Perfil de un buen entrenador

Oriana Noguera · 28 marzo, 2019
En la carrera de todo deportista, la compañía de su entrenador es realmente importante. A continuación, describimos algunas características que destacan a estos profesionales.

Los entrenadores son responsables de acondicionar y guiar a los deportistas durante sus entrenamientos y, en ocasiones, también fuera de ellos. Como en otras profesiones, un buen entrenador debe contar con un perfil adecuado para cumplir de manera exitosa con su trabajo.

Ser entrenador es una profesión que puede lograr increíbles cambios en el mundo deportivo; los entrenadores tienen gran influencia en las carreras de los deportistas. Debido a ello, existen varias características que, por lo general, posee todo buen entrenador. ¡Descúbrelas!

Cualidades de un buen entrenador

El entrenador deportivo cumple muchos roles en la vida del atleta; es una figura esencial y con mucho valor. Para ser entrenador, hace falta cursar estudios universitarios para ejercer y contar con las siguientes cualidades para realizar un excelente trabajo:

1. Ser comunicativo

Los entrenadores deportivos deben contar con buenas habilidades comunicativas, puesto que gran parte de su ocupación es transmitir información a las personas y ayudar a los atletas a comprender las capacidades y limitaciones del cuerpo. 

Hay situaciones comunicativas que se desarrollan mientras el deportista está bajo presión. Por lo tanto, los entrenadores deben tener la capacidad de lidiar con el estrés del momento y poder expresarse correctamente y acorde a la situación.

2. Primeros auxilios

Tener conocimientos de primeros auxilios es imperativo para los entrenadores deportivos. Habrá ocasiones en las que deban atender a los deportistas por alguna lesión o cualquier problema. Ellos han de saber colocar vendas o hacer torniquetes hasta que su discípulo pueda recibir atención médica.

Asimismo, estar bien informado de cómo tratar lesiones deportivas es importante en el perfil de un buen entrenador. Como es sabido, se deben respetar ciertos procesos de recuperación de la lesión, e incluso luego de ella. Eso implica que el deportista reciba un entrenamiento adecuado a su estado físico.

El perfil de un entrenador incluye necesariamente la atención hacia su deportista.

3. Pedagogía: palabra clave para ser un buen entrenador

Los entrenadores deben tener las herramientas pedagógicas para educar a su equipo sobre todos los temas pertinentes al deporte. En este sentido, se incluyen los ejercicios, las lesiones, los procesos de sanación y la alimentación más recomendable, entre muchos otros aspectos.

En definitiva, una parte importante de su tarea consiste en saber impartir conocimiento útil para mejorar el desempeño deportivo y proveer al atleta la capacidad de analizar su entorno para saber qué aspectos le conviene o debe evitar para su bienestar.

4. Atención

Un buen entrenador es aquel que demuestra su preocupación por el desempeño de su atleta. Una de las cualidades más importantes es la atención del entrenador hacia su equipo o deportista.

Uno de los deberes de un buen entrenador es estar atento al estilo de vida que lleva el atleta, sus debilidades, sus fortalezas, su manera de ser, su nivel de motivación, el trazado de metas y rendimiento deportivo es signo de real interés por el progreso del deportista.

5. Conocimiento médico

Conocer el funcionamiento del cuerpo, su estructura y los sistemas que lo conforman es esencial para saber hasta qué punto se puede estimular al deportista.

Asimismo, el desconocimiento médico del entrenador puede comprometer la salud del atleta, puesto que es este quien debe tener la capacidad para identificar cuando algo anda mal durante la práctica deportiva y determinar si es apropiado o no seguir entrenando.

6. Un entrenador debe saber escuchar

Los deportistas, más allá de practicar un deporte, son seres humanos. Como cualquier otro, tienen inquietudes, problemas, dudas, entre otras emociones que pueden verse reflejadas en su desempeño. Ante esto, el entrenador debe tomarse su tiempo para escuchar y tender una mano al deportista emocionalmente.

Un entrenador que se precie terminará siendo casi como un padre para los deportistas.

Esta característica es realmente significativa, puesto que los deportistas a veces suelen cerrarse, lo que genera problemas como ansiedad o depresión. Sin embargo, al contar con un entrenador que sepa escuchar y aconsejar al atleta, es menos probable que surjan estos problemas psicológicos.

7. Pasión por el deporte

La pasión y el amor por el deporte no pueden faltar en ningún entrenador; ellos son la fuente de energía para los deportistas. Lo que los entrenadores transmiten a los deportistas influye en su comportamiento; por lo tanto, es importante proyectar emociones positivas.

Además, un entrenador que no tenga pasión por su profesión no es alguien que puede motivar fácilmente a sus deportistas. El grado de pasión por el deporte influye en el perfil de un buen entrenador.

En síntesis, un entrenador deportivo es similar a la figura paterna. Estará allí para guiar, enseñar, acompañar, transmitir buenas energías y apoyar. De esta manera, podrá conducir al deportista por un buen camino.

  • Perez Ramirez, M. del C. (2008). Caracterización del entrenador de alto rendimiento deportivo. Apunts. Medicina de L43(159), 142–152. https://doi.org/10.1016/S1886-6581(08)70090-2