Riesgos para la salud en el boxeo

17 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
El boxeo tiene riesgos para la salud, no solo por tratarse de un deporte de contacto extremo y traumático, sino por sus derivaciones a largo plazo. Descubre lo que hay que saber para prevenir problemas.
 

Los riesgos para la salud en el boxeo son variados. Si bien se asocian siempre a los traumatismos, no hay que descartar las consecuencias posteriores del deporte, por ejemplo en el campo de la salud mental y la neurología.

El boxeo adquirió más popularidad en los gimnasios como alternativa fitness. Se ofrece el entrenamiento específico del deporte, en general sin atravesar los episodios de pelea en cuadrilátero.

Con dicho uso, las complicaciones son mucho menores, pero para quien lo practica de manera profesional, las peleas en el ring representan un momento de serio riesgo.

Las contusiones cerebrales

La lesión más preocupante es la contusión cerebral. El boxeador está expuesto a golpes directos en su cráneo que pueden derivar en la formación de hematomas dentro del encéfalo.

Si bien las series de prevalencia de contusiones cerebrales en el boxeo indican que su aparición es marginal, cuando sucede, es grave. Esto sin mencionar los efectos y síntomas a largo plazo, que según un estudio publicado por Deutsches Arzteblatt International afectan hasta a un 20 % de los boxeadores profesionales. Esto implica los siguientes síntomas:

  • Falta de memoria.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Demencia.
  • Temblores en las extremidades.
  • Depresión.

La aparición de la contusión como tal varía entre episodios agudos y crónicos. En el momento agudo, si se forma un hematoma grande dentro del cráneo y presiona estructuras vitales, puede acarrear la muerte.

Joven se toma la cabeza porque padece de migraña.
 

Por otro lado, las formas subagudas o crónicas se desarrollan con más lentitud y manifiestan signos esporádicos que alertan. Puede haber primero una serie de olvidos selectivos, y luego cefaleas que remiten solas o con antiinflamatorios. Al avanzar la presión del hematoma, la contusión se hace cada vez más evidente y notoria.

Las lesiones de la cara en el boxeo

El rostro del boxeador recibe los traumatismos con una fuerza inusitada. Tal es así que, fracturas y heridas cortantes en el rostro están entre las principales lesiones del boxeo.

Los huesos de la nariz, cuando se fracturan, deforman la anatomía nasal. Esto puede derivar en problemas respiratorios por el mal ingreso de aire, que incita al cuerpo a incrementar la frecuencia respiratoria para sostener los niveles de oxígeno necesarios para el metabolismo celular.

Por debajo de la nariz, la mandíbula y la arcada dentaria son otros puntos de frecuentes fracturas. Una lesión en particular, que es la luxación mandibular, consiste en la salida de su lugar normal del hueso maxilar inferior.

Hasta el 75 % de los boxeadores puede quedar con trastornos de la masticación por esta causa, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann de Perú.

De todas maneras, los ojos y la vista acaparan el riesgo mayor en el rostro. La retina, que es la capa interna del fondo del globo ocular, se desgarra y hasta puede desprenderse frente a los traumas constantes. Esta condición es grave y puede provocar la pérdida de la visión, en el peor de los escenarios.

 

¿Hay contraindicaciones para boxear?

Considerando los riesgos para la salud que encierra la práctica del boxeo, debemos tener en cuenta que hay contraindicaciones. Es decir que ciertas personas no deberían practicarlo porque las posibilidades de un daño son mucho mayores que en el resto de la población.

Incluso cuando se emplea como técnica fitness, también se deben considerar los posibles traumas y derivados de la práctica. Aunque no haya subida a un ring, el entrenamiento implica contactos y exigencias físicas altas.

El boxeo es uno de los deportes de combate olímpicos más tradicionales.

Las personas anticoaguladas farmacológicamente o con trastornos de la coagulación no deben practicar boxeo. Los hematomas son muy habituales, y en un paciente de estas características, puede significar una lesión imposible de controlar.

En casos de artrosis o artritis tampoco se recomienda. Al menos no la parte de golpes con los puños o de recepción de golpes con la defensa de los miembros superiores. En estas situaciones, las articulaciones se resienten y aumentan su inflamación en señal de respuesta a la agresión.

Por su parte, los pacientes cardíacos necesitan una autorización de su cardiólogo de cabecera para el entrenamiento de boxeo. La intensidad de este deporte, que se considera uno de los más potentes de toda la gama deportiva, aumenta la presión arterial y la frecuencia del corazón a límites elevados, en una variedad aeróbica de las más vigorosas.

 

¿El boxeo es un riesgo para la salud?

Responder a esta pregunta nos lleva a una afirmación: sí. Se trata de un deporte que pone en riesgo la salud desde diversos aspectos, y lo hace de una forma obvia. Sin embargo, muchas otras prácticas deportivas también son riesgosas, y eso no significa que no deba practicarse.

Sí se deben estipular las máximas precauciones del caso, y también es preciso diferenciar entre el entrenamiento fitness y la dedicación profesional. Para el primero hay menor riesgo, pero para el segundo, las complicaciones aumentan de manera exponencial.

  • Förstl, Hans, et al. Boxing—Acute Complications and Late Sequelae: From Concussion to Dementia. Deutsches Ärzteblatt International 107.47 (2010): 835.
  • Mamani Choque, Milagros Liz Teresa. Prevalencia de severidad de los trastornos temporomandibulares en deportistas de la Liga de Boxeo. Tacna 2017. (2019).
  • López, Anabel Blázquez, et al. Oposición de la medicina a la práctica del boxeo profesional: un acercamiento a lo largo de la historia. Revista Científica Estudiantil UNIMED 1.1 (2019): 106.