liberar hormonas para contrarrestar reacciones en el organismo provocadas por situaciones de estrés leve. Sin embargo, cuando estas superan los índices comunes surgen las alteraciones hormonales.

Como el aislamiento es un posible detonante de estrés desmedido por el pánico o el miedo, el organismo es propenso a padecer dichas alteraciones. Una de las principales hormonas que se segregan sin control es el cortisol, que se encarga, en condiciones normales, de ejecutar diferentes tareas metabólicas para la homeostasis del organismo.

 
Hombre trabajando en su casa que padece de estrés.

No obstante, cuando la ‘hormona del estrés’ es segregada en cantidades anormales, aparecen síntomas que afectan al organismo de sobremanera: dolores de cabeza, fatiga, hipertensión —HTA—, dolor muscular, calambres, falta de apetito, entre otros, son los principales.

Conclusión: es importante ejercitar en el aislamiento

Con base en lo anterior, podemos percibir que el aislamiento social afecta ampliamente a diversos aspectos del organismo. Desde lo físico hasta lo emocional puede verse comprometido, y por eso ejercitarse aparece como una gran alternativa para mitigar dichas problemáticas.

Enfrentar y respetar el aislamiento por Covid-19 —coronavirus— es tarea de todos. A pesar de estar encerrados en casa, la actividad y el ejercicio físico no deben parar.

 
  • Ledermann Dehnhardt, W. (1996). El hombre y sus epidemias a través de la historia. Rev. Chil. Infectol.
  • Andradas Aragonés, E., Merino Merino, B., Campos Esteban, P., Justo Gil, S., Gil Luciano, A., Zuza Santacilia, I., Terol Claramonte, M., & Santaolaya Cesteros, M. (2015). Actividad física para la salud y reducción del sedentarismo. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
  • Pineda, C. A. (2008). Metabolic syndrome: Definition, history, criterion. Colombia Medica.