¿Por qué los basquetbolistas son tan altos?

Fernando Clementin 20 abril, 2018
Es algo que a nadie se le escapa, la altura de los basquetbolistas es mayor que la de los deportistas de otras disciplinas, lo que nos deja la cuestión en el aire de si practicar baloncesto favorece el crecimiento o por el contrario, se trata de personas de alta estatura que se decantan por este deporte por sus cualidades genéticas

Para muchos, una consecuencia casi directa de practicar baloncesto es el aumento considerable en la estatura. Si bien hay algunas pocas excepciones, en una plantilla de baloncesto, ya sea juvenil o mayor, la altura es una característica común. Ahora bien, esto no significa que este deporte sea su causante. ¿Te has preguntado por qué los basquetbolistas son tan altos?

Se trata, de hecho, una de las razones principales por las que muchas personas comienzan a practicar este deporte. Quienes lo hicieron desde pequeños de seguro ya le atribuyen a este juego unos cuantos centímetros; los que se sumen de grandes buscan ese mismo beneficio.

La estatura promedio de un jugador de baloncesto amateur es de 1,75 metros. Mientras tanto, la media para los profesionales es verdaderamente sorprendente: supera los dos metros de altura.

Surge un cuestionamiento inevitable; todos nos preguntamos a razón de qué los basquetbolistas son tan altos. A continuación, echaremos un poco de luz sobre este interrogante.

¿Por qué motivo los basquetbolistas son tan altos?

La altura es sin lugar a dudas un elemento muy fluyente en el baloncesto, pero hay muchos más aspectos a tener en cuenta, como la agilidad y la inteligencia de juego.

En primer lugar, es necesario aclarar que ser alto es una característica fundamental para la practica de esta disciplina. Se debe a que el aro en el que la pelota debe ser encestada está a 3,08 metros desde el piso.

Si bien es cierto que muchas anotaciones son realizadas a la distancia, saltar para acercarse y poder introducir el balón en él también es necesario.

Con respecto a los factores que provocan esta peculiaridad, muchos afirman que es un mito que el baloncesto cause una ganancia en estatura. Quienes sostienen esto afirman que es la genética la que predetermina la forma y la longitud de los huesos; el baloncesto, entonces, no tiene participación ni injerencia en su crecimiento.

La ciencia parece darles la razón, al menos en parte. Ciertas entidades universitarias han informado que el 95% de la estatura de las personas dependen de la genética; mientras que otros estudios afirman que este porcentaje es, en realidad, del 80%.

En cualquiera de los dos casos, se desmiente la hipótesis de que el baloncesto vuelve altos a sus jugadores. Es más, podría ser al revés: se vuelcan a elegir este deporte justamente por la ventaja que representa su altura.

Otras posturas

No obstante, también están quienes consideran que los saltos, las flexiones y los estiramientos que se realizan al jugar baloncesto contribuyen a pegar un estirón. Esto es así, afirman, sobre todo en la adolescencia.

Su fundamento radica en que el cuerpo tiene un área de tejido en crecimiento que se encuentra cerca de los tejidos de los huesos más largos. Particularmente, en la tibia y el peroné. Este tejido suave se endurece a medida que crecemos, por lo que una gran cantidad de saltos durante la edad temprana podría contribuir a su extensión.

Al caer, se produciría una etapa de compresión en la que el flujo sanguíneo y la producción de hormonas aumentarían. Por lo tanto, la somatotropina —la hormona del crecimiento— haría su trabajo con más potencia. Además, las rupturas en las placas de crecimiento provocarían que estas se ‘rellenen’ luego con cartílago; así, se alargaría el hueso.

Beneficios del baloncesto

Más allá de que la genética sea la razón por la que los basquetbolistas son tan altos y no el deporte en sí, presenta muchas ventajas para quienes lo practican.

Algunas de ellas son:

  • Mejora los reflejos, la agilidad y la masa muscular.
  • Favorece considerablemente la capacidad aeróbica, dada su alta exigencia física.
  • Mentalmente, aumenta la resistencia a la fatiga. Esto provoca grandes beneficios en otras áreas, como la laboral y la académica.
  • Combate el estrés: es un deporte muy bueno para combatir la ansiedad, propiciar el descanso correcto y liberar tensiones.
  • Reduce el colesterol y previene el sobrepeso; asimismo, es excelente para regular el colesterol y la presión arterial.
  • Libera endorfinas: al igual que otras actividades físicas, el baloncesto ayuda a producir endorfinas, más conocidas como ‘la hormona de la felicidad’.

Además, el baloncesto presenta grandes beneficios en cuanto a las relaciones sociales. Es un deporte colectivo y, como tal, requiere de la colaboración de muchas personas. En ese sentido, la creación de estrategias grupales y tácticas es determinante para obtener buenos rendimientos.

Conclusión

Finalmente, podemos establecer que hay diferentes teorías con respecto a por qué los basquetbolistas son tan altos. Sin embargo, la que sostiene que es la genética la que determina este rasgo tiene mayor apoyo científico. En todo caso, si hubiera algún tipo de influencia de este deporte, esa sería mayor en la adolescencia.

Quizás ahora tengas un poco más claro por qué todos los que juegan baloncesto tienen extremidades tan largas. Aunque no favorezca al crecimiento, sin dudas sigue siendo un juego fenomenal y sumamente apasionante.

Te puede gustar