Rehabilitación de ligamento cruzado de la rodilla en el medio acuático

Joseph Wickman · 7 septiembre, 2019
Los ejercicios en el agua son una buena forma de comenzar la rehabilitación de ligamento cruzado una vez ha pasado el tiempo de reposo. Conoce todo sobre este método.

Los dos ligamentos cruzados de la rodilla son una parte fundamental para la estabilidad de la articulación. La rotura de uno de ellos conllevará meses de tratamiento y esfuerzo para volver a la normalidad. Uno de los métodos más efectivos para la rehabilitación de ligamento cruzado temprana es el ejercicio en el medio acuático.

Los ligamentos de la rodilla

Los ligamentos son tejidos blandos que unen y estabilizan estructuras óseas. En la rodilla tenemos cuatro ligamentos que unen el fémur con la tibia y el peroné:

  • Ligamento cruzado anterior.
  • Ligamento cruzado posterior.
  • Ligamento lateral interno.
  • Ligamento lateral externo.

Los dos primeros están dentro de la articulación de la rodilla, y los otros dos por fuera, en las caras internas y externas de la misma. Para este artículo, vamos a centrarnos en los dos primeros.

Los ligamentos cruzados

Si practicas deporte, seguro que has oído hablar alguna vez de una rotura de ligamento cruzado. Es una de las lesiones más temidas por los atletas de élite, precisamente porque compromete la estabilidad de una articulación tan importante como la rodilla.

A pesar de tener la capacidad de estirarse y volver a su estado inicial, si los ligamentos son estirados en demasía o de manera brusca sin estar preparados, pueden verse superados. En el caso de los ligamentos cruzados, estos estiramientos excesivos se dan principalmente cuando giramos la rodilla con el pie apoyado en el suelo, cuando paramos de correr bruscamente o cuando nos llevamos un golpe fuerte.

Para la rehabilitación del ligamento cruzado, se debe conocer bien el grado de rompimiento.
Imagen: telediariodigital.net

Cuando esto ocurre, el ligamento no es capaz de aguantar tanta fuerza y cede. Dependiendo de la intensidad de la lesión, nos habremos hecho un esguince de grado uno, dos o tres.

En un grado uno solo hay distensión del ligamento, en un grado dos hay rotura parcial o total, y en un grado tres hay rotura total con arrancamiento de hueso. Cada grado tiene su tiempo de recuperación, sus niveles de mejoría y sus posibles secuelas.

La rehabilitación de ligamento cruzado

Una rehabilitación de ligamento cruzado siempre empezará con un tratamiento para quitar el dolor y bajar la inflamación, cuyo acrónimo en inglés es RICE:

  • Reposo: Implica dejar descansar la articulación y no someterla a ningún tipo de esfuerzo.
  • Hielo: Se aplica frío para contener la inflamación.
  • Compresión: Consiste en comprimir la articulación para proporcionar soporte y fijar la articulación.
  • Elevación: Se debe elevar la pierna por encima del corazón para ayudar a la circulación y, por lo tanto, para mejorar la inflamación de la zona.

A partir de aquí, para cada grado los tiempos serán distintos. Los grados dos y tres pueden requerir cirugía, mientras que el grado uno no.

Una vez que se pueda empezar a trabajar de nuevo la rodilla, nos embarcaremos en un proceso de varias semanas con varios tipos de ejercicios. Estos irán aumentando su intensidad a medida que la lesión nos lo permita, para así obtener una recuperación lo más completa posible.

Sin embargo, antes de llegar a ese punto, hay que tener en cuenta que en las fases iniciales está contraindicado apoyar la articulación. Entonces, si todavía no conviene apoyar la pierna en el suelo pero tengo que empezar a ejercitar la articulación, ¿cómo lo hago?

La hidrocinesiterapia en la rehabilitación de ligamento cruzado

Una buena opción son los ejercicios en el agua. Además de ofrecernos un medio en el que nos afecta mucho menos la gravedad, el agua ejerce cierta compresión sobre las partes de nuestro cuerpo que estén sumergidas. También, a ciertas temperaturas, brinda un efecto relajante.

Así pues, ayuda a que consigamos fuerza sin comprometer la articulación. De igual modo, nos ayudará a bajar la inflamación y disminuirá el dolor.

En el agua se pueden hacer ejercicios para músculos individuales o para cadenas musculares enteras, es posible introducir bicicletas o simplemente andar o correr. Sea cual sea nuestra elección, estaremos moviendo la articulación afectada, lo cual es esencial en cuanto nos sea posible.

En el caso de la rehabilitación de ligamento cruzado, nos interesa trabajar la flexo-extensión de rodilla y reeducar la marcha. También tendremos que realizar ejercicios de propiocepción (equilibrio).

Las lesiones de los ligamentos de la rodilla demandan varios meses de recuperación.

Ante estos objetivos, flexionar y extender la rodilla, andar normalmente y (tras dos o tres semanas) correr, usar la bicicleta y andar sobre elementos que nos desestabilicen, serán nuestros grandes aliados en el agua.

Es importante remarcar que realizar estos ejercicios en el agua será solamente aconsejable en estadios iniciales, ya que su efectividad para conseguir fortalecimiento muscular es menor que en seco. También hay que recordar que no somos peces, con lo cual nuestra vida normal se desarrollará en el medio terrestre y, cuando nos sea posible, tendremos que acostumbrar el cuerpo a ello.

Sin embargo, para una primera toma de contacto, evitar tener la articulación inmovilizada demasiado tiempo y empezar a reeducar al cuerpo, la rehabilitación en el medio acuático es altamente recomendable.

  • Effectiveness of Aquatic Exercise in Improving Lower Limb Strength in Musculoskeletal Conditions: A Systematic Review and Meta-Analysis. Heywood, Sophie et al. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, Volume 98, Issue 1, 173 - 186
  • Tratamiento hidrocinesiterápico de la rotura parcial del ligamento cruzado anterior de la rodilla. A propósito de un caso. I.Díaz Pallarés, M.González Pisano. Fisioterapia, Volume 36, Issue 2.
  • Huamaní Carrasco, E. (2016). Recuperación de la fuerza muscular del cuádriceps en pacientes posoperados de ligamento cruzado anterior, en un plazo de tres meses - Centro Médico Naval "Cirujano Mayor Santiago Távara". Licenciatura. Universidad Nacional Mayor de San Marcos.