Problemas de columna por malas posturas en el gimnasio

01 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
Los problemas de columna en el gimnasio se originan debido a las malas posturas al hacer los ejercicios. No se trata solo de entrenar, sino de hacerlo de la manera correcta para no afectar la salud.
 

Los problemas de columna por malas posturas en el gimnasio suelen darse en el caso de una persona que no ha tenido asesoramiento. Cada ejercicio tiene su técnica, y alguien debe enseñarla para prevenir las lesiones.

Los problemas de columna dejan fuera del entrenamiento por períodos considerables, puesto que no se puede regresar a la rutina con lumbalgia. Además, si la lesión es importante, se necesitarán tratamientos específicos y pruebas diagnósticas.

La zona que más debemos proteger son los discos intervertebrales. La famosa lesión de la hernia de disco es temida por su evolución tórpida. Esta dolencia puede pinzar nervios que recorren los miembros inferiores, por lo que causa dificultad en la marcha.

También se debe atender al exceso de ejercicio y el uso abusivo de las cargas. Si un entrenador no nos regula, el afán por aumentar el peso levantado puede culminar en un problema de columna.

Causas directas de problemas de columna en el gimnasio

Todas las causas de problemas de columna en el gimnasio se pueden prevenir. Tanto la sobrecarga como la técnica inadecuada, así como la falta de progresividad, son factores sobre los que tenemos posibilidad de incidir.

La curvatura del cuerpo

La columna vertebral no es recta en su totalidad. De manera fisiológica, cuenta con curvaturas naturales que distribuyen el peso del cuerpo y aumentan la flexibilidad de los miembros.

Ahora bien, estas curvaturas pueden verse alteradas por una malformación de nacimiento o por una transformación a causa de un mal uso. Las tres formas más frecuentes de anormalidades en este ámbito son la escoliosis, la cifosis y la hiperlordosis.

 

Cuando hay escoliosis, sucede que la columna tiene curvaturas excesivas hacia los costados, la derecha y la izquierda. Esto proviene de una ligera rotación en los cuerpos vertebrales, lo que deforma el eje. Si los ejercicios del gimnasio no se adaptan a esta rotación, es posible una lesión.

Los dolores lumbares pueden deberse a una mala postura en el gimnasio.

En la cifosis, el origen puede remontarse a un uso prolongado e inadecuado de la columna por malas posturas. Se forma una sobreelevación, generalmente bajo la zona cervical, que parece una joroba.

Finalmente, la hiperlordosis es lo opuesto a la cifosis. La columna acentúa sus curvas hacia delante y debilita las paredes musculares que la rodean. En un paciente con hiperlordosis, hay ejercicios que pueden ser contraproducentes y hasta lesivos.

El mal plan

Los problemas de columna en el gimnasio en personas sanas —sin alteraciones musculares ni esqueléticas— tienen que indagarse primero en la técnica. Si el deportista no es asesorado como debe ser sobre lo que puede o no hacer y cómo hacerlo, se lesionará.

La espalda de cada persona es diferente, y sería ilógico pensar que a cualquier edad se puede hacer el mismo ejercicio. Los entrenadores de los gimnasios deberían ser personas formadas en el rubro que elaboren planes a medida.

 

Aquí también incluimos la mala ejecución de los ejercicios. Cada máquina y cada movimiento tienen una forma puntual de realizarse, que ha sido estudiada para, justamente, reducir la posibilidad de lesionarse.

Las posiciones de gimnasio que no respetan la forma natural de la columna están destinadas a lesionar la espalda. En general, los ejercicios correctos se adaptan a las vértebras y su posicionamiento natural, de manera que no se fuerzan formas inadecuadas y potencialmente lesivas.

Sobrecarga

El plan a conciencia en un entrenamiento de gimnasio debe ser progresivo y adaptativo. Esto quiere decir que se pretende dar estímulos al cuerpo para que cada vez reaccione de mejor manera, y ante la respuesta favorable, se incrementa la carga y la intensidad.

Si no se respeta el camino de evolución, aparecen los problemas de columna en el gimnasio. Otra vez, el entrenador juega un rol clave, adecuando el peso y las repeticiones al momento corporal en que se encuentra el atleta.

Hay que considerar que las lesiones pueden aparecer por trauma repetitivo y no por un sobreesfuerzo puntual. Aquella persona que lleva un mes sobrecargando su columna quizás no sienta dificultad al principio, pero podría aparecer con una lumbalgia a las semanas.

Hay ciertas posturas de yoga que nos ayudan a aliviar el dolor lumbar.
 

Recomendaciones generales para evitar problemas de columna en el gimnasio

Es posible prevenir los problemas de columna por malas posturas en el gimnasio. Para ello, debemos valernos de reglas generales que nos permitan evolucionar en el ejercicio y en las cargas.

Al inicio, siempre es mejor usar pesos pequeños, adaptando progresivamente la intensidad. La fatiga es una gran aliada para alertarnos hasta dónde soportamos hoy. Ir más allá de lo que el cuerpo aguanta no repercute en beneficios directos.

Además del gimnasio en sí, la vida saludable se apoya también en una alimentación saludable y un descanso oportuno. Los planes de ejercitación deben considerar estos otros aspectos de la vida del deportista.

En conclusión, asesórate. El entrenador de confianza es un punto de apoyo para no cometer errores y para consultar cualquier duda que tengamos sobre los aparatos y los ejercicios.

 
  • Carroni, Pablo Daniel. Correlación entre alteraciones posturales de columna y niveles de dolor en varones entre 20 y 40 años que asisten al gimnasio “URBANO” durante los meses de agosto a noviembre de 2008. (2008).
  • Silva, Alice Tatiane da, et al. FACTORES ASOCIADOS A LA APARICIÓN DE LESIONES DURANTE ACTIVIDAD FISICA EN GIMNASIOS AL AIRE LIBRE. Revista Brasileira de Medicina do Esporte 22.4 (2016): 267-271.
  • Mallma Bonilla, Henrry Andrés. Tratamiento fisioterapéutico en la hiperlordosis lumbar. (2020).
  • Kruse, David, and Brooke Lemmen. Spine injuries in the sport of gymnastics. Current sports medicine reports 8.1 (2009): 20-28.
  • Barile, Antonio, et al. Spinal injury in sport. European journal of radiology 62.1 (2007): 68-78.